Los mejores ejercicios de natación para bajar de peso

A pesar de ser un ejercicio aeróbico, la natación se puede adaptar a la edad y a las necesidades de cada uno, y practicarse con la intensidad que se desee en cada momento

Nadar es uno de los ejercicios más completos que existen. Probablemente, lo hayas oído decir muchas veces. Y es cierto. Cuando los practicamos no sólo quemamos grasas, sino que también contribuimos a desarrollar nuestras capacidades respiratorias. Mejoran, así, las condiciones del sistema cardiovasccular.

La natación es, además, una actividad física que puede ser realizada por personas de cualquier edad. Tampoco requiere de una equipación especial, más allá de un bañador. Solo habría que añadir un gorro y unas gafas si se la practica en piscinas públicas.

Pero, ¿sabías que la natación podría servirte, también, para bajar de peso? Te contamos los detalles en este artículo.

Antes de comenzar…

¿Has estado pensando en la natación como una alternativa para adelgazar, pero nunca antes te has metido en una piscina? Si fuera así, te adelantamos que no tienes por qué preocuparte. Conforme se vayan sucediendo las jornadas de ejercitación, te irás sintiendo más cómoda y empezar a bajar de peso casi sin darte cuenta. Para entonces, son estos tres consejos:

  1. El primer objetivo será perderle el miedo al agua o bien, tratar de mantenerse lo más posible sin apoyarse en los bordes. Probablemente, necesites de la ayuda de un flotador. En esta etapa inicial, los movimientos no serán óptimos, por lo que no avanzarás mucho en el agua. Es preferible que te centres en hacer los que mejor te sienten.
  2. Los movimientos en el agua serán tímidos al principio. Nunca debes perder de vista que el objetivo es bajar de peso y no el desarrollo de los estilos, ni siquiera los dos más fáciles: el libre y el de espalda. Podrías auxiliarte de unos “salvavidas” de brazos y también las conocidas como “tablitas”, para aprender a patear.
  3. Aprender a respirar en el agua sí debería ser uno de tus objetivos. Para ello, podrías comenzar la jornada de entrenamiento en la parte menos profunda de la piscina. Y, aguantándote del bordillo, sumergir el cuerpo en el agua hasta tapar la cara incluso intentando soltar el aire por la nariz. Luego, saca la cabeza del agua y respira. Esto es lo se conoce con el nombre de “bombas”. Constituyen un magnífico ejercicio, también de respiración. Aumenta nuestra capacidad aerobia. Repite esta operación 10 repeticiones al principio. Cuando lleves varios días entrenando, podrías ir aumentándolas progresivamente hasta llegar a las 20 repeticiones diarias.

nadar3

¿Por qué la natación sirve para adelgazar?

Básicamente, la natación es un ejercicio aeróbico. Y, a diferencia de otras disciplinas, tales como el trote y el andar en bicicleta (o spinning), la natación se puede practicar de una manera más tranquila. Permite adaptar la intensidad del ejercicio a la edad y la condición física de cada persona que la practica.

Precisamente por ello, es un deporte apto para todo el mundo, al margen de las enfermedades o dolencias que tenga la persona en cuestión.

Lo bueno de nadar es que en el momento no nos damos cuenta de todo el ejercicio que hacemos porque nuestras piernas y brazos están dentro del agua, lo que “amortigua” el cansancio. Por otra parte, se trabaja más que en cualquier otro deporte, porque los músculos deben hacer presión frente a un medio acuoso.

Ejercicios para bajar de peso nadando

Para poder quemar calorías de todo el cuerpo al nadar, estas dos rutinas de ejercicios son recomendadas:

  • 200 metros: los primeros 50 (una piscina común o media piscina olímpica) crol, luego 50 metros espalda doble, los siguientes 50 metros crol más rápido y los últimos brazadas y respiración hacia los costados.
  • 400 metros: 100 metros (piscina ida y vuelta o una piscina olímpica completa) espalda, 100 de brazada, 100 de estilo y 100 de crol.
  • nadar2

Imágenes cortesía de Jim Bahn, Daniel Wetzel y Ajuntament d’Esplugues