Los mejores consejos para aumentar tu autoestima

El respeto a uno mismo es la base de la autoestima. En este artículo te contamos cómo puedes fortalecer esta valoración y la percepción que tienes sobre ti mismo

Querernos es la tarea pendiente de la mayoría de nosotros. Apreciar quienes somos y qué hacemos, valorar todo lo conseguido y lo que se quedó por el camino -desde una perspectiva de crecimiento- es fundamental, aunque no suele ser sencillo. Y eso que el amor propio es la columna vertebral de nuestro bienestar. Ahora bien, ¿qué podemos hacer? ¿cómo aumentar la autoestima para sentirnos mejor?

Antes de nada es importante tener en cuenta que hace falta mucha fuerza de voluntad, además de persistencia para recorrer el camino del amor propio. Querernos sanamente no es cuestión de momentos, sino un proceso que comienza por un frente a frente con nosotros mismos para sincerarnos, ese en el que descubrir no solo nuestras fortalezas sino también nuestros demonios. No obstante, merece la pena. Porque no hay nada como abrazarse y ejercer como sostén cuando llegan las tormentas. 

Además, si no nos queremos a nosotros mismos, si no nos respetamos y valoramos, difícilmente lo haremos con los demás o, al menos, no tanto como se merecen. No olvidemos que el amor propio es el alimento que nutre para tratar bien a los demás y a nosotros mismos.

A continuación facilitamos una serie de claves y estrategias para aumentar la autoestima. Profundicemos.

Quizás te interese: 8 hábitos que mejoran tu autoestima

21 claves para aumentar tu autoestima

  • Háblate con cariño. Utiliza un lenguaje positivo en lugar de uno culpabilizante y crítico. ¿De qué te sirve castigarte tanto? Aún cuando hayas cometido un error, siempre puedes dar una vuelta a lo sucedido para sacar un aprendizaje. De hecho, según el experto en neurociencia cognitiva Luis Castellanos, el lenguaje positivo no solo nos ayuda a mejorar la comunicación, las relaciones con nosotros mismos y con los demás, sino que también está relacionado con la felicidad y la longevidad.
  • No te compares con otras personas, ni te sientas inferior a nadie. Eres edición limitada, imperfecta, pero valiosa por el hecho de ser tú. Ahí está tu magia. Además, no olvides que cuando te comparas con los demás, te estás tratando injustamente porque cada persona tiene su historia y ha vivido una serie de experiencias que la han llevado hasta la situación en la que se encuentra ahora.
  • No confundas autoestima con arrogancia. Quiérete por como eres, pero no por ser mejor o superior a los demás. Valórate por tus avances, por tu crecimiento personal pero nunca por creer estar en una posición más alta que los demás. Eso es ser arrogante y la arrogancia solo lleva al malestar.
  • Procura proponerte metas que puedas alcanzar. Fijar objetivos y metas que puedas alcanzar es clave, de lo contrario experimentarás una gran frustración. Por lo tanto, chequea tus capacidades, y el esfuerzo que puedes invertir para conseguir tu sueño. Planifica, organiza y busca alternativas, pero siempre con los pies en el suelo.
  • Trata de reconocer tanto tus fortalezas como tus debilidades. ¿Alguna vez has pensado en qué es lo que se te da bien o te hace destacar? ¿cuáles son tus puntos fuertes? Es importante conocerse para crecer a nivel personal. Por esta razón también es fundamental descubrir cuáles son tus vulnerabilidades. De esta forma será más fácil protegerte y estar alerta. Y por supuesto, no temas pedir ayuda si la llegar a necesitar. No es ningún signo de debilidad, sino de fortaleza y valentía.
  • Practica el optimismo en su justa medida. Focaliza tu atención en los aspectos positivos de todo aquello cuanto te rodea. Encuentra una oportunidad en cada fracaso, sé sincero contigo mismo pero sin tratarte mal, disfruta del presente y motívate. Ser optimista no significa evitar los problemas sino afrontarlos con una actitud adaptativa.
  • No dejes que la envidia y los celos se adueñen de tu vida. Cada persona tiene una manera de ser y de sentir, por lo tanto no hay que envidiar la vida ni la manera de ser de quienes están a nuestro alrededor. A menudo estas sentimientos lo único que indican es inseguridad.
  • Es importante que recibas de manera sencilla y amable los elogios que te hagan, seguramente son muy bien merecidos.
  • Realiza ejercicio físico con regularidad. Hacer ejercicio mejora la imagen que tienes de ti y la forma de valorarte. Además, verte mejor físicamente hará que te sientas mejor.
  • Trata de dedicar al menos una hora al día a reflexionar o meditarEstas prácticas son muy útiles para evitar desconectar de nosotros mismos así como para saber cómo estamos y en qué momento nos encontramos. De esta forma, podremos solucionar esos asuntos que a veces, tanto nos preocupan.
  • Procura dormir las horas necesarias para tener un buen desempeño y una vida más saludable.
  • Así como dedicas el tiempo necesario al trabajo y a las labores del hogar, es importante que dediques un tiempo para salir a divertirte o para hacer todo aquello que te apasiona. No te olvides de ti.
  • Gestiona tus sentimientos negativos. Esto no quiere decir que no puedas sentirte frustrado, enfadado o irritado en algún momento, sino que cuando experimentes este tipo de sentimientos los aceptes para luego controlarlos. De nada vale dejarte llevar por el impulso inicial. Calma tu mente para comprender qué te sucede en esos momentos.
  • Trata de mantener una buena relación con las personas de tu entorno. Sé amable, servicial, empático, es decir, trata a los demás como quieras que te traten a ti.
  • Come saludablemente. Una dieta equilibrada es esencial para el buen funcionamiento tanto del cuerpo como de la mente.
  • Aléjate de las personas que tratan de hacerte sentir que vales poco, no son una adecuada compañía. Poner límites en nuestras relaciones es fundamental, sobre todo cuando en lugar de sumar, restan.
  • Siempre que tengas oportunidad, acércate a un parque o a cualquier otro lugar en el que puedas disfrutar de la naturaleza.
  • Siempre que algo te salga bien, reconócelo y dale el valor que se merece. Es importante que seas consciente de todo aquello cuanto consigues y de lo que puedes lograr. 
  • Aprende a reconocer tus errores, buscar alternativas para corregirlos o hacer las cosas de otra manera y por supuesto, extrae el aprendizaje de cada uno de ellos. Quien comete errores, adquiere experiencia.
  • Quiérete como realmente eres, no trates de disfrazar tus sentimientos ni tu forma de ser.
  • Deja de recrearte en el pasado, en aquello que fue y vive el presente, el aquí y ahora, porque es lo único que existe. Por la misma razón, olvida el futuro y en fantasear con lo que será. El momento de actuar es ahora.
  • No responsabilices a nadie de tus errores, acéptalos y trata de remediarlos, es mucho mas sano que echarle la culpa a alguien que en realidad no tiene nada que ver.

Mujer abrazándose para aumentar su autoestima

Como vemos, quererse requiere esfuerzo y dedicación porque implica no solo conocerse, sino aceptarse, respetarse y aprender a gestionar muchos aspectos de nuestra vida. Ahora bien, el resultado no tiene precio. Por lo tanto, para mejorar tu autoestima, trátate bien, valora todo aquello que has conseguido y cuida de ti. No te olvides.