Los chupones: por qué se producen y cómo evitarlos

Aunque pueden generar mágicas sensaciones, los chupones también son capaces de dejar en evidencia –muchas veces no deseada- un apasionado encuentro sexual. Conoce qué los provoca y cómo eliminar sus rastros.

¿Quién no ha tenido algún chupón en su vida? Son signos de la pasión desenfrenada y algunas personas los lucen con mucha satisfacción. Sin embargo, los efectos son bastante negativos. Conoce todo sobre los chupones: por qué se producen y cómo evitarlos.

Los hematomas provocados por la succión de la piel con la boca traen numerosas desventajas.

También llamados chupetones, los chupones son una de las lesiones sexuales más comunes. Las endorfinas que se desencadenan durante el sexo disminuyen las sensaciones de dolor y dejan consecuencias no siempre bienvenidas.

Los chupones: por qué se producen y cómo evitarlos

Por qué se producen chupetones.

Los chupones se producen cuando con la boca se realiza una fuerte succión sobre la piel. Mayormente, se generan de forma espontánea en medio de la fogosidad del acto sexual. Aunque también puede ser una práctica consentida que se utiliza para dejar firmada la conquista.

Un hematoma en el cuello, por ejemplo, puede transmitir el mensaje: “Este territorio me pertenece, por aquí estuve yo”. Por lo que, a veces, son hasta exigidos como una “prueba de amor”.

Los chupetones son contusiones causadas por los capilares rotos tras la succión excesiva o mordiscos en puntos blandos del cuerpo, especialmente el cuello y los muslos.

Justo debajo de la superficie de la piel se encuentran los capilares. Cuando alguien da un mordisco de amor con un poco de intensidad, se rompen creando un moretón.

No todo el mundo se siente cómodo con un chupetón en el cuello o en el muslo. Existen maneras de evitarlos tras una práctica sexual, para ello debes considerar lo siguiente:

  • Habla con tu pareja y aclárale que no quieres que deje marcas en tu cuerpo.
  • Evita exponerte por mucho tiempo a un beso intenso en alguna zona de tu cuerpo que no sea tu boca.
  • El hueso pélvico de tu pareja o tu rodilla puede lastimarte en alguna posición. Asegúrate de poner un cojín o una bufanda en el lugar para evitar tener que dar explicaciones después.
  • Evita el sexo salvaje o sadomasoquista.

¿No lo sabías? ¿Es posible llegar al orgasmo con un beso?

¿Cómo eliminarlos?

Riesgos de los chupetones.

Si no pudiste evitarlo y tienes algunos chupones en el cuerpo, no te alarmes. Siempre desaparecerán por completo y con estos consejos mucho más rápido.

  • Los hematomas responden muy bien al frío suavizando su color y bajando la hinchazón. Coloca sobre la marca una bolsa de hielo o una cuchara enfriada en el congelador y deja que repose unos minutos.
  • No te excedas en el tiempo de aplicación, más de 15 minutos podría suponer un problema más que una solución. Además, puede ocasionar una quemadura en la piel.
  • Pasa un cepillo de cerdas suaves por la zona afectada. Esto hará que la sangre circule muchísimo mejor y el chupetón se alivie.
  • Cepilla en círculos y de dentro hacia fuera, sin aplicar excesiva presión sobre la zona. De lo contrario, podrías hacerte otro tipo de marcas.
  • Algunas pomadas conocidas y de venta libre en farmacias reducen la hinchazón y suavizan el color de la marca.
  • Aplica la crema dando un ligero masaje circular en la zona hasta que la piel la absorba por completo.

¿Quieres conocer más? ¿Cuál es la diferencia entre hacer el amor y tener sexo?

Los riesgos de los chupetones

Riesgos de los chupetones.

Como te explicamos, estos hematomas pueden considerarse una herramienta sexy. También, una prueba de amor o surgir espontáneamente como resultado de un intenso encuentro sexual. Sea cual sea la causa, las desventajas de los chupones son muchas.

Además de que no son agradables a la vista, los chupones pueden poner en riesgo tu salud. Si tu pareja tiene herpes oral y te hace un chupetón mientras su herpes está activo, el contacto sobre la piel puede trasmitir el virus.

También es cierto que hay chupones tan intensos y profundos que pueden dejar una marca en la piel. Nadie querría vivir el resto de su vida con una marca en el cuello o rostro producto de un encuentro sexual.

Y las consecuencias pueden ser mucho más profundas. Una succión excesivamente fuerte en el cuello forma coágulos de sangre que de llegar al corazón pueden provocar parálisis.

Una vez conocido todo sobre los chupones: por qué se producen y cómo evitarlos. Piénsalo bien cuando tengas ganas de dejar una marca de amor a tu pareja. O, la próxima vez que alguien quiera morder o chupar succionando tu piel durante un encuentro íntimo.