Los mejores consejos para tener un cerebro joven y vital

Raquel Lemos Rodríguez · 11 junio, 2020
Memorizar números de teléfono puede ser una buena técnica para tratar de mantener el cerebro joven y vital.

Tener un cerebro joven y vital nos permite disfrutar de una mejor cognición y sentir que estamos más lúcidos. Sin embargo, con el paso de los años y la edad, el cerebro también ve sus facultades mermadas. Por eso, hoy descubriremos algunos consejos para mantenerlo «joven» el mayor tiempo posible.

A medida que nos hacemos mayores, son más cosas las que se nos olvidan y tenemos mayores dificultades para memorizar. Aunque no es posible evitar que esto ocurra, lo cierto es que podemos retrasar todo esto si ponemos en práctica determinados hábitos.

Hacer ejercicio, la clave para la neuroplasticidad

La neuroplasticidad hace referencia a la capacidad que tiene el cerebro para cambiar y adaptarse al entorno. Esto se consigue gracias a las neuronas que pueden regenerarse y crear nuevas conexiones.

Al parecer, la actividad física tiene efectos beneficiosos en la neuroplasticidad y en la cognición. Así lo confirman investigaciones como la publicada en 2013 por la revista Neuroscience & Biobehavioral Reviews.

En concreto, los sistemas neuronales que se sabe que tienen una alta capacidad de cambio parecen ser los primeros en mejorar con el ejercicio. Todo esto podría permitir una mejora de los procesos cognitivos.

Disfrutar de un cerebro joven y vital

El mindfulness puede ser clave

El mindfulness podría ser útil para mantener nuestro cerebro joven y vital. Esta práctica tiene muchos beneficios, entre ellos nos ayuda a reducir el estrés. En concreto, el programa de reducción del estrés basada en el mindfulness ha demostrado tener efectos positivos sobre el bienestar psicológico y mejora los síntomas de una serie de trastornos.

En una investigación publicada en 2012 en la revista Psychiatry Research podemos verlo. Los investigadores se centraron en determinar los cambios en la materia gris de los participantes tras haber pasado por un programa de reducción del estrés basada en el mindfulness.

Obtuvieron que la participación en el programa se asociaba con cambios en la concentración de materia gris en las regiones del cerebro involucradas en los procesos de aprendizaje y memoria. ¡Parece pues que el mindfulness podría ser de ayuda para mantener un cerebro joven!

Lee también: Descubre los beneficios de leer en la noche para tu cerebro

Mantén la mente despierta para tener un cerebro joven y vital

Para disfrutar de un cerebro joven y vital es indispensable que, además de poner en práctica todo lo anterior, mantengamos nuestra mente despierta. Una buena opción puede ser llevar a ca con ejercicios y poniéndola en práctica diversos hábitos:

  • Memoriza los números de teléfono: Aunque hoy día esto no sea un imprescindible, es un buen ejercicio para forzar al cerebro a que trabaje la memoria. Puedes probar, también, a memorizar otros elementos como la lista de la compra o los nombres de las calles del lugar en el que vives.
  • Aprende algo nuevo: Un curso, un nuevo idioma, una palabra… Son varias las opciones que tienes a tu alcance para aprender cada día algo nuevo. Escoge la que más te convenga y apetezca.
  • Lee libros: La lectura favorece la imaginación y tiene grandes beneficios para el cerebro. Además, cuando adquieras el hábito te darás cuenta de que cada vez lees más rápido. Es una actividad muy placentera.
  • Escribe un diario: Escribir a mano en una libreta o diario que nos guste también ayuda a que la mente se mantenga despierta. No hace falta que escribas demasiado, lo importante es que seas constante.

Quizá te interese: El cerebro escoge qué nutrientes necesita

Cuidar la alimentación es necesario para un cerebro joven y vital

Leer.

Por último, si deseamos un cerebro joven y vital debemos prestar atención a cómo nos alimentamos. Es indispensable consumir los suficientes carbohidratos, vitaminas, proteínas…

La falta de un nutriente esencial puede afectar al sistema nervioso y una mala alimentación carente de algunas vitaminas o minerales puede causar apatía, falta de atención, nerviosismo o cansancio, entre otras muchas afecciones. Por ello, debemos alimentarnos de manera adecuada.

Así lo confirman investigadoras como Margaret Dauncey, de la Universidad de Cambridge. Según la profesora, los mecanismos moleculares subyacentes a la estructura y función del cerebro se ven afectados por la nutrición a lo largo del ciclo de vida, con profundas implicaciones para la salud y la enfermedad.

Además de todo lo mencionado, debemos recordar que para tener un cerebro joven y vital es necesario que no lo llenemos de preocupaciones, de angustias y de pesimismo. Una mente repleta de pensamientos negativos puede llevarnos a estados de estrés y ansiedad.

Buscar el bienestar, la paz y realizar actividades que puedan ayudarnos a mantenernos activos y sanos es importante para que nuestro cerebro también lo esté. Aunque no podamos frenar el paso de los años, sí está en nuestras manos adoptar determinadas medidas para envejecer de forma saludable.

No esperemos a tener una determinada edad para poner estos consejos en práctica, porque puede que para entonces no surtan efecto. Empecemos a adquirir buenos hábitos desde ahora mismo.

  • Gómez-Pinilla, F. (2008). Brain foods: The effects of nutrients on brain function. Nature Reviews Neuroscience. https://doi.org/10.1038/nrn2421
  • Hötting, K., & Röder, B. (2013). Beneficial effects of physical exercise on neuroplasticity and cognition. Neuroscience & Biobehavioral Reviews, 37(9), 2243-2257.
  • Hölzel, B. K., Carmody, J., Vangel, M., Congleton, C., Yerramsetti, S. M., Gard, T., & Lazar, S. W. (2011). Mindfulness practice leads to increases in regional brain gray matter density. Psychiatry research: neuroimaging, 191(1), 36-43.
  • Dauncey, M. J. (2012). Recent advances in nutrition, genes and brain health. Proceedings of the Nutrition Society, 71(4), 581-591.