Los edulcorantes no son cancerígenos pero tampoco inofensivos - Mejor con Salud

Los edulcorantes no son cancerígenos pero tampoco inofensivos

Aunque los edulcorantes no son cancerígenos, en exceso producen efectos secundarios, especialmente los químicos. En su lugar, es mejor recurrir a la stevia, de origen natural y que incluso alivia problemas estomacales

Los edulcorantes como la sacarina no viven su mejor momento de popularidad. Hay todo tipo de tópicos y rumores al respecto.

No obstante, el que más ha frenado su consumo es el mito de que provocan cáncer.

A pesar de la insistencia del mismo, cada vez  son más las voces que se alzan para denunciar la falsedad de dicha afirmación. ¿Quieres saber qué hay de verdad y de mentira en las creencias alrededor de estos productos?

Tienes que saber que existe una gran polémica en torno a este tema dentro de la comunidad médica, ya que encuentran muchas dificultades a la hora de examinar en profundidad los efectos de los mismos.

Es probable que la aparición de obstáculos se deba a que las pruebas apuntan a que los edulcorantes no son cancerígenos, así que se invierte en otras cuestiones.

En cualquier caso, hay quien solicita mayores esfuerzos para clarificar cuáles son sus efectos secundarios. En este sentido, queremos arrojar un poco de luz y explicarte cuál es el estado de la cuestión.

Los edulcorantes no son cancerígenos

Tiene propiedades anticancerígenas

Los nutricionistas señalan que el mito se extendió a partir de una investigación mal ejecutada. Al parecer, se les suministró cantidades excesivas de edulcorantes a los ratones con los que se experimentaba.

La consecuencia de dicho error fue que los roedores desarrollaron distintas enfermedades. Sin embargo, debido al fallo indicado, desde la comunidad científica no se avalaron los resultados.

No obstante, sí podemos deducir de dicho estudio que no son inofensivos. Si fueran del todo inocuos, su ingesta en grandes cantidades no contribuirían a la aparición de dolencias, incluido el cáncer.

El problema está en que la mayoría de los experimentos dedicados a averiguar cuáles son los perjuicios reales de los endulzantes no obtienen luz verde para profundizar en la cuestión.

Por ello, no podemos asegurar cuándo comienzan exactamente dichos problemas.

En cualquier caso, existe el acuerdo unánime de que los más inofensivos son los naturales. Esto explica el aumento de las ventas de estevia. Tanto es así, que el cultivo de la misma se multiplicado de manera exponencial.

Contamos con la garantía de que tradicionalmente se ha utilizado como medicamento natural.

Las tribus de Brasil y Paraguay la empleaban sobre todo para tratar los problemas estomacales. Por ello, se recomienda optar por esta alternativa, antes que por químicas.

Lee también: 8 síntomas claves para la detección del cáncer cervical

Los edulcorantes no nos ayudan a perder peso

Sentirás menos hambre

En primer lugar, aumentan nuestro apetito. El efecto de dicho fenómeno es doble.

Por un lado, somos más proclives a caer en la tentación cuando estamos en una dieta con fines de pérdida de peso.

Por otro, si no comes, la ansiedad se dispara y con ella, el nivel de cortisol. Como sabes, se trata de la hormona del estrés, hormona que produce aumento de peso.

La razón es que impide la quema de grasa y favorece la retención de líquidos.

Además, un estudio realizado en Singapur apunta también a otra dirección.

  • Al parecer, han detectado que mucha gente los usa para saciar las ganas de comer e ingieren menos calorías de las que debieran.
  • En consecuencia, no tienen la energía suficiente, por lo que el hambre aparece de nuevo y tendemos a comer mal y peor.

Por tanto, según afirma la investigación, solo pierden peso las personas que consumen las kilocalorías adecuadas para lograrlo sin pasar hambre.

De este modo, los edulcorantes solo sirven si nos ayudan a controlar la toma de azúcar.

La glucosa es muy complicada de digerir, por lo que aumenta nuestro peso. No obstante, un café con o sin edulcorante engorda lo mismo que uno sin azúcar.

Con todo, un producto edulcorado no es per se más saludable que el resto.

Entran en juego otros elementos, como los componentes del mismo o la cantidad de endulzante incorporado. Por eso siempre aconsejamos leer la etiqueta de los  productos.

Visita este artículo: Conoce los distintos endulzantes naturales y saludables

Con todo ello en la cabeza, podemos concluir que, a pesar de que los edulcorantes no son cancerígenos, lo ideal es optar por los edulcorantes naturales.

Así podremos sustituir el azúcar por una sustancia menos dañinas, pero igual de sabrosa.

Por otro lado, apostar por ellos con el objetivo de bajar de peso no tiene mucho sentido, habida cuenta de que, incluso, pueden originar el efecto contrario.

Por tanto, sus beneficios los encontrarás en el sabor y no tanto en tu figura. Así pues, recuerda tomarla con moderación.

Si bien no provocan cáncer, pueden afectarte de forma negativa.