Los grandes beneficios de la limpieza facial con camomila

Antes de aplicar la camomila por el rostro o cualquier otra parte del cuerpo, conviene hacer una prueba en una zona pequeña para comprobar que no se sufran reacciones alérgicas. Si se experimentan picores, es preferible optar por otro remedio.

La camomila o manzanilla común es una de las plantas más utilizadas desde la antigüedad en el ámbito de la medicina natural.  Son muy conocidos sus beneficios para el organismo, ya que se alza como un remedio calmante o digestivo. No obstante, las bondades de esta planta no terminan ahí.

En lo que se refiere a materia de belleza, la camomila es muy adecuada para regenerar la piel, desinflamarla y combatir el acné. A continuación, te enseñaremos todas sus ventajas. Esta hierba es una clara muestra de que la naturaleza siempre pone a nuestro alcance maravillosos remedios, que no cuestan dinero y son casi milagrosos.

Camomila para conseguir una piel más bella

El nombre científico de esta planta es Chamaemelum nobile, aunque la conocemos como camomila o manzanilla. De seguro en casa tienes sus infusiones, y hasta posiblemente alguna planta adornando tus ventanas o jardín.

Como ya sabes, la infusión de manzanilla se utiliza muy a menudo para tratar desde la acidez del estómago hasta las digestiones pesadas. Sin embargo, de lo que no se suele hablar tanto es de los maravillosos efectos que tiene en el cutis.

La camomila es un antinflamatorio para la piel

Existen muchos cosméticos y productos para la piel elaborados a base de camomila para reducir inflamaciones y aportar una acción calmante. No obstante, si queremos aprovechar sus virtudes originales, siempre vale la pena tenerla en casa y preparar con ella sencillos remedios caseros, como puede ser un jabón natural o una limpieza facial con su infusión.

Si nos habituamos a lavarnos cada día con agua o jabón de camomila, veremos cómo alivia las zonas caracterizadas por inflamaciones o rojeces. Es, además, un gran antiséptico; ayudará a eliminar todo tipo de bacterias y elementos nocivos que causan infecciones o que alteran el equilibrio de la piel.

Asimismo, la camomila dispone de aceites esenciales como el bisabolol A y B y la matricina, y de flavonoides como la apigenina, sustancias terapéuticas capaces de regenerar la piel. Por eso, el tratamiento con jabón de camomila nos ayuda a tratar el eczema, así como las quemaduras leves y las producidas por el sol.

Finalmente, también es útil saber que, si en algún momento sufres de erupciones cutáneas, esta planta te ayudará a aliviar el problema.

camomila

Un tratamiento efectivo para el acné

En ocasiones, el acné no es un problema exclusivo de la adolescencia. Los cambios hormonales también pueden hacer que suframos la molesta aparición del acné; de ahí que sea muy útil tener a mano un buen jabón de camomila.

La camomila se caracteriza por su acción vasoconstrictora y antialergérnica; eso la vuelve ideal para tratar granitos y espinillas. Del mismo modo, ayuda además a tener una piel más limpia y tonificada y a cicatrizar las marcas que el acné deja en el rostro.

Te puede interesar: 5 cremas caseras para el contorno de los ojos

Cómo hacer uso de la camomila para cuidar del rostro

Mascarillas cara

Jabón de camomila

El jabón de camomila se puede conseguir en tiendas especializadas de belleza. Es común ver que en su composición se añadan otros elementos terapéuticos, como por ejemplo la caléndula.

Para beneficiarte de sus propiedades antinflamatorias, antisépticas y antioxidantes, es necesario que cada día efectúes una adecuada limpieza facial por la mañana y por la tarde. Al cabo de una semana, verás los notables resultados en tu piel.

No obstante, siempre es recomendable hacer primero un uso puntual para ver cómo reacciona en el cuerpo y evitar así reacciones alérgicas más graves.

Lee también: Cómo preparar jabón natural de camomila y caléndula

Limpieza con agua de camomila

Otro de los beneficios de la camomila es que actúa como limpiador de impurezas y moléculas que provienen de la contaminación ambiental. Este elemento protege la piel contra esos tóxicos y radicales libres que aceleran el envejecimiento y que provocan, además, la aparición de manchas.

Por ello, sería muy adecuado que cada día llevarás a cabo una limpieza facial con su agua. A continuación, te explicamos el procedimiento para hacerlo:

Ingredientes

  • 3 cucharadas de flores de manzanilla (30 gr).
  • 1 vaso de agua (200 ml).
aceite de manzanilla

Preparación

  • Poner a hervir el equivalente a una taza de agua en una tetera.
  • Una vez haya llegado a ebullición, añadir tres cucharadas de flores de manzanilla. Si lo deseas y te resulta más fácil, puedes agregar en su lugar dos bolsitas de infusión de manzanilla.
  • Deja que hierva durante 15 minutos.
  • Pasado ese tiempo, apaga el fuego y permite que repose durante otros 10 minutos.
  • Con ayuda de un disco de algodón, humedecer el rostro efectuando un ligero masaje exfoliante, para permitir que los poros de la piel absorban esta agua medicinal.

Si efectúas este sencillo ritual cada noche antes de dormir tu piel lucirá cada día más hermosa. De la misma manera, el uso del jabón de camomila o de otros productos a base de manzanilla, como el aceite esencial, puede ser tu gran secreto para mantener tu piel radiante. ¿Te animas a probarla?

  • Lucca, P. S. ., Eckert, R. ., Smanhotto, V., Kuhn, L. M., & Minanti, L. . (2010). Avaliação farmacognóstica e microbiológica da droga vegetal camomila (Chamomilla recutita L.) comercializada como alimento em Cascavel - Paraná. Revista Brasileira de Plantas Medicinais12(2), 153–156. https://doi.org/10.1590/S1516-05722010000200005
  • Al-Ismail, K. M., & Aburjai, T. (2004). Antioxidant activity of water and alcohol extracts of chamomile flowers, anise seeds and dill seeds. Journal of the Science of Food and Agriculture84(2), 173–178. https://doi.org/10.1002/jsfa.1625