Los increíbles beneficios de la clorofila

Elena Martínez Blasco · 21 marzo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 4 diciembre, 2018
Si se desea aprovechar la clorofila de los vegetales y beneficiarnos de sus propiedades, entonces se recomienda que los mismos no pierdan su color verde al cocinarlos. Así mismo, se recomienda tomarlos crudos o reducir al máximo su nivel de cocción.

En este estudio se explica que, la clorofila es un pigmento verde de las plantas que absorbe la energía lumínica para transformarla en energía química a través del proceso de fotosíntesis, es decir, durante el proceso mediante el cual las plantas absorben la energía del sol.

Así mismo muestra que, esto sucede debido a que debe producirse una síntesis de compuestos orgánicos que necesita la planta.

En ese mismo orden de ideas, continúa explicando que por sus características y beneficios a la salud, se extrae de las plantas y se utiliza en alimentos, farmacia y cosmética. Por su alta concentración, se extrae generalmente de las espinacas, berro y acelgas, aunque se hace necesario el estudio de otras variedades con posibilidad de uso.

En contraste a lo antes expuesto, se hace un tanto común el no conocer información sobre la función y los beneficios que tiene la clorofila en nuestro organismo.

En este artículo, te explicamos cuáles son algunos de los beneficios que podrían obtenerse al consumir alimentos que contengan clorofila. También, abordaremos un poco aquellos alimentos que suelen contenerla en mayor cantidad.

¿Nos acompañas?

Más sobre la clorofila

El significado básico de clorofila es “hoja de color verde”. Ahora bien, es sumamente importante resaltar que, todas las plantas contienen clorofila, por lo menos clorofila A.

Se dice que en un punto de la historia, algunas plantas evolucionaron hasta llegar a contener clorofila B. Existen además, otros tipos de clorofila, llamados C1, C2, C3 y clorofila D, pero también es cierto que estos últimos son menos comunes.

La clorofila es, por lo tanto, fundamental para la vida del planeta. Además, sus propiedades también la convierten en un nutriente imprescindible para nuestra salud.

Diversos estudios establecen que su composición química es muy similar a la de la sangre humana, pero que la diferencia yace en que el átomo central de la clorofila es el magnesio, mientras que el de la sangre, es el hierro.

Composición molecular de clorofila

Beneficios para la salud

Diversos estudios sobre los beneficios que la clorofila nos ofrece a la salud, se han centrado sobre todo en el estudio del cáncer. Así lo muestra este estudio de La División de Alimentos y Medicinas del Departamento de Agricultura y Consumo al Consumidor de Carolina del Norte, que a su vez explica que este enfoque está dirigido a su prevención y tratamiento.

Expone también que, se ha encontrado que la clorofila ayuda a prevenir el ataque de la sustancia cancerígena llamada aflatoxina B1 (AFB1). Así mismo, algunos investigadores afirman que también es beneficiosa en otros campos, por tanto:

  • Podría ayudar a eliminar los metales pesados que se acumulan en el organismo, por lo que podría facilitar la función del hígado y los riñones.
  • Se cree que tiene propiedades antiinflamatorias.
  • Podría utilizarse como antioxidante natural, ya que podría mejorar la oxigenación de las células y ayudaría a prevenir su envejecimiento.
  • Se cree que podría contribuir con la reducción de los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre.
  • Se recomienda en la estimulación de la formación de glóbulos rojos.
  • Así mismo, se dice que podría ayudar a controlar el mal aliento.
  • Puede ayudar a regular los estados de estrés y agotamiento, a la vez que podría otorgarnos energía y vitalidad.
  • Se cree que puede favorecer la circulación.
  • Ayudaría a fortalecer el sistema inmunitario.
  • Se recomienda en la regulación del pH.

¿Cómo podemos consumir la clorofila?

Hoy en día se comercializa clorofila como suplemento natural, la cual podemos tomar para tratar determinados problemas de salud, pero siempre bajo la supervisión de un especialista.

No obstante, una manera quizá más natural y, hasta cierto punto, placentera de consumir clorofila, consiste en agregar alimentos de color verde. Cuanto más verde sea el vegetal, más contenido en clorofila tendrá. Ese es el principio básico de consumo de clorofila.

