Los mejores consejos para evitar el brillo en la cara

Si tienes la piel grasa y estás cansada de tener brillo en la cara constantemente, seguramente estás fallando en tu limpieza o en tu maquillaje. Te contamos qué puedes realizar en tu rutina diaria para evitarlo.
Cada persona tiene un tipo de piel diferente, las hay con tendencia a resecarse y otras a acumular grasa, pudiendo producir brillos. En este caso, queremos contarte cuáles son las cosas que podemos hacer para no tener ese inconveniente. 

El brillo en la cara es un problema muy común, es natural y muy normal tenerlo. Además, en los meses de más calor podemos no sólo tener la cara brillante, sino también acumular sudor en algunas zonas concretas del rostro.

Las pieles grasas y con tendencia acneica son las que más sufren de brillo en la cara, y aunque muchas personas intenten evitarlos poniéndose maquillaje, no lo logran. Justamente hay que evitarlo para que no se acumule la suciedad y la grasa en los poros.

Consejos para evitar el brillo en la cara

Elimina la grasa y el brillo de tu cara.
Si deseas mantener una piel impecable y envidiable no dudes en poner en práctica los siguientes tips para evitar ese molesto brillo.

Limpieza e higiene diariamente

Es importantísimo mantener una buena higiene en el rostro, es el primer paso y la clave de nuestro éxito. Lo ideal es empezar por la mañana limpiándolo con un jabón neutro para las pieles normales. Puedes utilizar jabones indicados para controlarlo en el caso de las pieles grasas o las pieles con granitos.

Después de lavarte la cara, aplica un tónico facial que ayude a secar y eliminar todas las bacterias de los poros. Se eliminarán completamente los residuos y la suciedad.

Dependiendo del caso, puedes realizar esta limpieza una vez en la mañana y otra antes de acostarte.

Exfoliar el rostro

Para exfoliar tu rostro puedes hacerlo usando un exfoliante que compres en la tienda, o bien hacer uno casero a base de café molido o azúcar. Debes saber elegir el exfoliante que más se adecue a tu tipo de piel.

No debemos abusar de este método porque se puede resentir la piel. Siempre que limpies la cara, aplica una mascarilla hidratante, así conseguirás en dos sencillos pasos una piel radiante.

Exfoliar.

También puedes leer: 8 mascarillas exfoliantes con ingredientes caseros

Maquillaje libre de aceite

Busca maquillajes que no tengan base oleosa porque con ellos tu piel se verá mucho más brillante. Intenta escoger las opciones mate o en polvo, que lo que hacen en realidad es adherirse a la piel y absorber los puntitos de grasa.

Aplica el maquillaje con ayuda de una esponja o una brocha. Al hacerlo con las yemas de los dedos, la piel te quedará más grasa.

Termina con papel absorbente

Una vez termines de maquillarte te aconsejamos que, con un papel absorbente, des golpecitos suaves al rostro para eliminar el brillo en la cara que pudiera haber. Céntrate en la frente, nariz y mentón; el triángulo donde más se suele acumular la grasa.

Escoger bien tu maquillaje te ayuda a eliminar el brillo en la cara

También puedes leer: Cómo hacer desmaquillantes caseros

Últimos consejos

Es muy importante tener en cuenta estos consejos para que tu limpieza y tu aseo diario sean más eficientes, además son muy sencillos de seguir.

  • Es primordial que tengas una buena hidratación. Intenta beber agua mineral todos los días, de 8 a 10 vasos diarios.
  • Protege tu piel del sol. No sólo en los meses de verano es cuando tienes que ponerte protector solar, hazlo durante todo el año.
  • Aplícate cremas que sean acordes a tu tipo de piel.
  • Ten siempre a mano un pañuelo para secarte el brillo y el sudor. No dudes en ir al tocador siempre que lo consideres necesario, así te asegurarás de estar bien y cómoda.

Como ves, es muy fácil controlar el brillo en la cara. Tan sólo tenemos que conocer los métodos para conseguirlo.

También encontramos muchos remedios caseros y naturales con productos que tienes a la mano y que son económicos. Por ejemplo, una mascarilla a base de harina de maíz o de zumo de limón.

Puedes preparar una mascarilla con maizena y agua; una vez retirada del rostro, aplicarte el zumo de limón como si fuera un tónico. Te ayudará a secar la piel y mantenerla desinfectada.

Ten a mano siempre productos de calidad. La piel del rostro es muy sensible y cualquier alteración puede dejar marcas o manchitas. Sigue nuestros consejos y comparte con nosotros si tienes algún truco diferente digno de reseñar.