Deseo sexual en el hombre: ¿Igual que en la mujer?

Se dice que el deseo sexual en el hombre es mayor que en las mujeres. ¿Es un mito o una realidad? Entérate en este artículo.

Se suele decir que el deseo sexual en el hombre es más alto que en las mujeres. Incluso se dice que para ellos todo gira en torno a tener relaciones. ¿Es un mito o es biología?

No decimos que a las mujeres no les guste la intimidad o que no lo pasen bien en la cama. Sin embargo, las prioridades masculinas no son las mismas que las femeninas. Entérate más en este artículo.

¿Quiénes tienen más ganas de sexo? ¿Ellas o ellos?

Hombre hacer el amor.

Ya sabemos que los hombres y las mujeres somos diferentes en muchos sentidos, no solo en cuestiones físicas. Desde siempre hemos pensado que el deseo sexual en el hombre es superior que en ellas ‘porque así es su naturaleza’ o su forma de ser.

El placer y el disfrute durante el sexo no es solo para el hombre, pero lo cierto es que este tiene una tendencia a pensar bastante en el tema, incluso más que la mujer.

Siempre se nos ha dicho que es algo biológico, que la hormona en el hombre hace que el deseo sexual masculino sea más grande que el femenino. Lo cierto es que la mujer también produce esa hormona, la testosterona. Si bien la cantidad de testosterona es mucho más baja en la mujer, esta hormona permite que mantenga su deseo sexual.

Se han dedicado estudios al tema, entre ellos uno que examinó a 105 hombres y 91 mujeres. El deseo sexual en el hombre era mayor, pero esto estaba relacionado directamente con la frecuencia de masturbación del grupo.

El deseo sexual en el hombre y la cultura

Mejora durante el sexo en la pareja.

Dejando de lado la biología, está el componente social. Según la sociedad machista el hombre debe ser masculino y fuerte. En esta imagen de hombre, el sexo y el disfrute de la mujer es su responsabilidad. Su dominio.

La presión que se ejerce sobre ellos es demasiada. Y aún hay varios que se sienten ‘golpeados en su hombría’ cuando la mujer toma la iniciativa o insinúa demasiado sus intensiones. Tantos años de tradición, enseñanzas y ‘adoctrinamiento’ han llevado a pensar el deseo sexual en el hombre no puede ser igual que en la mujer. Pero eso no siempre es así.

Cuando ella es la que hace lo posible para que los encuentros íntimos sean más frecuentes, puede ser tildada de ‘non santa’ o incluso causar una mayor necesidad por parte de él para demostrar que es el interesado en el sexo.

Muchas veces esto es algo inconsciente en el hombre. Puede sentir la necesidad de mostrarse a sí mismo que ‘manda’ y que tiene más ganas de hacer el amor que la mujer.

Conoce: Hacer el amor sin ganas: ¿cómo podemos mejorar esta situación?

Deseo sexual en el hombre: ¿tienen ellos más motivos para pensar siempre en el sexo?

Ser hombre y disfrutar del sexo.

Ya hemos hablado de la biología y de la cultura. ¿Y qué sucede con las emociones? Si bien nuevamente tenemos que referirnos a la enseñanza, en este caso lo enfocaremos desde el punto de vista sentimental.

Los hombres -en su mayoría- no suelen utilizar las palabras para expresar lo que sienten. ¡Utilizan otras técnicas más efectivas! Así es, ya que una de las maneras de decir ‘te quiero’ para ellos es el sexo.

A muchos de ellos no les interesan tanto los paseos por el parque tomados de la mano, las cenas a la luz de las velas o las flores. ¡Prefieren ir a la acción!

El contacto físico es su vehículo para expresar cariño, pero también claro está, deseo. Y justamente es con el sexo cuando más se sienten deseados. Ellos precisan tomar la iniciativa para mejorar su autoestima, para saber que son atractivos a los ojos de su pareja. Al mismo tiempo para decir con gestos y caricias cuáles son sus sentimientos.

¿Y qué sucede con las mujeres?

Por supuesto que también tienen ganas de hacer el amor, y en ocasiones con la misma intensidad o frecuencia que los hombres. Pero muchas veces hay algo que las ‘detiene’ a explorar su sexualidad y disfrutar al máximo.

Nuevamente, la cultura y las creencias pueden jugar una mala pasada. Muchos consideran que ella debe ser la que espere a que él se insinúe, se acerque o de el primer paso.

Por suerte, esto está cambiando y las mujeres ya no se quedan en una actitud pasiva. Porque más allá de quien tenga más ganas de hacer el amor, lo importante es que ambos disfruten.

  • Bhasin, S., Woodhouse, L., Casaburi, R., Singh, A. B., Bhasin, D., Berman, N., … Storer, T. W. (2001). Testosterone dose-response relationships in healthy young men. American Journal of Physiology-Endocrinology and Metabolism. https://doi.org/10.1152/ajpendo.2001.281.6.E1172
  • Edelstein, R. S., Chopik, W. J., & Kean, E. L. (2011). Sociosexuality moderates the association between testosterone and relationship status in men and women. Hormones and Behavior. https://doi.org/10.1016/j.yhbeh.2011.05.007
  • Van Anders, S. M. (2012). Testosterone and sexual desire in healthy women and men. Archives of Sexual Behavior. https://doi.org/10.1007/s10508-012-9946-2