Los increíbles beneficios del arroz integral

Elena Martínez · 10 julio, 2014
Aunque la cocción del arroz integral es algo más lenta que la del blanco merece la pena emplear el tiempo necesario, ya que tiene otros atributos beneficiosos.

El arroz es uno de los alimentos básicos de muchas culturas, pero en la mayoría de los casos se consume la variedad de arroz blanco. Sin embargo, es minoritario el consumo del arroz integral, salvaje, rojo o arroz basmati.

En este artículo explicamos los posibles beneficios de comer el arroz integral, ya que contiene fibra, minerales y vitaminas. También explicamos cómo podemos comerlo habitualmente para depurar nuestro organismo y prevenir múltiples enfermedades, así como algunos tips para cocinarlo de la manera más deliciosa y original.

Arroz blanco o arroz integral

  • El arroz blanco puede causar estreñimiento, mientras que el arroz integral, con más contenido de fibra, puede contribuir a mejorar la función intestinal. Por otro lado, se recomienda el arroz blanco en casos de diarrea o gastroenteritis.
  • El salvado o fibra del arroz integral contiene minerales y vitaminas, mientras que su contenido en el arroz blanco es bastante menor.
  • La fibra contribuye a que el arroz integral se asimile más lentamente que el blanco, y así se mantienen también unos niveles equilibrados de glucosa.
  • El salvado ayuda a prevenir el colesterol, los triglicéridos y el cáncer de colon.
  • Los alimentos ricos en fibra son más saciantes que los refinados y además se digieren más lentamente, por lo que son ideales en casos de dietas de adelgazamiento, especialmente si hay ansiedad.
  • El arroz integral contiene más proteína que el arroz blanco.
  • El arroz integral es ligeramente superior en grasas, pero su contenido en fibra ayuda a asimilarlas mejor.

En algunos casos de diverticulosis parece que ni el arroz blanco ni el integral se digieren correctamente y pueden causar hinchazón abdominal, por lo que en esos casos recomendamos no dejar de consumirlos, pero sí triturarlos y comerlos en forma de crema o batido.

arroz gullpress

¿Cómo se cocina?

El arroz integral tiene que cocinarse durante más tiempo que el blanco y con más cantidad de agua. Recomendamos lavarlo primeramente e incluso ponerlo en remojo unas horas antes, como si fuera una legumbre.

La proporción es de una taza de arroz integral por 3 tazas de agua, y el tiempo de cocción suele ser de entre 30 y 60 minutos según el recipiente, el tipo de arroz, etc.

Pondremos a hervir el arroz en el agua todavía fría y agregaremos la sal casi al final. La sal ayudará a que el arroz se termine de abrir.

Depuración de tres días

Una o dos veces al año puedes realizar un depuración a base de arroz integral. Elige un arroz integral preferiblemente ecológico. Durante esos tres días intenta comer exclusivamente arroz integral cocinado con verduras (zanahoria, apio, puerro, col), aceite de oliva virgen extra y un poco de sal marina. También puedes tomar bebida de arroz.

Durante estos tres días también es recomendable tomar infusiones depurativas de diente de león, bardana y ortiga.

Esta depuración te puede ayudar a limpiar los intestinos, el hígado, los riñones y la piel, y además puede contribuir a que pierdas un poco de peso de manera equilibrada, sobretodo de grasa en la cintura y exceso de líquidos.

Tips para cocinar el arroz integral

Algunas personas comentan que el arroz integral es aburrido. La realidad es que es mucho más sabroso.

Además, incluso podemos combinarlo con otros arroces muy nutritivos como el rojo, el negro o el basmati.

Además, te damos algunas sugerencias originales:

  • Sofreír el arroz crudo con aceite de oliva y ajos. Después puedes añadirle el caldo y cocerlo como siempre. Este método le dará un sabor tostado y aromático.
  • Puedes preparar un arroz con leche diferente. Cuece el arroz integral con bebida de arroz, canela y piel de limón y naranja. Tendrás un postre muy saciante y digestivo, y libre de lactosa.
  • La bebida de arroz integral también es una opción muy saludable. Deja el arroz en remojo toda la noche. Al día siguiente, lo bates bien y lo cuelas con un colador de tela. Después puedes endulzar la bebida y añadirle canela, vainilla, cacao, etc.
  • Para las personas a las que no les guste, se puede comer incluyéndolo en cremas de verduras.
  • También puedes sustituir el arroz blanco en algunas recetas tradicionales, como son la paella o el sushi. Bastará con adaptar el tiempo de cocción a este tipo de arroz.