Los mejores alimentos para disfrutar de un hígado sano

El consumo de frutas y verduras nos aporta grandes cantidades de antioxidantes y vitaminas que nos permiten fortalecer nuestro organismo y optimizar nuestras funciones hepáticas

El hígado es uno de los órganos más importantes del organismo, ya que se encarga de filtrar las toxinas debe ser tratado como se merece.

La dieta es muy importante para favorecer nuestra salud hepática. Por ello en este artículo te contamos cuáles son los alimentos que no pueden faltarte a diario.

Un hígado sano es sinónimo de un organismo saludable

Un hígado sano

Las comidas beneficiosas para promover las funciones hepáticas tienen dos principales beneficios: ayudan en la desintoxicación y protegen el hígado.

Es bueno saber que este órgano se expone todos los días a decenas de toxinas que invaden el organismo (sobre todo a través de la alimentación).

La tarea más importante del hígado es limpiar el cuerpo de los desechos que pueden enfermarnos (entre ellos las grasas, los azúcares y el alcohol). Pero eso no es todo.

Además se encarga de almacenar vitaminas y minerales, de convertir la glucosa en energía, de producir bilis para digerir las grasas y de metabolizar varias hormonas.

Como puedes ver, la función hepática es realmente importante. Por ello, si el hígado está enfermo o débil, lo mismo sucede con nuestro cuerpo.

Lee también: 5 recetas para limpiar el hígado

Alimentos para conseguir un hígado sano

Llevar una dieta equilibrada es fundamental para mejorar las funciones hepáticas en general. Los alimentos que no pueden faltar a diario para gozar de un hígado sano son:

1. Cebolla y ajo

Dos infaltables a la hora de la comida, porque aportan un sabor y un aroma deliciosos a todos los platillos.

En cuanto a propiedades medicinales debemos destacar que contienen compuestos a base de azufre que sirven como desintoxicantes.

También permiten liberar el organismo del mercurio, de ciertos aditivos que se añaden a los alimentos y de la hormona estrógeno.

2. Tomate

Rico, nutritivo y refrescante… El tomate se puede consumir en un delicioso gazpacho, forma parte de muchas recetas de ensaladas y se lo acompaña con todo tipo de verduras.

Este fruto contiene licopeno, una sustancia que, además de desintoxicar el hígado, promueve la producción de bilis y evita el desarrollo del cáncer hepático.

3. Verduras crucíferas

Verduras crucíferas

En este grupo se incluyen las coles, las coles de Bruselas, la coliflor y el brócoli.

Se trata de verduras con propiedades desintoxicantes para el hígado gracias a sus sustancias químicas que neutralizan las toxinas y permiten su eliminación.

A su vez, las crucíferas ayudan a este órgano para producir más enzimas (imprescindibles para la limpieza del organismo).

4. Aguacate

La palta o aguacate es un alimento muy rico que puede reemplazar los aderezos como la mayonesa o servir para ensaladas y entrantes (por ejemplo, el guacamole mexicano).

Se trata de un fruto muy potente ya que aporta muchos nutrientes que actúan como materia prima.

Gracias a ellos el hígado puede contar con ácidos grasos Omega 3 o glutatión, entre otros.

5. Limón

El zumo de limón tiene muchas ventajas y es uno de los mejores medicamentos naturales que existen.

También sirve para desintoxicar el hígado, limpiar el estómago, aumentar la producción de bilis y estimular el movimiento intestinal.

Para ello, te proponemos beberlo combinado con agua tibia o caliente en ayunas.

Ingredientes

  • El jugo de 1 limón
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Calienta el agua, sin que rompa el hervor.
  • Exprime el jugo de limón y échalo en un vaso.
  • Añade el agua caliente y remueve.
  • Bebe antes del desayuno (al menos, tres veces a la semana).

6. Boldo

El té de esta hierba es muy conocido y se suele consumir después de las comidas (sobre todo si han sido copiosas).

Se recomienda beber una infusión de boldo antes de dormir ya que es el momento en que el hígado más trabaja y cuando debe limpiarse.

Además esta bebida favorece la secreción de jugos gástricos y ácido úrico, estimula la producción de bilis y desintoxica el organismo.

Ingredientes

  • 1 cucharada de hojas de boldo (10 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharadita de miel (7,5 g)

Preparación

  • En un cazo coloca las hojas de boldo y el agua.
  • Calienta hasta que llegue a ebullición y apaga el fuego.
  • Tapa y deja unos 5 minutos.
  • Filtra, endulza con miel y bebe.

7. Cúrcuma

bebida con cúrcuma

Un condimento muy usado en los platillos orientales (sobre todo hindúes o árabes) que se emplea desde la antigüedad también como un medicamento natural para los males que aquejan el hígado.

La cúrcuma tiene la capacidad para impulsar la desintoxicación hepática y estimular a las enzimas para que drenen las sustancias perjudiciales (al aumentar la temperatura corporal).

8. Frutas

Si quieres disfrutar de un hígado sano deberás añadir más frutas crudas a tu dieta. Sin dudas, se trata de potentes antioxidantes y alimentos más que nutritivos.

Ayudan en la limpieza hepática, reducen el estreñimiento y permiten bajar de peso.

Entre las frutas recomendadas en este caso encontramos:

  • Fresas
  • Naranjas
  • Peras
  • Manzanas
  • Ciruelas.

Visita este artículo: 7 trucos infalibles para conservar las frutas y verduras por más tiempo

9. Nueces

Son una gran fuente de glutatión, de ácidos grasos Omega 3 y de arginina. Todos estos componentes ayudan en la tarea hepática de limpiar el organismo y desintoxicarlo de agentes negativos como puede ser el amoníaco.

10. Remolacha

También conocida como betabel, es una verdura que purifica la sangre y tiene la capacidad para absorber los metales pesados.

Junto a la zanahoria aportan betacaroteno, flavonoides y carotenoides, todos compuestos antioxidantes y que ayudan al hígado en sus funciones.