Los mejores 6 consejos de persuasión que debes conocer

3 agosto, 2018
¿Sabías que uno de los consejos de persuasión más efectivos se basa en tu lenguaje corporal? Una postura receptiva y amable puede ser tu gran aliada al negociar.

Una de las claves del éxito en cualquier empresa es la tenacidad y la persuasión. Las personas que persiguen un objetivo y trazan un plan de acción para lograrlo deben tener la virtud de la constancia. Para alcanzar esa meta debemos emocionarnos con el proyecto, sentir pasión por lo que hacemos, amarlo. Estos son los mejores consejos de persuasión que debes conocer.

La persuasión es una habilidad o arte para transmitir nuestro pensamiento o idea de modo que convenza. A través de la persuasión emanamos confianza, respeto y empatía de tal modo que el cliente se identifica con nuestro producto y apuesta por él.

Consejos de persuasión

1. Ama lo que haces

Consejos de persuasión

El primer paso para que alguien crea en ti es sentirlo tú mismo. La autoconfianza nos da fortaleza, poder de decisión, carácter y fuerza de liderazgo. Para llegar a ser convincente y que la otra persona sienta y crea en nuestra idea debemos amar lo que hacemos.

Debemos estar involucrados al 100 % con el producto, su imagen y valores. De esta forma habrá una coherencia y un criterio que nos defienda y distinga de la competencia. Amar es dedicación y atención a los pequeños detalles que marcarán la diferencia que nos sitúa por encima del resto.

Lee: La línea que separa la timidez normal con la que necesita tratamiento

2. Lenguaje corporal

Debemos conocer muy bien y dominar toda la información del producto que vamos a vender. No pueden haber grietas o dudas que transmitan inseguridad. En este sentido, el lenguaje corporal es una forma de emitir confianza y solidez. Una actitud elegante, pero sin altivez, desprende experiencia y atrae la atención hacia nuestro discurso.

El objetivo de la persuasión es usar todo nuestro potencial para luchar contra el escepticismo y el rechazo de los demás. En el lenguaje corporal debemos ser cercanos y desenvolvernos con autoconfianza. Asimismo debemos emplear un tono y volumen de voz alto y claro. Una actitud tímida o titubeante no invita a convencer. Debemos mostrarnos serenos, atentos y no bajar la guardia con distracciones en nuestra ponencia.

3. De menos a más

La cantidad de información debe ser siempre gradual. Es conveniente dosificar y tener siempre un as en la manga. Por este motivo, al comienzo debemos buscar puntos en común que allanen el terreno y nos proporcionen cercanía y complicidad.

Para lograr un consenso final debemos buscar sencillas premisas que tengamos en común para soltar al final nuestra gran baza. La persuasión debe ser paulatina, puesto que corremos el riesgo de parecer arrogantes o soberbios.

4. Cada persona tiene un tiempo

La persuasión

Es muy importante que nuestro interlocutor sienta que le prestamos toda nuestra atención. Debemos respetar sus tiempos, sus silencios en la comunicación y su ritmo en la conversación si es lento. Hay que buscar el momento en que la otra persona esté receptiva. Una buena idea en un mal momento puede quedar desaprovechada u olvidada.

En este sentido las prisas no son buenas aliadas. Debemos ser pacientes al exponer las ventajas que podemos ofrecer y, a la vez, calcular el tiempo del que disponemos para que no se quede nada por decir.

Descubre: Cómo superar las barreras de comunicación

5. El apoyo social juega a nuestro favor

Una gran estrategia de persuasión es utilizar el prestigio de algún cliente que haya depositado su confianza en nuestra marca. Si tenemos como cliente a una gran empresa, nos dará publicidad y credibilidad.

Con respecto a las redes sociales, se suelen usar el número de visitas como estrategia comercial. Una empresa sin un interés social no transmite confianza. Un buen plan comercial pasa por invertir recursos en este tipo de publicidad y mercadotecnia.

6. Algunas ideas sencillas para ser persuasivo

  • Compromiso: Nadie apostaría por algo que pueda desaparecer en breve y esfumarse de la noche a la mañana. El cliente necesita nuestro firme compromiso y dedicación.
  • Sinceridad: La verdad es el camino más corto para llegar a un lugar. Ofreceremos solo lo que podamos cumplir.
  • Flexibilidad: Debemos aprender el arte de adaptarnos a las diferentes maneras de ver las cosas. La oposición y la intransigencia no aportan nada.
  • Vitalidad: Es muy importante transmitir entusiasmo, energía positiva y sensación de alegría o bienestar. Nadie apuesta por algo en decadencia.
  • Serenidad: En momentos críticos hay que bajar el nivel de tensión y mantener la calma. No hay que dejarse arrastrar por una provocación. Podría ser una forma de probarnos del cliente.
Te puede gustar