Los beneficios de sustituir el cereal comercial por el integral

Los cereales comerciales están hechos para vender, por lo que contienen ingredientes nada saludables. Apostar por los cereales integrales supondrá un cambio en nuestra dieta que beneficiará a nuestra salud.

Todos sabemos que lo comercial atrae mucho más que lo que no lo es. Sin embargo, hoy vamos a ver algunos de los beneficios que tendría sustituir el cereal comercial por el integral en nuestra dieta. Aunque los procesados sean mucho más apetecibles, los más saludables para nosotros son los segundos.

En lo primero en lo que pecan los cereales comerciales es en la gran cantidad de azúcar que tienen. Además, aunque en letras bien grandes mencionan que llevan fibra, por ejemplo, si atendemos a la información nutricional, seguro que nos damos cuenta de que la cantidad por porción es ínfima.

Por todo esto, hoy vamos a ver algunos beneficios de sustituir el cereal comercial por el integral. ¿En dónde podemos conseguirlo? En los copos de avena, copos de maíz o en el germen de trigo. Adquirirlos en su forma más natural posible será indispensable.

Nos ayuda mantener un peso saludable

Cereales con azúcar

Los cereales comerciales tienen grandes cantidades de azúcar, lo que provoca que consumamos más cantidad de la necesaria o que, en dos desayunos, ya nos hayamos terminado los cereales. Esto no es bueno, ni para nuestra salud ni para nuestro bolsillo.

Lo que están pretendiendo las marcas es exactamente esto: que consumamos de manera rápida este tipo de cereales para comprar más. Lo normal es que sean, también, mucho más caros que la avena, el germen de trigo o los copos de maíz.

Además, estos, al no llevar azúcares, no nos generarán esa ansiedad por comerlos hasta ya no poder más. Una de sus características es que, también, son saciantes, lo que ayudará a la pérdida de peso si es lo que estamos buscando.

Sustituir el cereal comercial por el integral nos ayudará, con todo esto, a mantener un peso saludable. Como no tendremos esa ansiedad que nos generan los productos con azúcar, comeremos la cantidad de cereal que nuestro cuerpo necesita. Además, no nos estaremos llenando de un producto totalmente procesado.

Descubre: Los 6 mejores desayunos para adelgazar saludablemente

Mejoran nuestro tránsito intestinal

Si tenemos problemas de estreñimiento, sustituir el cereal comercial por el integral será una gran idea. El alto contenido en fibra de los cereales integrales no solo aumenta el número de las bacterias beneficiosas del intestino, sino que permite que las heces se vuelvan más suaves, facilitando así su expulsión.

Mejorar nuestro tránsito intestinal tiene muchos beneficios. Entre ellos se encuentran la prevención de las hemorroides, así como de la diverticulosis y diverticulitis. Con una dieta consciente y saludable, mantendremos alejadas este tipo de enfermedades.

Sin embargo, no se recomienda su consumo en el caso de sufrir colitis ulcerosa o si estamos pasando por un proceso en el que sufrimos diarrea. La razón es que, en estas condiciones, nuestro problema se puede agravar, algo que bajo ningún concepto queremos que suceda.

Lee este artículo: 7 consejos para una buena digestión y un adecuado tránsito intestinal

Nos ayudan a reducir el colesterol

Sustituir el cereal comercial por el integral

El colesterol es un mal que afecta a muchas personas que, incluso, se tienen que medicar para poder controlarlo. Si no queremos llegar a estos extremos, una buena manera de conseguirlo es sustituir el cereal comercial por el integral. Pero ¿por qué el cereal integral ayuda a reducir el colesterol?

El alto contenido en fibra que tienen este tipo de cereales facilitan la expulsión del colesterol malo (LDL), dejando así sitio para el bueno. Así que, es mucho mejor desayunar todos los días una cantidad moderada de cereales integrales que optar por productos que prometen reducirlo o tomar fármacos que, posiblemente, tendrán algunos efectos secundarios.

Como hemos podido comprobar, sustituir el cereal comercial por el integral es una muy buena idea. No obstante, debemos siempre fijarnos en la información nutricional que presentan los productos que vamos a comprar. Quizás, la avena que estemos comprando no sea tan “natural” y resulte más comercial de lo que pensábamos.

Puede resultar un engorro leer lo que contienen los productos, pero pensemos que, una vez lo hagamos, después ya sabremos cuáles debemos elegir y de cuáles tenemos que pasar de largo. Por tanto, es un esfuerzo que merecerá la pena y que nuestra salud agradecerá.

¿Por qué tipo de cereales sueles apostar? ¿Consumes aquellos que son comerciales o los integrales? Los cereales integrales no solo nos permitirán obtener todos los beneficios anteriormente mencionados, sino que además nos ayudarán a ahorrar mucho más en este producto.