Los efectos secundarios de los antibióticos

Yamila Papa Pintor·
28 Septiembre, 2020
El consumo indiscriminado de antibióticos puede hacer que pierdan eficacia. Asimismo, es posible presentar algún tipo de efecto secundario, ya que perturban el equilibrio interno del cuerpo.

Todos los prospectos tienen un apartado en el que se indican los efectos secundarios de los antibióticos o ‘contraindicaciones’. Sin embargo, es cierto que muchas veces, las personas no les prestan atención y simplemente no los leen.

No obstante, es importante tomarse el tiempo para hacerlo para evitar inconvenientes y repasar las indicaciones del médico, en caso de que se nos hayan medio olvidado.

Los antibióticos son medicamentos que suelen ser bastante fuertes (de ahí su eficacia), por lo que solo se deben tomar con receta médica y en las cantidades que este haya indicado. Sus efecto secundarios son variados y, por eso mismo, hay que ser cuidadosos y evitarlos.

¿Cómo actúan los antibióticos?

Efectos secundarios de los antibióticos

Los antibióticos tratan las infecciones producidas por bacterias y no las causadas por virus. Por ello, los médicos no siempre recetan antibióticos cuando se tiene una infección.

Ahora bien, los antibióticos son eficaces para un tipo determinado de bacterias, pero no para todas. Por esta razón, no puedes consumir cualquiera si te duele el estómago, la garganta o los oídos.

Las infecciones bacterianas ‘clásicas’ son:

  • Amigdalitis bacteriana.
  • Sinusitis bacteriana.
  • Infecciones pulmonares.
  • Infecciones urinarias.

Por otro lado, hay infecciones más comunes aún, pero que son producto de un virus y, por ende, los antibióticos no sirven. Estamos hablando de:

  • Gripe.
  • Resfriado.
  • Bronquitis.
  • Faringitis.
  • Otitis.

Si padeces cualquiera de estas enfermedades y consumes antibióticos, puedes llegar a aumentar la resistencia bacteriana. Es decir que la próxima vez que tuvieses una infección bacteriana esos medicamentos no tendrían ningún resultado. Este es un problema muy grave y cada vez más frecuente debido a la automedicación.

Descubre: Resistencia bacteriana: lo que puedes hacer para combatirla

Consejos para el uso de antibióticos

Consejos para el uso de antibióticos

A continuación, te damos algunas recomendaciones para evitar la resistencia bacteriana y reducir los efectos secundarios:

1. Emplea el antibiótico como lo prescribió el médico

Nunca te automediques ni aumentes la dosis indicada por el médico. Recuerda que tus amigos no son médicos y que siempre necesitas el consejo de un profesional antes de ingerir un fármaco.

También es importante cumplir con los horarios de toma. Si el profesional indicó cada 12, 8 o 6 horas hay que seguir sus indicaciones a rajatabla.

2. Toma el medicamento el tiempo indicado

No abandones la ingesta de los antibióticos porque creas que ya te has curado. Es necesario que cumplas con el tratamiento completo, como lo ha indicado el médico. Aunque no tengas síntomas, las bacterias pueden seguir en el organismo.

3. No guardes ni reutilices antibióticos

Si te sobran pastillas, no las guardes. Tener antibióticos en casa aumenta la tentación de automedicarse, algo sumamente peligroso.

Mejor tira las pastillas sobrantes. En ocasiones, en las farmacias disponen de puntos para tirar medicamentos, lo cual suele ser más seguro que desecharlo en casa. Vale la pena tenerlo en cuenta.

Efectos secundarios de los antibióticos

La diarrea, un efecto secundario de los antibióticos

Aunque estén recetados por el médico y su objetivo sea eliminar ciertas bacterias que producen enfermedades, igualmente los antibióticos pueden causar efectos adversos.

Es importante conocerlos para no asustarse si esto sucede y dejar de tomarlos pensando que hacen daño. Este tipo de reacciones suelen ser comunes, de ahí que se contemplen en el prospecto

Con todo, es importante tener en cuenta que son temporales y, en principio, aunque molestas, no suelen ser graves. Sin embargo, si notas que este no es tu caso y que el medicamento te está afectando demasiado negativamente, acude al médico. Puede que haya un fármaco menos agresivo que se adapte a tu caso.

En cualquier caso, nunca dejes de tomarlos sin haberlo consultado antes con tu médico. De hacerlo, es posible que desencadenes más problemas que los efectos secundarios del antibiótico.

Diarrea

Los fármacos se encargan de matar bacterias de todo tipo, entre las que se incluyen las patógenas (que producen enfermedades) y las que viven en la microbiota intestinal.

