Los mejores ejercicios para hacer en familia

Al realizar actividades deportivas en familia lo que importa no es el resultado de las mismas, sino el tiempo que pasamos con nuestros seres queridos

El tiempo que pasamos con nuestros seres queridos es el más valioso y entrañable de la vida. Los ejercicios para hacer en familia son una de las mejores opciones para elevar la calidad del tiempo compartido.

Las ocupaciones muchas veces no dejan lugar para estar al tanto de los hijos o de la pareja. Los ratos libres, desafortunadamente, muchas veces se ocupan viendo televisión.

También sucede que cada cual busque por su cuenta la manera de disfrutar del ocio.

No se debe permitir que eso ocurra. El ejercicio físico en conjunto no solo acerca a quienes lo practican grupalmente.

También es una manera de mantener la buena salud y de construir hábitos sanos. Estos son algunos de los mejores ejercicios para hacer en familia.

El baile, uno de los mejores ejercicios para hacer en familia

El baile, uno de los mejores ejercicios para hacer en familia

El baile es una actividad que tiene múltiples atractivos. Involucra diversión, arte y movimiento. También implica una dinámica netamente social. Por eso es uno de los mejores ejercicios para hacer en familia.

Los niños más pequeños lo disfrutan mucho, porque el baile está muy cerca del juego. Además, les ayuda a desarrollar el control motriz y desarrolla en ellos el sentido del ritmo.

Los más grandes también le sacan mucho provecho. El baile los prepara para mejorar su desempeño en las fiestas y otras actividades sociales. Además, mejora su coordinación y flexibilidad.

Visita este artículo: 8 razones para amar el baile y practicarlo todos los días

Las caminatas, una magnífica opción

Las caminatas son otra de esas actividades físicas que trae múltiples beneficios simultáneamente.

Imprime un ritmo más suave, que resulta excelente para conversar e intercambiar ideas. También son una estupenda ocasión para ir a lugares lindos, con mucho verde y mucha naturaleza.

Se trata de un ejercicio físico relajante. Al tiempo que se van poniendo en funcionamiento los músculos, también es posible apreciar la belleza de los lugares por donde se transita.

Lo ideal es aprovechar las caminatas para estrechar el contacto con la naturaleza. Esto promueve también la sensibilización frente a la vida.

Una buena idea es sacar mejor provecho de estos espacios llevando a pasear también a las mascotas.

Paseo en bicicleta, una actividad muy versátil

niños en bicicleta

Un paseo en bicicleta se puede hacer a baja velocidad, o también puede aprovecharse para realizar una carrera. Se trata de una actividad extraordinaria para el cuerpo, que ayuda a mantener el buen estado físico.

Es uno de los mejores ejercicios para hacer en familia porque a la mayoría de los niños les encanta la bicicleta. Si son muy pequeños, pueden ir con un adulto en la cesta o en un sillín adicional.

Y, por supuesto, los triciclos caben dentro de esta categoría.

Durante un paseo en bicicleta es posible organizar pequeñas competiciones. Esto resulta divertido y además permite estimular el sentido de logro en los chicos.

Yoga, un ejercicio para todas las edades

Pocas actividades traen tantos beneficios como el yoga. Además de los grandes favores que le hace al cuerpo, también resulta ideal para la mente. Con el yoga se aprende a manejar el estrés y a controlar las emociones.

Este es uno de los ejercicios para hacer en familia, especialmente cuando el ambiente esté un poco pesado. Si ha habido roces, o dificultades, el yoga de seguro puede contribuir a superarlos.

No se trata de realizar complejos movimientos. Basta con llevar a cabo ejercicios suaves y sencillos para que todos puedan efectuarlos sin problema.

Aquí el énfasis no está en competir, sino en cooperar.

Practicar un deporte nuevo, un gran desafío

ninos-deporte-

Una opción interesante es la de proponerle a todos la práctica de un deporte nuevo. Por un lado, esta alternativa tiene el encanto de incursionar en un terreno desconocido. De modo que hay algo de aventurero en ello.

Por otro lado, también cuenta con la ventaja de que, si todos están aprendiendo al tiempo, es posible estimular los lazos de cooperación.

Se puede aplicar el principio de ayudar al que se rezague y motivar al que mejor lo haga. Es una experiencia compartida que los chicos van a valorar profundamente.

No olvidar lo más importante

Lo más importante no es el ejercicio físico en sí, o el deporte. Lo esencial es que se trata de un momento en familia. Por eso lo más relevante no es el desempeño, sino la actitud con la cual se realizan este tipo de actividades.

Es muy importante que se imprima un sello emocional de cooperación mutua. El objetivo no es rivalizar y ganar, sino alentarse mutuamente a mejorar.

Desde siempre, las actividades atléticas tienen una esencia, sobre todo, de superación.

Lo fundamental es que la experiencia sea muy divertida para todos los miembros de la familia.

De lo que se trata es de pasar un rato agradable y no de prolongar dificultades. Es un corte con lo habitual y una excelente vía para fortalecer a la familia.

Te puede gustar