Los errores que hay que evitar en las dietas para bajar peso

Los errores más comunes en las dietas para bajar peso

La clave para bajar de peso es mentalizarse y hacerse a la idea de que no se trata de una dieta temporal, sino de un cambio en nuestros hábitos alimentarios
bajar peso

Mantener en el tiempo una dieta para perder peso no siempre es tarea sencilla. Muchas personas comienzan una dieta esperando ver resultados a corto plazo, pero se desaniman y abandonan.

Algunos factores, como la falta de información sobre algunos alimentos, o del efecto que algunos hábitos producen en nuestro organismo, pueden llevarnos a hacer la dieta de una forma incorrecta.

Para que las dietas para bajar peso no terminen en una frustración, hay algunos errores que se cometen frecuentemente, y que pueden evitarse.

Saltarse comidas

Hacer dieta no equivale a saltarse comidas. Al contrario, se trata de evitar llegar con un exceso de apetito a cada ingesta de alimentos.

Si nuestro metabolismo trabaja de una forma más continua, con tomas de alimento más repetidas, vamos a quemar más grasas.

Dietas para bajar peso. Cuidado con los productos “light”

Bebida natural para bajar de peso y eliminar las toxinas

Lo ecológico, los productos“light y los paquetes verdes, con apariencia muy saludable, está de moda. Sin embargo, en muchos casos se trata de una publicidad engañosa.

En ocasiones tendemos a comer más alimento cuando pensamos que es saludable. Hay que informarse bien sobre estos productos antes de abusar de su consumo.

El alcohol y la sal

Son dos obstáculos importantes para que las dietas para bajar peso sean efectivas. Tomar un exceso de sal provoca retención de líquidos y también hipertensión.

Tampoco es buena idea abusar del alcohol, aunque solo sea durante el fin de semana, si se está realizando una dieta para bajar peso.

No tomar el líquido suficiente

No tomar el líquido suficiente

Para hacer con éxito dietas para bajar peso hay que hidratarse correctamente. Además, hay que tomar entre dos y dos litros y medio de agua o bebidas sin gas ni calorías.

Además del agua, otros productos excelentes cuando se hace dieta son los caldos vegetales, zumos e infusiones.

Las prisas para comer

La forma adecuada de comer para no tomar más alimento de la cuenta es sentados, sin realizar otra actividad a la vez. Iremos dando bocados pequeños, masticando correctamente y con un buen vaso de agua al lado.

No desayunar

El desayuno es una comida imprescindible para que el metabolismo comience a funcionar correctamente. Es el comienzo del día y necesitamos reforzar nuestro aporte energético.

Si nos saltamos el desayuno, nuestro organismo utilizará sus reservas de energía. Otra consecuencia es que lo que tomemos después no lo asimilaremos correctamente,  y puede convertirse en grasas.

No dormir lo suficiente

Un buen descanso es fundamental para el correcto funcionamiento del metabolismo.

Algunos expertos dicen que se puede bajar de peso mientras se duerme, si de descansa adecuadamente.

Dormir mal originará un esfuerzo complementario para nuestro organismo, que además demandará más comida para suplir la falta de energía.

 No hacer ejercicio

Ayuda a bajar de peso

Hacer dieta siempre tiene ir acompañado del ejercicio moderado y constante. Media hora de caminata al día puede ser una buena forma de combatir el sedentarismo y quemar las grasas sobrantes del cuerpo.

Seguir la dieta de un conocido

La dieta debe ser personalizada. Querer seguir el ejemplo de una revista, de un personaje famoso o de alguien conocido que ha perdido mucho peso puede suponernos frustración.

Que le haya funcionado a una persona no significa que sirva para todo el mundo. Un especialista debe tener en cuenta el estilo de vida, horarios y necesidades de cada uno.

Pesarse a diario

Adelgazar no solo consiste en pesar menos, sino también en perder grasa. Pesarse a diario solo puede conllevar obsesión con la báscula.

No tomar ningún hidrato

Renunciar a todos los nutrientes que necesitamos no es una buena opción. Además, hay que considerar que casi ningún alimento es puro, todos están compuestos por parte de hidratos, proteínas, grasas…

Lo aconsejable es elegir hidratos con un bajo nivel glucémico, como es el caso de los cereales integrales y la verdura.

En el caso del pan, los especialistas afirman que el pan, en sí mismo, no engorda.

No hay alimentos que sean buenos o malos, sino patrones dietéticos inapropiados.

Visita este artículo: Las 7 frutas y verduras más eficaces para adelgazar

No darse un capricho de vez en cuando

Hay que ser realista. Una dieta en la que no se permite ningún capricho no tendrá éxito. La verdadera finalidad de un régimen es que sea factible, que se cumpla por parte de quien lo lleva a cabo.

Además, las dietas se planifican de forma que la persona pueda continuar con su vida profesional y social.

Si alguien tiene una cena de trabajo en un lugar donde no podrá seguir la dieta, es seguro que esa noche la abandonará.