Los increíbles beneficios de la clorofila

Para aprovechar la clorofila de los vegetales y beneficiarnos de sus propiedades, estos no deben perder el color verde, por lo que los tomaremos crudos o poco cocinados

Cuando oímos hablar de la clorofila solemos pensar en el pigmento verde de las plantas que es fundamental durante la fotosíntesis, es decir, durante el proceso mediante el cual las plantas absorben la energía del sol. No obstante, seguramente no conocemos tanto la función beneficiosa que ejerce en nuestro organismo.

En este artículo te explicamos cuáles son las sorprendentes propiedades de consumir alimentos ricos en clorofila, así como aquellos que la contienen en más cantidad.

 

¿Qué es la clorofila?

La clorofila, que significa “hoja de color verde”, es un pigmento que contienen todas las plantas y que forma parte del proceso imprescindible para la vida mediante el cual los vegetales transforman la luz solar en oxígeno.

La clorofila es, por lo tanto, fundamental para la vida del planeta. Además, sus asombrosas propiedades también la convierten en un nutriente imprescindible para nuestra salud, gracias a que su composición molecular es muy similar a la de la sangre.

Composición molecular de clorofila

Beneficios para la salud

  • Ayuda a eliminar las toxinas y los metales pesados que se acumulan en el organismo, por lo que facilita la función del hígado y los riñones.
  • Tiene propiedades antiinflamatorias.
  • Es un excelente antioxidante natural que mejora la oxigenación de las células y previene su envejecimiento.
  • Reduce los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre.
  • Estimula la formación de glóbulos rojos.
  • Tiene propiedades anticancerígenas.
  • Elimina el mal aliento.
  • Combate los estados de estrés y agotamiento, a la vez que da energía y vitalidad.
  • Funciona como reguladora del metabolismo.
  • Favorece la circulación.
  • Fortalece el sistema inmunitario.
  • Regula el pH del organismo.

 

¿Cómo la consumimos?

Hoy en día se comercializa clorofila como suplemento natural, la cual podemos tomar para tratar determinados problemas de salud, pero siempre bajo la supervisión de un especialista.

No obstante, la manera más natural y placentera de tomar clorofila consiste en consumir alimentos de color verde. Cuanto más verde sea el vegetal, más contenido en clorofila tendrá.

A continuación citamos los alimentos más ricos en clorofila:

Jugos con vegetales verdes

Cuidado con la cocción

¿Has observado que cuando cocinas vegetales verdes suelen oscurecerse y volverse de un color más marrón y apagado? Esto significa que la clorofila se ha perdido y, por lo tanto, que han disminuido sus propiedades para la salud.

Por este motivo debemos reducir al máximo la cocción de los alimentos de color verde y elegir otros modos de cocinar: Salteados o al wok, al vapor, macerados con vinagretas o bien cocciones muy cortas.

Y, por encima de todo, intentar incluir alimentos verdes crudos en nuestros menús diarios. Las mejores opciones son las ensaladas y los batidos verdes.

Alimentos-verdes

La clave de los batidos verdes

Quienes no los han probado suelen mostrar un gesto de disgusto cuando oyen hablar de estos batidos dulces de color verde. Aparentemente son dos conceptos que no pueden ir unidos ya que solemos relacionar el color verde con guisos salados de verduras.

No obstante, los batidos verdes son dulces y podrían ser de cualquier otro color, si no fuera porque la clorofila se apodera del resto de ellos.

Para introducirte en el saludable mundo de los batidos verdes, que son una opción excelente para el desayuno o la merienda, te recomendamos que empieces por una mayor cantidad de frutas y una menor cantidad de vegetales. A medida que te vayas acostumbrando y vayas disfrutando cada vez más de los sabores, podrás ir aumentando la proporción de vegetal verde.

 

Batido verde para principiantes

Con este delicioso batido podemos acostumbrarnos a tomar una dosis de clorofila diaria e ir aumentándola a medida que nos acostumbremos a su sabor.

Ingredientes para dos personas

  • 1 plátano muy maduro
  • 4-6 fresas maduras
  • Dos puñados de hojas tiernas de espinacas
  • 1 cucharada sopera (14 gr) de aceite de coco
  • 1 vaso (200 ml) de agua, jugo o bebida vegetal

Elaboración

  1. Batimos los ingredientes durante dos minutos, hasta que el batido tenga una textura homogénea y sin grumos.
  2. Podemos endulzarlo con un poco de miel, aunque el plátano suele aportar el dulzor necesario.
  3. Si deseamos aumentar la cantidad de clorofila podemos añadir un poco de espirulina, moringa o hierba de trigo en polvo.
  • Chlorophyll: The Cure for Bad Breath? 2016.

healthline.com/health/chlorophyll-bad-breath

  • The Benefits of Chlorophyll. 2017.

healthline.com/health/liquid-chlorophyll-benefits-risks

  • Bowers, W. F. (1947). Chlorophyll in wound healing and suppurative disease. The American Journal of Surgery, 73(1), 37–50.