Los beneficios del aceite de girasol

El aceite de girasol tiene muchos beneficios, entre ellos, prevenir enfermedades y proteger las células del organismo. Además, si no es refinado, aporta a los alimentos el sabor especial de sus semillas.

Se usa bastante en las comidas y aporta una gran cantidad de ácidos grasos esenciales. Empleándolo de forma adecuada (en lo posible crudo) el aceite de girasol tiene muchos beneficios. En este artículo te contaremos algunos de ellos.

¿Para qué sirve el aceite de girasol?

El aceite de girasol se extrae de las semillas de esta planta tan famosa por sus grandes flores de color amarillo y que “giran” según la dirección del sol. Si es prensado en frío y consumido en crudo podemos aprovechar sus nutrientes principales como, por ejemplo, la vitamina E y los ácidos grasos no saturados (esenciales para nuestro organismo, ya que no lo podemos producir).

Ten en cuenta que si este ingrediente se emplea para fritar snacks, bollería y otros alimentos deja de ofrecer sus bondades, ya que la temperatura elevada de la cocción elimina la mayoría de los nutrientes. Entre los beneficios del aceite de girasol crudo que podemos destacar se encuentran:

1. Mejora la circulación

mala-circulacion

Esto se debe a la cantidad de ácidos grasos Omega 6 que tiene en su composición. Cuando llega al organismo no solo mejora la circulación sino que también interviene en la coagulación de la sangre y en la regulación de los procesos inflamatorios del cuerpo.

Como si no fuera suficiente el aceite de girasol previene la aparición de la arterioesclerosis, previene la dislipidemia (porque disminuye el colesterol malo y aumenta el bueno), evita las enfermedades coronarias y las afectaciones vasculares y reduce las várices.

Lee también: Bondades que desconocías de las semillas de girasol

2. Es bueno para la piel

Los beneficios de consumir este aceite también son externos. Gracias a la gran cantidad de vitaminas, antioxidantes y minerales protege la piel de los rayos UV y le da un aspecto más juvenil. Además actúa como un excelente humectante porque permite a la dermis retener humedad debido al ácido linoleico. Este compuesto a su vez promueve la formación de elastina y de colágeno que reducen los efectos del paso del tiempo.

El aceite de girasol tiene propiedades antibacterianas, reduce la aparición del acné, atenúa las arrugas y las cicatrices al regenerar la piel y elimina los radicales libres tan perjudiciales para la dermis.

3. Regula el sistema nervioso

Aquellas personas que sufren estrés, ansiedad o insomnio deben aumentar el consumo de ácidos grasos esenciales Omega 6, ya que estos mejoran el funcionamiento del sistema nervioso. El aceite de girasol lo contiene en una buena dosis, por ello se recomienda usarlo para condimentar las comidas.

Este aceite también tiene otros efectos positivos relacionados al sistema nervioso, por ejemplo, retrasa la aparición de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y la esclerosis múltiple. Además, se aconseja comer pipas de girasol que aportan ácidos grasos Omega 6, magnesio y vitaminas que evitan la pérdida de memoria.

4. Mejora el cabello

Acondicionador para cabello rizado

Debido a la vitamina E, el cobre y el zinc, el aceite de girasol estimula el crecimiento del cabello. Al aumentar la circulación sanguínea y el suministro de oxígeno al cuero cabelludo, las hebras crecen más rápido y más fuertes. Si se padece de alopecía se puede utilizar este alimento, así como también, si se tienen uñas débiles y quebradizas.

5. Es antioxidante

Cuando usamos aceite de girasol no refinado y en crudo, por ejemplo, (como aliño de las ensaladas) le damos al cuerpo vitaminas en forma de tocoferoles. Estas tienen propiedades antioxidantes y se recomiendan para reducir enfermedades coronarias y circulatorias tales como infartos o anginas de pecho.

6. Mantiene los huesos fuertes

El girasol es rico en magnesio y cobre, dos elementos presentes en los huesos. Ambos minerales permiten gozar de una salud ósea “de hierro” al evitar, por ejemplo, quebraduras. Por ello, se recomienda este aceite en personas mayores con más riesgo de sufrir caídas y también para los que padecen osteoporosis (y, por supuesto, para evitar este problema).

A su vez, el aceite de girasol mejora la estructura de los huesos y por su contenido de Vitamina E calma el dolor causado por la artritis.

7. Es antiinflamatorio

Aceite-girasol

Los antioxidantes y las vitaminas del aceite de girasol lo convierten en un potente antiinflamatorio eficaz para combatir los síntomas y los dolores de las articulaciones y los huesos, pero también para reducir las erupciones en la piel, el asma y las úlceras en el estómago.

8. Promueve la formación de células

Este aceite es una excelente fuente de ácido fólico, un elemento esencial para producir y fortalecer las células. Es por este motivo que se recomienda a las mujeres embarazadas añadir girasol a su dieta, ya que promueve la sana formación del tubo neural del feto así como también permite el desarrollo del corazón, la columna vertebral y el cerebro del bebé.

Ver también: 5 aceites esenciales para reparar y suavizar tu piel

9. Aumenta la fertilidad

Tanto hombres como mujeres pueden ser más fértiles consumiendo aceite de girasol (entre otros hábitos que deberían incorporar a su vida cotidiana). Esto se debe al aporta de zinc al organismo. Cuando este mineral se encuentra en buenas cantidades en el sexo masculino la producción de esperma es superior y de mejor calidad.

10. Reduce la retención de líquidos

Retención de líquidos

Tanto el aceite como las semillas de girasol son muy ricas en potasio. Este nutriente tiene muchas tareas en el organismo como, por ejemplo, evitar que los líquidos se acumulen, sobre todo, en las extremidades inferiores y que aparezcan calambres.

 

Te puede gustar