Los beneficios de la lactancia materna

Gracias a la leche materna le proporcionamos al bebé anticuerpos que le permitirán fortalecer su sistema inmune. Además también la lactancia también favorece la salud de la madre

Los días próximos al parto, la futura madre tiene una decisión importante que tomar, debe elegir si amamanta a su hijo o le alimenta con leche artificial.

Es una decisión importante, sobre todo si la madre es primeriza, pues la elección condiciona la alimentación del niño, pero también los hábitos de vida de la madre durante los próximos meses.

Todos los profesionales implicados aconsejan, sin ningún tipo de duda, la lactancia materna siempre que ésta sea posible, pues nadie duda de los beneficios nutritivos para el recién nacido de este alimento, pero no debemos olvidar que también aporta beneficios de otra índole y también para la madre.

Ventajas de la lactancia materna para el bebé

La lactancia materna aporta las cantidades apropiadas de azúcares, grasas y proteínas, pero también aporta vitaminas, minerales, enzimas digestivas y hormonas. Además, su composición varía según las necesidades del niño, varían de día a día, según el momento del día e incluso, en una misma toma, la composición no es la misma al principio que al final.

La leche materna contiene anticuerpos y estimula el sistema inmune, por lo que combaten mejor las infecciones bacterianas y víricas. Gracias a este aspecto, también se ha comprobado que los niños toleran mejor las vacunas.

El sistema digestivo de un recién nacido es todavía inmaduro. Aquí encontramos otro beneficio, pues la leche materna es mucho más digerible, por tanto, el niño tendrá menos episodios de diarrea, estreñimiento y cólicos.

Sus beneficios también se notan en la edad adulta, pues los niños criados con leche materna tienen menor incidencia de diabetes tipo I porque se retrasa la introducción de la leche de vaca. También protege frente a la obesidad por la presencia de la hormona leptina, y así con muchas más enfermedades como alergia, asma, muerte súbita, enfermedades vasculares, etc.

La lactancia materna es especialmente beneficiosa para los niños prematuros porque la leche de la madre se adapta a sus necesidades y contiene más calcio y proteínas que la leche materna normal.

Pero no debemos olvidar los beneficios que presenta también para la madre.

¿Qué beneficios aporta a la madre la lactancia?

Las madres lactantes se recuperan más rápida y fácilmente de los cambios que provoca en su organismo el embarazo. La succión del pezón por parte del niño estimula la liberación de la oxitocina, hormona encargada de que el útero recupere su estado normal, del desprendimiento de la placenta y de que haya menos pérdidas de sangre, con la consiguiente mejor recuperación de la anemia.

Numerosos estudios han demostrado que las madres que han dado el pecho, tienen menor riesgo de padecer cáncer de mama y ovario. También tiene una mayor protección contra la osteoporosis cuando lleguen a la menopausia.

Por último, me gustaría darle la importancia que merece al vínculo tan fuerte que se crea entre madre e hijo al compartir un momento tan importante e íntimo, vínculo que se mantiene durante el resto de la vida.

Imagen cortesía de usphospitales