Los 10 mejores alimentos para combatir el insomnio - Mejor con Salud

Los 10 mejores alimentos para combatir el insomnio

Para combatir el insomnio es fundamental que, además de consumir alimentos que nos ayuden a dormir mejor, evitemos aquellos que nos puedan dificultar el descanso

¿Cada vez te resulta más difícil conciliar el sueño? ¿Te despiertas en la madrugada y ya no puedes dormir más?

Entonces no dudes en leer el siguiente artículo donde te ofrecemos los mejores alimentos para combatir el insomnio. Añádelos a tu dieta y descansa como un angelito cada noche.

Alimentos que combaten el insomnio

Si los problemas te agobian y cuando te acuestas tardas mucho en conciliar el sueño (o, directamente, no puedes dormir) te recomendamos que consumas los siguientes alimentos para combatir el insomnio y relajarte.

Trata de ingerirlos un rato antes de ir a la cama para aprovechar sus bondades:

Te recomendamos leer: La soledad y su relación con el insomnio

1. Leche

La leche y la osteporosis

Una taza de leche tibia es reconfortante e ideal para descansar. Este lácteo contiene triptófano, una sustancia que calma la ansiedad. Puedes disfrutarlo con una cucharada de miel.

2. Plátanos

Esta rica fruta es muy nutritiva y energética, pero también se puede usar para combatir el insomnio.

¿Por qué? Porque aporta magnesio y potasio, dos sustancias que relajan los músculos (por eso los deportistas consumen plátanos: para reducir o prevenir los calambres).

Puede ser un excelente postre si queremos que el organismo produzca más serotonina la hormona que interviene en la regulación del sueño.

3. Almendras

Almendras

Los frutos secos en general y las almendras en particular no solo estimulan la energía corporal, sino que, además, cuentan con magnesio. Este elemento tiene propiedades relajantes para los músculos.

  • Por ello inducen el sueño, evitan o reducen los dolores y calambres y estabilizan los niveles de azúcar en sangre.
  • Merece la pena destacar que, cuando la glucosa está equilibrada, las funciones cerebrales se relajan.
  • Un puñado de almendras tras la cena te hará dormir toda la noche.

También puedes elegir nueces, que aportan grasas saludables y aumentan la producción de melatonina. En ningún caso debes optar por frutos secos con azúcar, porque no surtirán el efecto deseado (sino el contrario).

4. Cerezas

Estas pequeñas frutas rojizas que comemos como postre cuentan con melatonina y, por lo tanto, nos ayudan si queremos descansar.

Además, podemos disfrutar de un rico jugo de cerezas al que le añadiremos algunos frutos secos. Eso sí, evita agregarle azúcar.

5. Cereales integrales

Cereales integrales

No solo te permiten dormir sino que, además, mejoran la calidad del sueño. Esto es fundamental si hace algunos días estás sufriendo insomnio.

  • Puedes consumir una taza de yogur con un puñado de cereales integrales en la merienda, para que a la hora de acostarte los niveles de serotonina hayan aumentado lo suficiente como para descansar varias horas seguidas.

6. Té de manzanilla

Un tranquilizante natural por excelencia que puede ser de mucha utilidad si tenemos problemas para dormir.

Cuando consumes un té de manzanilla caliente o tibio el cuerpo se calma y los músculos se relajan. Además, es muy eficaz para reducir el estrés, los nervios y la ansiedad.

Una taza de manzanilla antes de dormir es un sedante suave perfecto.

7. Huevo cocido

Huevo cocido

Una de las razones por las cuales nos despertamos en medio de la noche es por apetito.

Si no has comido suficiente en la cena (o te has saltado esta comida) quizás a la madrugada el estómago cruja y empeore el insomnio.

  • Para evitarlo puedes consumir alimentos saciantes como el huevo cocido. Cuando no nos quedamos con hambre podemos descansar mejor.

Lee también: 5 usos cosméticos del huevo para la piel y el cabello

8. Yogur griego

Contiene triptófano, al igual que la leche. Este elemento le indica al cerebro que es momento de dormir. Además el yogur griego aporta calcio y proteínas.

A diferencia de los yogures tradicionales, no tiene tanta lactosa ni azúcares y, por lo tanto, es más saludable.

9. Miel

miel o azúcar

Es una excelente idea incorporar la miel como endulzante natural en lugar del azúcar o el edulcorante.

Su composición química nos aporta sustancias con propiedades somníferas leves que relajan las funciones cerebrales.

  • Para aprovechar sus beneficios, endulza cualquier infusión que bebas por la noche con una cucharadita de miel.

10. Palomitas de maíz

¿Qué tal una película en el sofá mientras disfrutas de unas ricas palomitas de maíz?

  • Para que el insomnio no te ataque te recomendamos que veas películas animadas, comedias o románticas.
  • Nada de terror, acción o ciencia ficción porque pondrá al cerebro en estado de alerta.

Al ser ricas en triptófano, las palomitas incrementan la producción de serotonina.

¿Qué alimentos debemos evitar cuando tenemos insomnio?

Además de incluir alimentos que relajen y promuevan el descanso, es fundamental evitar ciertos ingredientes o platillos que tienen el efecto contrario.

Sobre todo te recomendamos que no los consumas en la cena o antes de acostarte:

1. Comida rápida

La comida rápida o prefabricada

Las hamburguesas, las patatas fritas y la pizza no son para nada aliadas de la salud ni del descanso.

Se trata de alimentos ricos en grasas que propician digestiones pesadas.

  • Si sufres acidez estomacal, no consumas comida rápida en la cena.
  • Si va sa ir a una fiesta o reunión donde se sirven este tipo de menús, trata de esperar 3 horas después de comer para acostarte.

2. Chocolate y café

Cuando hace frío solemos ir a la cama con una taza de café y un postre con chocolate. En verano podemos consumir helados antes de dormir. Sin embargo, nada de ello es bueno si tenemos problemas de insomnio.

Estas comidas contienen ingredientes excitantes para el cerebro y lo mantienen en alerta por muchas horas.

Así pues, el chocolate y el café sólo hasta el atardecer.

3. Alcohol y refrescos

refrescos

Las bebidas alcohólicas y los refrescos también son excitantes para el sistema nervioso. Además, causan deshidratación y reducen las funciones cerebrales.

No es conveniente consumirlos antes de acostarnos.