Por lo tanto, los antibióticos pueden llegar a perturbar el equilibrio normal de los microorganismos de la flora intestinal.

Así, es posible que reduzcan el número de bacterias beneficiosas o aumenten las poblaciones de parásitos que provocan diarrea, de ahí que este sea uno de los síntomas más comunes.

Lee: Tratamientos de la diarrea relacionada con antibióticos

Candiadisis

En primer lugar, es importante señalar que este hongo, la Candida, de acuerdo con diversas investigaciones, es responsable de numerosas infecciones en el cuerpo humano: en la boca, el intestino o la vagina.

Algunos antibióticos pueden perturbar el equilibrio bacteriano de estas zonas del organismo haciendo que proliferen bacterias que dan lugar a candidiasis intestinales o vaginales, por ejemplo.

En el caso del intestino, se debe a que aumenta la colonización de esta bacteria dentro del sistema gastrointestinal, dando lugar a la infección.

En cuanto a la vagina, estos medicamentos alteran la microbiota: las bacterias se reproducen de manera incontrolada y provocan flujo de color blanco y picazón.

Más efectos secundarios de los antibióticos

Además de la diarrea y la candiadisis, consumir estos fármacos puede provocar:

  • Problemas digestivos (mala absorción o intolerancia alimentaria, pérdida de apetito, estreñimiento, gases, gastritis).
  • Dificultad respiratoria, mayor riesgo de sufrir resfriados o gripe.
  • Trastornos en la piel.
  • Dolores de cabeza o jaquecas.
  • Sensibilidad a la luz solar.
  • Reacciones alérgicas.
  • Visión borrosa.
  • Alteración del sistema nervioso.

Contrarrestar los efectos secundarios

Cómo contrarrestar los efectos secundarios de los antibióticos

Las probabilidades de sufrir los efectos secundarios de los antibióticos depende de cada persona. Algunas reacciones son muy poco probables pero siempre es bueno tenerlas en mente.

Si estás tomando medicamentos, presta atención a estos consejos para contrarrestar las posibles contraindicaciones:

  • Consulta con el profesional sobre los posibles efectos secundarios de los antibióticos.
  • Averigua si está permitido “mezclarlo” con otros medicamentos que consumas habitualmente. Toma los medicamentos con agua y el estómago lleno. También es conveniente preguntar si estos pueden interactuar con algún alimento.
  • No fumes ni bebas alcohol durante la toma. Acude rápidamente al médico si tienes dificultades para respirar.
  • Acompaña siempre el antibiótico con agua y no con bebidas azucaradas, lácteos o café. De hecho, algunos estudios sugieren que el calcio podría disminuir los efectos del fármaco. Por eso, es recomendable no tomar leche o productos lácteos hasta varias horas después de haber ingerido el antibiótico.
  • Bebe más agua que de costumbre. Toma tisanas para mejorar la digestión y la mucosa intestinal. Consume zumos naturales (no los industriales).
  • Deja de lado los dulces, los chocolates y la bollería y, si no tienes diarrea, aumenta la ingesta de fibras. Una dieta donde abunden los productos azucarados industriales se asocia con mayores problemas digestivos, por lo que los síntomas podrían empeorar.
  • Puedes comer un yogur por día para aumentar el nivel de probióticos intestinales. Numerosas investigaciones han mostrado que estos son beneficiosos para la flora intestinal.
  • En general, lleva una alimentación saludable que incluya pescado, carne magra, frutas, verduras, legumbres y frutos secos.
  • No te expongas demasiado al sol (especialmente si uno de los síntomas que tienes es sensibilidad a la luz).

¿Qué hacer si experimentas los efectos secundarios de los antibióticos?

La próxima vez que tu médico te recete medicación, infórmate sobre los posibles efectos secundarios de los antibióticos. También es conveniente consultarlo con él y hablar sobre sus posibles interacciones con otros medicamentos y alimentos.

Ante todo, si experimentas alguna reacción adversa, no te alarmes, ni dejes de tomar el antibiótico, ya que es posible que esto resulte más perjudicial. Puede que te parezca que el remedio es peor que la enfermedad, pero este malestar es simplemente temporal y te permitirá aliviar un mal mayor de forma eficaz.

Por eso, no tengas miedo de los antibióticos. En general, como hemos dicho, los efectos secundarios, aunque molestos, no suelen ser graves. Y recuerda, ante cualquier duda, acude al médico.

Por último, cuida especialmente tu alimentación mientras debas tomarlos para tratar de contrarrestar su impacto en la medida de lo posible. También deberías dejar hábitos nocivos como el tabaco y el alcohol. Verás cómo esto te ayudará y en nada dejarás el medicamento y estarás como nuevo.