Algunos alimentos son:

  • Mate.
  • Berro.
  • Acelga.
  • Rúcula.
  • Perejil.
  • Alfalfa.
  • Moringa.
  • Lechuga.
  • Cilantro.
  • Espinaca.
  • Chlorella.
  • Col verde.
  • Espirulina.
  • Verdolaga.
  • Té matcha.
  • Hierba de trigo.
Jugos con vegetales verdes

Cuida la cocción

¿Has observado que cuando cocinas vegetales verdes suelen oscurecerse y volverse de un color casi marrón?, pues esto significa que la clorofila se ha perdido en gran porcentaje, por lo tanto, puede traducirse como una disminución de sus propiedades, y por ende, beneficios para la salud.

Por este motivo, se recomienda entonces tratar de reducir al máximo la cocción de los alimentos de color verde y elegir otros modos de cocinar. Como por ejemplo: Salteados, al vapor, macerados con vinagretas o bien sean cocciones muy cortas.

Una sugerencia bastante frecuente es intentar incluir alimentos verdes crudos en nuestros menús diarios. Entre las opciones pueden encontrarse comidas como las ensaladas, así como los batidos verdes.

Recordando siempre que estos batidos no pueden ser considerados sustitutos de ninguna comida fuerte del día. Son, en cierta medida, una opción para acompañar un desayuno o bien sea como parte de una merienda en las tardes.

Alimentos-verdes

Batidos verdes, ¿una clave?

Normalmente, quienes no han probado batidos verdes, suelen mostrar una señal de desagrado cuando oyen hablar de ellos, más aún si se menciona el hecho de que pueden consumirse de forma dulce. Aparentemente, son dos conceptos que no pueden ir unidos, ya que solemos relacionar el color verde con guisos salados de verduras.

Sin embargo, los batidos verdes pueden consumirse dulces. Podrían ser de cualquier otro color, si no fuera porque la clorofila se apodera del resto de ingredientes.

Ya hemos mencionado que los batidos verdes son una opción más para acompañar el desayuno o para consumirlos en la merienda. Por ello, se recomienda empezar consumiendo batidos que contengan una mayor cantidad de frutas y una menor cantidad de vegetales.

Entonces, a medida que se vuelva un hábito y se vaya disfrutando de los sabores, pues se podría ir aumentando la proporción de los vegetales verdes.

Batido verde para principiantes

Con este batido podemos adaptarnos (e incluso hacer un hábito) a tomar una dosis de clorofila diaria e ir aumentando a medida que nos acostumbremos a su sabor.

Ingredientes para dos personas:

  • 1 plátano maduro.
  • 4-6 fresas maduras.
  • Dos puñados de hojas tiernas de espinacas.
  • 1 cucharada sopera (14 gr) de aceite de coco.
  • 2 vasos (400 ml) de agua, jugo o bebida vegetal.

Elaboración:

  1. Primero, batir los ingredientes durante 2 minutos, hasta que el batido tenga una textura homogénea y sin grumos.
  2. Seguidamente, puede endulzarse con un poco de miel. Aunque el plátano suele aportar el dulzor necesario.
  3. Por último, si deseamos «aumentar la cantidad de clorofila», podemos añadir un poco de espirulina, moringa o hierba de trigo en polvo.

Consideraciones finales

Hemos llegado hasta acá, conociendo un poco sobre la clorofila: Qué es, cuáles son algunos de sus datos científicos; también hemos podido desglosar un poco sobre algunas de sus fuentes y se han recomendado algunas formas de batidos verdes para poder consumirla de una manera en la que se pueda disfrutar.

Luego de esta información, es importante resaltar que el incorporar alimentos que contengan clorofila a nuestro consumo diario, pues no va a marcar una «pauta milagrosa», ya que debe ser considerado como un nutriente más dentro de una dieta sana, responsable y balanceada que contenga todos los macronutrientes que nuestro organismo necesita.

Así mismo, llevar un ritmo de vida saludable que incluya sesiones de ejercicios cardiovasculares, como por ejemplo, andar en la bicicleta o simplemente salir a caminar, pues nos va a arrojar mejores resultados a plazos medianos.

Recordemos que nuestro cuerpo es nuestro templo más sagrado y por tanto, debemos cuidar de él otorgándole alimentos de calidad y por ende, una vida con mejor calidad.

  • Chlorophyll: The Cure for Bad Breath? 2016.

healthline.com/health/chlorophyll-bad-breath

  • The Benefits of Chlorophyll. 2017.

healthline.com/health/liquid-chlorophyll-benefits-risks

  • Bowers, W. F. (1947). Chlorophyll in wound healing and suppurative disease. The American Journal of Surgery, 73(1), 37–50.