Los celos y la envidia afectan la salud - Mejor con Salud

Los celos y la envidia afectan la salud

La envidia y los celos provocan amargura y un aire negativo, tanto para la persona que los siente como para quien es el objeto de esa envidia. Son sentimientos destructivos, en ambas direcciones.

«Celos», ese es el nombre que recibe la inquietud y el desespero que siente una persona cuando tiene la sospecha de que su pareja le puede estar siendo infiel. Los celos son un sentimiento muy complejo que alguien puede experimentar cuando siente que le están quitando algo o a alguien que es de su «propiedad». De igual manera se pueden sentir celos o envidia por el éxito o por las propiedades que tengan otras personas y que desearíamos para nosotros.

De igual manera, existen dos clases de celos: los «celos sanos» que son los que se sienten normalmente hacia la pareja, en los que estamos reclamando que haya un comportamiento equitativo, pero están también los «celos patológicos» o mejor conocidos como celos enfermizos. Veamos en detalle cada uno.

Los celos normales

Son los que siente una persona por la preocupación o el miedo de perder a un ser querido, generalmente esta clase de celos están fundamentados en hechos concretos, pero que se resuelven con facilidad mediante el diálogo, sin tener que llegar a ejercer acciones que tengan consecuencias lamentables y que puedan dañar a otras personas.

Los celos patológicos o enfermizos

Esta clase de celos son los que generalmente sienten las personas que tienen algún tipo de desequilibrio emocional, quienes además son muy inseguras y creen que no valen lo suficiente como para que alguien los ame con sinceridad. Estas personas suelen sentirse con complejos y hostiles. Este tipo de celos son muy destructivos y por lo general siempre terminan en tragedias.

Diferencias entre los dos tipos de celos

combatir-el-estres-diario

Existe una gran diferencia entre estos dos tipos de celos; mientras que los primeros buscan transparencia y exigen respeto de la persona a la que están celando (para poder tener una vida plena y tranquila juntos), los segundos son demasiado intensos, pretenden que la persona a la cual están celando se mantenga en un encierro total, que ni siquiera mire a nadie más y mucho menos permiten que tenga ninguna clase de amistad con nadie…Inclusive llegando al punto de tener que dar minuciosos reportes de absolutamente todo lo que hace durante el día.

Estas personas viven obsesionadas buscando pistas que las puedan llevar a descubrir al ser amado con otra persona, buscan en los bolsillos, en el móvil y pueden llegar a contratar detectives privados  para que les confirmen sus sospechas. Las personas que tienen celos patológicos o enfermizos suelen ser muy egoístas y antipáticas.

La mayoría de las personas que tienen esta clase de celos y que desean salir de ese terrible problema deben ser sometidas a un tratamiento especializado, pues esta es una enfermedad y como tal deberá ser tratada.

La envidia: ¿Otro tipo de celos patológicos?

La envidia muchas veces se puede confundir con los celos, pero en realidad se tratan de sentimientos muy diferentes. Por esta razón es muy importante aprender a reconocer estas diferencias, para así lograr corregir estos comportamientos que resultan bastante perjudiciales para la salud mental y emocional.

La diferencia radica, especialmente, en que la envidia se siente por algo o alguien que se desea tener y los celos se sienten cuando se teme perder a alguien o algo que ya se tiene. En lo que se refiere al entorno laboral, es muy común que se sientan celos patológicos mezclados con la envidia, lo cual es bastante perjudicial, quizá aún más que los propios celos hacia la pareja.

La envidia y los celos son sentimientos que solamente provocan amargura y un aire negativo, tanto para la persona que la siente como para quien es el objeto de esa envidia.

Las «personas envidiosas» tienen ciertas características que vamos a describir enseguida:

  • – Se presentan cambios en la manera de tratarnos si tenemos éxitos.
  • – Siempre intentan destruir nuestra reputación.
  • – Buscan defectos y nos critican por todo.
  • – Cuando hacen un comentario se basan en la ironía y son muy sarcásticas.
  • – Se muestran indiferentes cuando tenemos algunos logros.

Consecuencias para la salud de los celos o la envidia

Cuando nos referimos a los celos y la envidia, estamos hablando de sentimientos y de emociones, por lo tanto se encuentran en lo más profundo de las personas que los sufren, y estas jamás podrán tener paz y mucho menos felicidad.

Esta clase de sentimientos son totalmente destructivos, tanto para quien la sufre como para quien la recibe. Inclusive se pueden presentar en igual medida en hombres como en mujeres, existiendo casos tan aberrantes que el envidioso puede agredir físicamente al envidiado, sin una justa razón.

¿Cómo se pueden evitar las envidias y los celos patológicos?

Estres gastritis

Estos son valores que se deben inculcar en el seno de la familia desde la infancia. Siempre se le debe enseñar a todos los niños el respeto a los demás, cuando educamos correctamente a nuestros niños, nunca van a albergar en su alma y en su corazón sentimientos de envidia o de egoísmo contra nadie.

Como los celos patológicos son una enfermedad, se debe acudir al especialista y, si la persona se reconoce enferma, será mucho más fácil que se ponga en tratamiento cuanto antes, ya que esta patología puede llevarla a cometer muchos errores que en la mayoría de los casos pueden ser irreparables.