¿Los hombres tienen más ganas de hacer el amor que las mujeres?

Yamila Papa 2 mayo, 2018
Las ganas de hacer el amor pueden estar basadas en diferentes cuestiones, como por ejemplo la biología, las costumbres, los gustos particulares o las maneras de expresar cariño. ¿Son ellos son más sexuales que ellas?

Se suele decir que ellos piensan más en el sexo que ellas, y que incluso todo gira en torno a tener relaciones. Aunque hay algo de mito en esta creencia, lo cierto es que también la naturaleza es la responsable de que los hombres tengan -al parecer- más ganas de hacer el amor que las mujeres.

Por supuesto, esto no quiere decir que a las féminas no les guste la intimidad o que no lo pasen bien en la cama… sin embargo, las prioridades masculinas no son las mismas que las femeninas. Entérate más en este artículo.

¿Quiénes tienen más ganas de hacer el amor? ¿Ellas o ellos?

Ya sabemos que los hombres y las mujeres somos diferentes en muchos sentidos, no solo en cuestiones físicas. Desde siempre hemos pensado que ellos tienen unas ganas de hacer el amor superiores a las de ellas ‘porque así es su naturaleza’ o su forma de ser.

Hombre hacer el amor.

El placer y el disfrute durante el sexo no está solo pensado para el hombre, pero lo cierto es que tiene una tendencia a pensar bastante en el tema, incluso más que la mujer.

Para explicar un poco el por qué de esa ‘necesidad’ de tener relaciones continuamente podríamos pensar en una cuestión biológica. El macho es el encargado de ‘plantar su semilla o simiente’ en la hembra con el fin de continuar la especie. Eso sucede en todos los seres vivos que se reproducen sexualmente y no tiene nada que ver con el romanticismo o el goce.

En cambio, la mujer está más abocada a la tarea de cuidar de las crías y ofrecerles alimento y refugio. No se trata de una concepción machista de que ella debe quedarse en casa, sino de una cuestión puramente natural y evolutiva.

Siguiendo esta premisa, sería mucho más fácil comprender por qué ellos tienen más ganas de hacer el amor. Básicamente porque en su interior impera la necesidad de dejar descendencia.

Por supuesto que eso no significa que a las féminas no les interese, simplemente se enfocan en otras ‘obligaciones’ o tareas, como por ejemplo crear una vida en su vientre.

Mientras ella está embarazada, él podría seguir ‘perpetuando la especie’ con otras mujeres. Eso sucede en varias especies animales donde se practica la poligamia e incluso en algunas religiones está permitido que un hombre tenga más de una esposa.

Mejora durante el sexo en la pareja.

Las ganas de hacer el amor y la cultura

Sacando de lado la biología, la reproducción y todas esas cuestiones evolutivas que pueden confirmar la teoría de que son ellos los que tienen más ganas de hacer el amor, también podemos hablar de la cultura y las creencias.

Así es, ya que está ‘bien visto’ que un hombre sea más masculino y fuerte, que quiera tener sexo y que al mismo tiempo haga disfrutar a su pareja. La presión que se ejerce sobre ellos es demasiada… Y aún hay varios que se sienten ‘golpeados en su hombría’ cuando la mujer toma la iniciativa o insinúa demasiado sus intensiones.

Tantos años de tradición, enseñanzas y ‘adoctrinamiento’ han llevado a pensar que un hombre debe tener más ganas de sexo que una mujer. Pero eso no siempre es así.

Cuando ella es la que hace lo posible para que los encuentros íntimos sean más frecuentes, puede o bien ser tildada de ‘non santa’ o incluso causar una mayor necesidad por parte de él para demostrar que es el interesado en el sexo.

Esto no quiere decir que lo haga a propósito, ni que se trate de una carrera, pero de forma inconsciente el hombre tendrá que mostrarse a sí mismo que ‘manda’ y que tiene más ganas de hacer el amor que la mujer.

Conoce: Hacer el amor sin ganas: ¿cómo podemos mejorar esta situación?

¿Más motivos para pensar siempre en el sexo?

Ya hemos hablado de la biología y de la cultura… ¿Y qué sucede con las emociones? Si bien nuevamente tenemos que referirnos a la enseñanza, en este caso lo enfocaremos desde el punto de vista sentimental.

Los hombres -en su mayoría- no suelen ser utilizar las palabras para expresar lo que sienten. ¡Utilizan otras técnicas más efectivas! Así es, ya que una de las maneras de decir ‘te quiero’ para ellos es el sexo.

A ellos no les interesan tanto los paseos por el parque tomados de la mano, las cenas a la luz de las velas o las flores. ¡Prefieren ir a la acción!

El contacto físico es su vehículo para expresar cariño, pero también claro está, deseo. Y justamente es con el sexo cuando más se sienten deseados. Ellos precisan tomar la iniciativa para mejorar su autoestima, para saber que son atractivos a los ojos de su pareja y al mismo tiempo para decir con gestos y caricias cuáles son sus sentimientos.

Ser hombre y disfrutar del sexo.

¿Y qué sucede con las mujeres?

Por supuesto que también tienen ganas de hacer el amor, y en ocasiones con la misma intensidad o frecuencia que los hombres. Pero muchas veces hay algo que las ‘detiene’ a explorar su sexualidad y disfrutar al máximo.

Nuevamente, la cultura y las creencias pueden jugar una mala pasada, ya que se considera que ella debe ser la que espere a que él se insinúe, se acerque o de el primer paso.

Por suerte, esto está cambiando y las féminas ya no se quedan en una actitud pasiva. Porque más allá de quien tenga más ganas de hacer el amor, lo importante es cómo lo disfrutan.

Te puede gustar