Los beneficios de un paseo diario de 20 minutos

Descubre los beneficios de un paseo diario 20 minutos. Mejorará tu salud física y emocional. Es mucho más de lo que crees ¡Ponlo en práctica!

Ya conocemos los beneficios de hacer un poco de deporte al día. Ejercitar nuestro cuerpo con alguna actividad física mejora nuestra salud y cuida nuestro peso. Ahora hablaremos de los beneficios de un paseo diario de tan solo 20 minutos.

Incluir en nuestra rutina una pequeña caminata te proporcionará una auténtica mejora en nuestra calidad de vida. Especialmente si estás acostumbrado a llevar una vida sedentaria. Así que merece la pena ponerlo en práctica. Te explicamos por qué.

Los beneficios de un paseo de tan solo 20 minutos

Es ideal hacerlo por la mañana o por la tarde, cuando el sol no es muy intenso y es más agradable salir a la calle. Un paseo diario de 20 minutos es algo muy fácil de poner en práctica, ya sea solo o en compañía de quien tú quieras.

1. Mejoras cognitivas

La mejora cognitiva es uno de los beneficios de un paseo diario

Uno de los beneficios de un paseo diario es la mejora de nuestras funciones cognitivas. El cerebro se oxigena y se relaja, obtiene nuevos estímulos. Así, recibe mayor aporte sanguíneo y se favorece la sintetización de endorfinas (las hormonas del bienestar).

Si somos constantes y lo hacemos cada día, mejorarán notablemente funciones como la atención, la memoria y el procesamiento de la información.

En ocasiones, caemos en una estricta rutina en la cual la monotonía afecta nuestro rendimiento y motivación. Salir a andar nos pone en contacto con la naturaleza o con la ciudad, así activamos nuestro corazón y nuestro cerebro. Pocas cosas hay tan gratificantes.

2. Un buen tratamiento para la tristeza

Entre los beneficios de un paseo diario está mejorar la tristeza y decaimiento

Las personas que atraviesan periodos de decaimiento o tristeza suelen preferir escenarios con baja estimulación: poca luz, escaso sonido y contacto social. Salir a caminar supone un acto de mejora y de contacto con el mundo.

El ejercicio está recomendado para combatir los síntomas de depresión. Si no te estás sintiendo muy bien, puedes comenzar a practicar ejercicio con unas caminatas diarias. Por supuesto, puedes visitar a un profesional que te pueda ayudar a entender lo que te sucede.

Andar, respirar profundamente y poner en marcha nuestro corazón a un ritmo acompasado supone un acto relajante para el cerebro. Precisamente, es en este estado de bienestar cuando nuestros pensamientos empiezan a relativizarse.

Si adquirimos la saludable costumbre de dar un paseo diario, nos estaremos llenando de emociones positivas capaces de hacer frente a las negativas.

¿Quieres saber más? Lee: 4 beneficios psicológicos de caminar

3. Un modo sencillo de cuidar tu corazón

Otro de los beneficios de un paseo diario es el cuidado de tu salud cardiovascular. Caminar aumenta la fuerza de nuestro corazón y su capacidad para bombear sangre. Las arterias se vuelven más elásticas y pueden dilatarse mejor para hacer circular la sangre. Así, llega con más facilidad a cualquier zona de nuestro cuerpo.

Caminar se considera el primer paso para prevenir enfermedades cardiovasculares. Y no importa la edad que tengas: cuanto antes lo pongas en práctica, antes podrás prevenir muchas de esas enfermedades que, en ocasiones, nos vienen por antecedentes familiares.

Más beneficios de un paseo diario

  • Otros de los beneficios de un paseo diario es el fortalecimiento del sistema óseo. No hace falta que hagamos grandes esfuerzos ni que nos agotemos para prevenir la osteoporosis.
  • También previene la aparición de diabetes, ya que mejora nuestro metabolismo y el nivel de azúcar en sangre.
  • Andar favorece también nuestro tránsito intestinal, evitando el clásico estreñimiento. Logramos depurar mejor nuestro organismo y optimizamos nuestras funciones digestivas.
  • Andar regularmente también fortalece nuestras piernas. Las mujeres son precisamente quienes más sufren de problemas de circulación, de varices, de desgaste de rodilla. Un paseo cada día mejorará y endurecerá los músculos y huesos de tus piernas, previniendo muchos de estos problemas.

Te puede interesar: 5 ejercicios que ayudan a aliviar el dolor de rodilla

Consejos para comenzar las caminatas

Es necesario tomar agua al hacer caminatas diarias

Nunca es tarde para empezar, te lo aseguramos. No importa si no estás acostumbrado a hacer nada de ejercicio: un simple paseo diario siempre es fácil de cumplir. Basta solo con encontrar ese instante, 20 minutos en los que desconectar de todo y relajarte.

  • Ponte un buen calzado que mantenga sujetos tus pies, y vístete con ropa cómoda.
  • Llévate una botellita de agua para hidratarte.
  • Debes empezar siempre a un ritmo pausado, para después acelerar un poco, pero sin llegar a correr.  Paso ligero durante 15 minutos, para finalizar con otros 5 de un modo más relajado.
  • Lo ideal sería hacer unos 2 kilómetros diarios.

Si poco a poco adquieres este hábito estarás cuidando de tu salud de una forma tan gratificante como sencilla. Complementa las caminatas con una dieta sana, mucha agua y duerme bien cada día ¿Empezamos hoy mismo a caminar?

  • Berman, M. G., Jonides, J., & Kaplan, S. (2008). The cognitive benefits of interacting with nature. Psychological Science. https://doi.org/10.1111/j.1467-9280.2008.02225.x
  • Craft, L. L., & Perna, F. M. (2004). The Benefits of Exercise for the Clinically Depressed. The Primary Care Companion to The Journal of Clinical Psychiatry. https://doi.org/10.4088/PCC.v06n0301
  • Murtagh, E. M., Murphy, M. H., & Boone-Heinonen, J. (2010). Walking: The first steps in cardiovascular disease prevention. Current Opinion in Cardiology. https://doi.org/10.1097/HCO.0b013e32833ce972
  • Tschentscher, M., Niederseer, D., & Niebauer, J. (2013). Health benefits of nordic walking: A systematic review. American Journal of Preventive Medicine. https://doi.org/10.1016/j.amepre.2012.09.043