Los beneficios de la cebolla para la salud

Ekhiñe Graell · 28 agosto, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López el 1 febrero, 2019
Al ser rica en vitaminas A y C, la cebolla es ideal para aliviar las enfermedades respiratorias. Gracias a sus compuestos ricos en azufre, posee la capacidad de disminuir los síntomas de la bronquitis, resfriado y catarro.

La cebolla (Allium cepa) es una de las especies de Allium más utilizadas no solo para preparaciones culinarias, sino también con fines medicinales. Las cebollas han sido valoradas durante mucho tiempo por contar con una serie de beneficios para la salud, entre los que se encuentran las propiedades antiplaquetarias y antitrombóticas.

Seguro que ya conoces algunas de las propiedades y beneficios de la cebolla. Es un alimento que puede prevenir y servir de apoyo al tratamiento de enfermedades comunes. Si quieres conocer más, sigue leyendo para saber acerca de las propiedades que se le atribuyen a la cebolla.

La cebolla, un aliado para la salud

No debes olvidar que lo mejor para mantenerse sano es seguir una dieta equilibrada y llevar un estilo de vida saludable. Los alimentos o remedios naturales, aunque sus propiedades estén probadas, nunca deben usarse como alternativa al tratamiento médico. Asimismo, se debe consultar con un nutricionista cualquier cambio drástico en la dieta.

Dicho esto, la cebolla es mucho más que un ingrediente en la cocina, aunque se utiliza habitualmente en todo tipo de platos. Desde la antigüedad se ha aprovechado su infinidad de propiedades de maneras muy diferentes y para dolencias de todo tipo.

Esta hortaliza es rica en nutrientes, en vitaminas, en minerales y en oligoelementos como el calcio, el magnesio o el hierro. Tiene propiedades bactericidas y estimula el funcionamiento del hígado y la vesícula. Pero para aprovechar mejor todas estas propiedades, mejor comerla cruda.

Además, el género Allium, especialmente el ajo y la cebolla, es una fuente importante de fitoquímicos dietéticos con propiedades antioxidantes comprobadas.

Son ricos en compuestos organosulfúricos, quercetina, flavonoides, saponinas y otros, que pueden funcionar como preventivos cardiovasculares y cardíacos, antiinflamatorios, antidiabéticos, antioxidantes, neuroprotectores e inmunológicos.

Sin embargo, como hemos comentado, no debe ser utilizada como alternativa al tratamiento de ninguna afección. Por otro lado, aunque consumida en cantidades moderadas y dentro de una dieta equilibrada la cebolla no tiene ninguna contraindicación, conviene no abusar.

Lee también: Sopa de cebolla y ajo, la receta para aumentar las defensas

¿Cuáles son los beneficios de la cebolla?

Ya conocemos algunos de sus compuestos y propiedades. Veamos ahora los beneficios para nuestra salud que se le atribuyen a la cebolla.

Mejora la circulación

Cebolla cortada

Según los estudios, al tener un alto grado de quercetina, favorece la circulación sanguínea. Por otro lado, aunque los componentes presentes en las especies Allium han sido reportados como anticoagulantes, no existen pruebas concluyentes sobre el efecto antitrombótico de la cebolla.

Mejora los síntomas de la anemia

Aunque no existen realmente pruebas científicas que lo respalden, se cree que la cebolla posee propiedades antianémicas, ya que nos aporta fósforo, hierro, y vitamina E, elementos que ayudan a reponer la pérdida de sangre y regeneran los glóbulos rojos.

Lee también: Cómo debe ser la alimentación para combatir la anemia

Ayuda a aliviar el resfriado

Al ser rica en vitaminas A y C, la cebolla es ideal para aliviar las enfermedades respiratorias. Gracias a sus compuestos ricos en azufre, posee la capacidad de disminuir los síntomas de la bronquitis, resfriado y catarro.

Por sus componentes azufrados, la cebolla es un buen antiasmático y antiinflamatorio y tiene propiedades bactericidas. Por ello, uno de los remedios tradicionales más usados en procesos infecciosos del aparato respiratorio.

Ayuda a controlar la hipertensión

La quercetina es un flavonoide polifenólico. Las fuentes comunes en la dieta son las manzanas, las cebollas, las bayas y el vino tinto. Algunos estudios han encontrado una relación entre la ingesta de quercetina en la dieta y las enfermedades cardiovasculares, así como una reducción de la presión arterial en personas hipertensas.

Té de cebolla

Previene enfermedades del sistema nervioso

Los compuestos organosulfurosos, como el alio y la alicina, están presentes en grandes cantidades en el ajo y la cebolla, y han demostrado ser neuroprotectores. Además de sus actividades antioxidantes, los sulfuros que contienen alilo pueden activar las vías de respuesta al estrés, lo que resulta en un aumento de las proteínas neuroprotectoras.

Visita este artículo: Potasio: regulación y funciones

Ayuda a adelgazar y controlar el peso

La cebolla es perfecta para incluirla en la dieta, ya sea para adelgazar o para otras cuestiones de salud. Dado a su bajo valor calórico y su alto contenido en fibra es ideal en dietas de adelgazamiento.

Además, algunos estudios sugieren que la cebolla tiene propiedades que actúan contra la obesidad, pues mejoraron el perfil lipídico en ratas alimentadas con una dieta alta en grasa.

Es antioxidante

Cebolla.

La cebolla tiene poderes antioxidantes debido a que contiene vitaminas A y C, azufre y flavonoides, tales como la quercetina y las antocianina. Por ello, algunas investigaciones sugieren que ayuda a combatir el envejecimiento celular y las enfermedades degenerativas.

Es antiséptica

Por otro lado, la cebolla puede actuar como un antiséptico natural. En este estudio, el extracto de cebolla roja mostró un potencial actividad antimicrobiana, mientras que la cebolla amarilla mostró un efecto moderado y la blanca un efecto muy disminuido o insignificante.

Ya has podido comprobarlo, son muchos los beneficios de la cebolla. No dudes en incluirla en tu dieta, cruda en ensaladas o como un ingrediente más de las comidas.

  • Griffiths G, Trueman L, Crowther T, Thomas B, Smith B. Onions – A global benefit to health. Phytotherapy Research. 2002.
  • Ma YL, Zhu DY, Thakur K, Wang CH, Wang H, Ren YF, et al. Antioxidant and antibacterial evaluation of polysaccharides sequentially extracted from onion (Allium cepa L.). Int J Biol Macromol. 2018;
  • Vazquez-Prieto MA, Rodriguez Lanzi C, Lembo C, Galmarini CR, Miatello RM. Garlic and onion attenuates vascular inflammation and oxidative stress in fructose-fed rats. J Nutr Metab. 2011;
  • González-Peña D, Checa A, de Ancos B, Wheelock CE, Sánchez-Moreno C. New insights into the effects of onion consumption on lipid mediators using a diet-induced model of hypercholesterolemia. Redox Biol. 2017;
  • Goldman IL, Kopelberg M, Debaene JEP, Schwartz BS. Antiplatelet activity in onion (Allium cepa) is sulfur dependent. Thromb Haemost. 1996;