Los beneficios del sueño

Yamila Papa Pintor · 28 octubre, 2016
Dormir al menos 7 horas diarias es necesario para que nuestro cuerpo funcione al 100%.

No es un capricho que nos digan que debemos dormir, al menos, 7 horas cada noche. El sueño reporta muchísimos beneficios como para desaprovecharlo. Si a esto le añadimos lo placentero que es, podemos hacernos una idea de su importancia para llevar un estilo de vida saludable.En este artículo, te contamos cuáles son los beneficios del sueño.

Por qué son necesarios los buenos hábitos de sueño

Dormir bien es de gran ayuda tanto física como psicológicamente. Nos hace vernos mejor y sentirnos más vitales. Entre sus muchos beneficios, se encuentran, pues:

1. Aumenta la creatividad

Seguro sabes que si duermes bien por la noche, al otro día estás más despierto y eres más eficiente en el trabajo. Sucede todo lo contrario cuando has sufrido insomnio o te has acostado muy tarde.

Cuando el cerebro descansa lo suficiente puede emplearse más fondo en el rendimiento óptimo de sus capacidades. La de la memoria y la concentración son solo una de ellas, pero acaso las más importantes si hablamos del estudio y el trabajo. Por ello, una persona con buenos hábitos de sueño es lo mismo que decir buen estudiante, buen empleado o buen emprendedor.

hombre durmiendo en el sofá

2. Reduce el estrés

La vida ajetreada de las grandes ciudades es perjudicial para nuestra salud física y mental. Por ello, dormir 7 u 8 horas cada noche es primordial si queremos evitar una buena parte del estrés diario. Durante el sueño, el cerebro se recupera y libera las tensiones que suponen para nuestro organismo el cumplimiento de nuestras responsabilidades cotidianas. 

Mientras dormimos, además, la presión sanguínea disminuye. Ello hace que nos sintamos frescos al al levantarnos, sobre todo, si hemos descansado al menos el tiempo mínimo requerido.

3. Mejora tu aspecto

De seguro, habrás comprobado en ti misma, que aquellas personas que descansan lo suficiente al otro día se ven mejor. Tal vez, al mirarte en el espejo, no hayas encontrado ojeras. La piel recupera su mejor aspecto; en muchas ocasiones, se la ve más tersa. De ahí que podamos afirmar que pocos tratamientos de belleza son tan eficaces como el sueño.

Mujer durmiendo

4. Permite comer menos

Además de realizar ejercicio físico, el cuerpo precisa descansar para bajar de peso. No solo nuestros riñones y sistema excretor en general trabajan más y mejor mientras dormimos, lo cual nos permite eliminar toxinas y el líquidos de desecho.

En cambio, la falta de sueño se traduce en una menor segregación de la hormona leptina, encargada de regular el apetito. Por el contrario, el organismo secreta más grelina, hormona cuyo cometido es exactamente el opuesto al de la leptina. Luego, si dormimos lo suficiente, comeremos menos.

5. Mantiene el corazón sano

La presión sanguínea se reduce notablemente cuando descansamos. Además, el sueño sirve para limpiar las arterias de grasas y azúcares. Entonces, al dormir lo suficiente, estaremos reduciendo las posibilidades de padecer enfermedades cardiovasculares.

6. Te permite tomar mejores decisiones

Una noche de sueño es la mejor consejera. Como el cerebro está más descansado, puede tomar mejores decisiones. Si tienes una reunión importante, un examen o algo realmente trascendental en tu vida, será mejor que duermas bien la noche anterior.

Mujer durmiendo

7. Evita que te enfermes

Cuando duermes, el sistema inmunitario se regenera y refuerza. De esta manera, estará en mejores condiciones para hacer frente a los gérmenes que provocan enfermedades. Por el contrario, no destinar las horas necesarias al descanso diario, terminará por hacerte más vulnerable a gripes, resfriados y dolores de cabeza.

8. Reduce la depresión

Los buenos hábitos de sueño contribuye a reducir las posibilidades de sufrir depresión. Mientras dormimos, en el organismo ocurren muchísimos procesos físico-químicos que regulan nuestras funciones vitales. Una de las hormonas producidas durante el sueño es la serotonina, que aumenta al llegar la noche. Como se sabe, esta hormona se asocia con la sensación de bienestar.

Si no descansamos, el organismo no tiene suficiente tiempo para producir esta hormona en cantidades necesarias. Por tanto, es más fácil que nos deprimamos.

9. Lucha contra los malos recuerdos

En la fase REM o MOR del sueño es cuando tenemos pesadillas o se activan las malas experiencias vividas. Una vez que aparecen estas imágenes en nuestra mente, ella misma se encarga de ponerlas en perspectiva, para entenderlas y analizarlas. Dormir es, pues, una excelente manera de borrar ciertos recuerdos perjudiciales.

10. Aumenta tu memoria

Dormir

El buen descanso nos sirve para estar más atentos en general. Por consiguiente, nos es más fácil recordar nombres o datos importantes. Durante la fase REM, el cerebro procesa lo vivido, construye la memoria y evita que nos olvidemos de ciertas cosas que considera vitales. Además, dormir bien es excelente para organizarse y mantenerse concentrado.

Haz la prueba: duerme 8 horas y analiza al día siguiente, cómo has trabajado.

11. Mejora tu vida sexual

Estar agotado mentalmente reduce las ganas de tener relaciones sexuales. Todo lo contrario sucede cuando estás descansado, ya que el cuerpo está en mejores condiciones para la actividad física que ello supone. ¡Ningún afrodisíaco es tan eficaz como dormir!

12. Equilibra tu humor

El insomnio y la irritabilidad van de la mano. Por ello, cuando dormimos bien son menos probables las peleas y las discusiones. Incluso, descansar mejora el humor, y te hace ser una persona más optimista y agradecida.

13. Mejora tu rendimiento deportivo

Hacer ejercicios físicos conlleva cierto esfuerzo y dedicación. Si no estás bien descansado, el cuerpo no rendirá lo mismo. Si te gusta ir al gimnasio o tienes pensado anotarte en una academia, sería bueno que durmieses lo suficiente cada noche.

Enseguida, te darás cuenta de que consigues mejores resultados tras la rutina. Por la noche, los músculos descansan y se recuperan de las microlesiones provocadas por el esfuerzo físico. Esto se traduce en mejor musculatura, más fuerza y menos grasa.

Recuerda: Para disfrutar de una vida saludable tendrás que descansar al menos 7 horas seguidas.

  • Pocock, G., & Richards, C. D. (2005). Fisiología humana: la base de la medicina. Barcelona: Elsevier.
  • Schmid, S. M.; Hallschmid, M., and Schultes, B. (2015). “The metabolic burden of sleep loss”, The Lancet. Diabetes & Endocrinology, 3 (1): 52-62.
  • Tortora, G. J., & Reynolds, S. (2002). Principios de anatomía y fisiología. Trad. Rubén I. Sánchez. México, DF: Oxford UP.