Los mejores consejos para tener buenas finanzas

Saber separar los gastos necesarios de los superfluos es fundamental para tener buenas finanzas y gozar de una economía saludable que nos permita vivir sin agobios

Tener buenas finanzas te puede servir, por ejemplo, para invertir en el futuro, para contar con dinero disponible ante alguna emergencia, para expandir tu negocio o para evitar problemas económicos en épocas de crisis.

En este artículo te daremos algunos consejos para que puedas manejar mejor tus ganancias.

Tips para tener buenas finanzas

No importa cuánto ganes… puedes estar endeudado o “vivir al día” aun teniendo bastante dinero.

Para tener buenas finanzas la base reside en saber administrar aquello que percibimos (sea el monto que sea).

Estos consejos te pueden servir para que tu economía personal sea saludable:

1. Aprende

mejorar-tu-salud-mental-leer

Cuando tengas un tiempo libre el fin de semana o de camino al trabajo en el metro, lee algún libro o publicación donde se enseñe de qué manera manejar mejor el dinero.

Podrás conseguir una buena cantidad de ideas interesantes para poner en práctica. También le puedes preguntar a personas que están en una buena situación (no por lo que ganan, sino por cómo se organizan con el dinero).

No dejes de lado la posibilidad de tener un “coach” financiero de ser necesario.

Visita este artículo: 7 estrategias para comer sano sin que te cueste mucho dinero

2. Prioriza

Una de las principales causas de problemas económicos en las parejas o familias es que no identifican cuáles son los gastos principales y cuáles los innecesarios.

Aunque no lo creas, estos últimos son los que se llevan una buena parte de los ingresos, sobre todo si no están monitoreados.

  • Cuando recibas tu sueldo, lo primero que debes hacer es separar lo que necesitas para alimentarte y pagar las cuentas.
  • El resto puedes usarlo para ahorrar o invertir.

Con esto bien en claro incluso podrás “darte un gusto” cada mes.

3. Ponte metas

Escribir y leer cartas

A todos nos gustaría ser millonarios, pero debes ser un poco más preciso en tus objetivos.

Por ejemplo, si deseas tener buenas finanzas para poner tu propia empresa, comprar una casa o pagarle la universidad a tus hijos, debes actuar en consecuencia.

Una vez que tengas una meta definida te será más fácil organizarte y evitar los gastos que no son necesarios.

4. Haz un presupuesto

Cuando tengas tus objetivos claros y sepas cuáles son tus prioridades, el siguiente paso es establecer un presupuesto.

Esto debería ser lo primordial en un hogar porque permite monitorear los gastos y los ingresos y pensar en el futuro. Es tan simple como armar un archivo en tu ordenador o escribir en un cuaderno.

Lo que sea más sencillo y puedas sacarle provecho.

La primera vez quizás sea un poco aburrido o tedioso, pero después ya lo harás en menos tiempo. Además, te darás cuenta de sus ventajas y no querrás cambiar de método.

Eso sí: tómate el trabajo de dejar asentado todo lo que gastas para que no haya problemas en las cuentas.

5. Busca precios

Busca precios

Otra de las técnicas para tener buenas finanzas es comparar precios y servicios. Esto no solo tiene que ver con el trabajo, sino también con los gastos cotidianos.

Si siempre vas a un mismo mercado puedes hacer la prueba de conocer otros que sean más asequibles. Busca precios en todo lo que quieras adquirir, desde un producto hasta un servicio.

  • Compara la calidad y la durabilidad de los artículos, ya que muchas veces no es solo elegir el más económico, sino el que te sirva por más tiempo.
  • Haz compras al por mayor, aprovecha ofertas, consigue promociones. Así no gastarás de más.

6. Establece un ahorro base

Una de las claves para poder ahorrar no consiste en separar una parte del dinero una vez que se haya pagado todo lo demás, sino al revés.

Primero determina cuánto guardarás y luego utiliza el resto para tus gastos. Por supuesto que esto no significa morir de hambre o deber el alquiler, pero sí evita que uses ese monto para cosas sin importancia.

  • Para comenzar, ahorra el 10 % de tus ingresos en el momento que cobras.
  • Puedes depositarlo en una cuenta de ahorros para que genere intereses.
  • No los dejes en casa, siquiera en una caja de seguridad, porque la tentación puede ser bastante fuerte.

¿Quieres conocer más? Lee: Filosofía oriental para ahorrar dinero en casa

7. No te endeudes

Descubre el método japonés para ahorrar dinero

Las tarjetas de crédito son un arma de doble filo porque, por un lado, te “salvan”, pero, por el otro, te “hunden”, económicamente hablando.

No nos damos cuenta de que estamos gastando más de la cuenta si pasamos un plástico por una máquina.

Sin embargo, luego, cuando llega la hora de pagar no sabemos de dónde sacar el dinero. Y recurrimos al famoso “pago mínimo” que lo único que causa es más deudas (porque, por supuesto, tiene mayores intereses).

Por lo tanto, antes de pasar la tarjeta en una tienda, piensa bien si merece la pena hacer ese gasto. De lo contrario, espera a que tengas el efectivo para comprarlo.

Solo utiliza este método de pago cuando no haya otra opción o si el beneficio es realmente interesante.

8. Invierte

“El ahorro es la base de la fortuna” indica un refrán popular. Pero a eso debemos sumarle algo más: la inversión. Es la siguiente estancia para tener buenas finanzas.

Recuerda que no es bueno apostar todo lo que tengas en un mismo proyecto. La diversificación puede ser de gran utilidad para no perderlo todo.

Consulta sobre diferentes tipos de inversiones (a corto, mediano y largo plazo) y en diversos sectores (bonos, bienes raíces, acciones, etc.).

No te vendría mal trabajar con un asesor financiero para que te explique cuáles son las mejores opciones según tus posibilidades.