Los jóvenes que no desayunan bien tienen carencia de nutrientes - Mejor con Salud

Los jóvenes que no desayunan bien tienen carencia de nutrientes

Al ser la primera comida después de un largo período de ayuno y la que nos va a aportar energías para el resto de la jornada, se recomienda consumir un desayuno equilibrado

Una larga noche, sueño y a levantarse corriendo se ha dicho. Esta es la clásica imagen de un lunes cualquiera en la habitación de un joven estudiante o trabajador.

Lo peor de este proceder es que a menudo sacrificamos los importantes nutrientes del desayuno.

Por más veces que lo oigamos, no pierde importancia el hecho de que el desayuno es la comida más importante de todo el día.

Hacerlo nos permite iniciar la jornada con buen pie. Entre otras cosas, le proveemos al organismo todas las sustancias alimenticias que definen nuestra salud y rendimiento cotidiano.

https://www.shutterstock.com/es/image-photo/muesli-berry-healthy-breakfast-324738422?src=vB0K5bB3cWIrK_nhc-zhJA-1-2

Mucho mejor aún es hacerlo bien. La carencia de nutrientes puede generar muchos problemas a corto, mediano y largo plazo. De hecho, no desayunar bien tiene efectos negativos inesperados en la población joven.

Iniciar el día bien alimentados es prioritario

despertarnos con energía

La mañana marca un hito en la cotidianidad de todo ser humano. Es precisamente entonces donde debemos definir e ingerir todos los suministros alimenticios útiles para asumir la carga energética del resto del día.

A ciencia cierta, el desayuno representa el primer alimento que ingerimos tras 8 o 10 horas de sueño e inactividad. Al hacerlo, dotamos a nuestro organismo de la glucosa necesaria para realizar nuestras actividades diarias.

Y, cuando somos jóvenes, la forma en la que hacemos esta comida será una proyección de nuestra constitución corporal, hábitos alimenticios y salud en el futuro próximo.

Visita este artículo: Alimentación saludable para empezar un día lleno de energía

La carencia de nutrientes afecta la absorción de hierro en el organismo

Desayunar bien es contar con una mayor calidad de vitaminas y minerales útiles que serán empleados eficientemente para enfrentar las labores diarias.

La insuficiencia de hierro es uno de los problemas principales de las personas que no comen en la mañana.

  • De hecho, se sabe que quienes se saltan esta comida tienen problemas para adquirir y absorber hierro.
  • Dicho elemento es fundamental para la oxigenación de las células y también para el funcionamiento correcto del sistema inmunitario.
  • Añadido a esto, el hierro es importante para evitar cuadros clínicos de anemia, tanto en los jóvenes como en los adultos.

¿Quieres conocer más? Lee: Quejarse afecta la salud del organismo

Tres cosas que pierdes cuando no desayunas

7 cosas sobre el desayuno que debes conocer

La carencia de nutrientes propia del ayuno nos impide desarrollar actividades físicas exigentes durante el día.

De hecho, ir al gimnasio sin haber realizado el desayuno nos hará perder masa muscular necesaria. Lo lógico es comer antes o después del entrenamiento.

Después de todo… ¿Quién puede ejercitarse sin energía?

Las actividades intelectuales desarrolladas en la universidad o el trabajo tampoco se verán favorecidas por el ayuno.

La falta de hierro y otras sustancias alimenticias impiden la oxigenación adecuada del cerebro, lo cual dificulta nuestra concentración y aprendizaje.

Y como si fuera poco, no comer nos pone de mal humor. Este efecto ocurre debido a los bajos niveles de glucosa, la disminución del funcionamiento cerebral y las señales que nuestro cuerpo nos envía cuando falla el abastecimiento regular de comida.

No sirve para perder peso

Algunos jóvenes evitan desayunar bajo la falsa creencia de que esto les ayudará a bajar de peso.

Muy por el contrario, el ayuno puede generar descontroles en el metabolismo y una mayor propensión a la obesidad. Entre otras cosas, por la carencia de nutrientes necesarios.

Todo esto ocurre porque el cuerpo se ve obligado a administrar y almacenar los pocos suministros que tenía previamente.

De esta manera, el metabolismo trabajará “a media máquina” y las grasas innecesarias podrían acumularse.

Por eso, hoy en día se cree que un desayuno abundante y balanceado es el peor enemigo de la obesidad. Además, la hormona pancreática encargada del procesamiento de los azúcares tiene un mejor desempeño durante las primeras horas del día.

No resulta extraño que los entrenadores de gimnasio y nutricionistas sugieran que comamos más en la mañana y el mediodía. Se trata de disminuir la ingesta de alimentos gradualmente durante la tarde y la noche.

Hacia una dieta balanceada

Controlar la dieta de alimentación

La carencia de nutrientes no aporta en nada a la construcción de un cuerpo delgado, esbelto y en forma. A decir verdad, uno de los grandes beneficios de comer en la mañana es que a esa es la hora podemos tomar casi cualquier tipo de alimentos.

Por eso se recomienda que la ingesta de grasas se haga mayoritariamente desde las siete de la mañana y hasta las cuatro de la tarde. Claro, que lo ideal sigue siendo mantener un consumo balanceado de proteínas, carbohidratos y minerales.

En resumen, lo correcto es hacer desayunos abundantes, almuerzos suficientes, meriendas moderadas y cenas considerablemente ligeras.

Evitar la carencia de nutrientes al principio del día puede ser perjudicial a largo plazo.