Los mejores ejercicios para aumentar la flexibilidad

Aunque al principio no tengamos nada de flexibilidad debemos ser pacientes y seguir practicando los ejercicios, ya que es la única forma de lograr nuestro objetivo

Cuántas veces no has escuchado decir a una amiga que no tiene flexibilidad alguna, solo porque no puede tocarse la punta de los pies. Aunque es cierto que muchas personas son naturalmente elásticas, es una habilidad que puede desarrollarse si nos entrenamos de forma adecuada. En este artículo encontrarás los mejores ejercicios para aumentar la flexibilidad

¿Qué es ser flexible?

Por qué debo aumentar mi flexibilidad
La flexibilidad es la capacidad de estirarse que poseen nuestros músculos, sin que por ello se ocasione algún daño. Se encuentra determinada por dos elementos: la elasticidad muscular y la movilidad articular. Si eres una persona flexible, tus músculos serán capaces de alargarse al máximo y recuperar luego su posición inicial, además de que tendrás articulaciones muy dinámicas. Por lo general, las mujeres son más flexibles que los hombres.

Existen varios factores que influyen en nuestra flexibilidad:

  • Factores genéticos: no es un secreto que existen individuos con flexibilidad innata, mientras otros carecen por completo de este don.
  • La edad: Los niños suelen ser muy elásticos, mientras que, con los años se pierde movilidad de las articulaciones. El tórax, la espalda, las caderas y las piernas se ponen rígidos y es fácil sufrir traumatismos, contracturas y roturas.
  • Posturas inadecuadas: Si son mantenidas durante mucho tiempo o son constantes pueden afectar nuestros músculos e, incluso, atrofiarlos.
  • Otros factores como la hora del día, la temperatura ambiente y el entrenamiento físico

Cabe resaltar que entre más flexibilidad habrá un rendimiento superior en cuanto a la condición física, puesto que hay menor riesgo de experimentar lesiones, desgarros o contracturas.

Entonces ¿te animas a practicar estos ejercicios?

Los mejores ejercicios para aumentar la flexibilidad

Ejercicios
A continuación mostramos una serie de ejercicios basados en la disciplina del yoga. Son muy efectivos para mejorar la flexibilidad, sin embargo te recomendamos que antes de realizarlos consultes a un especialista, para que confirme que no corres el riesgo de sufrir una lesión. Y recuerda, siempre debes hacer un calentamiento previo de unos 8 minutos para que tus músculos estén preparados para trabajar.

En caso de experimentar dolor, suspende el ejercicio.

No te pierdas: Los mejores estiramientos previos al ejercicio 

  • Toca tus pies

  1. Abre las piernas al ancho de tus hombros con los brazos relajados a ambos lados del cuerpo.
  2. A continuación, gira el pie izquierdo hacia afuera.
  3. Inhala y exhala lentamente mientras inclinas tu tronco también a la izquierda.
  4. Extiende el brazo derecho hacia arriba y trata de alcanzar tu talón con la mano izquierda.
  5. Mira hacia el frente.
  6. Mantén la postura durante 20 segundos.
  7. Sube lentamente y repite con el lado opuesto.
  • Postura de la langosta

  1. Boca arriba sobre una manta en el suelo, extiende brazos y piernas.
  2. Después pon las palmas hacia arriba y estira las puntas de los pies.
  3. Ahora relájate, inhala y exhala mientras levantas la cabeza.
  4. Luegoeleva el tronco, los brazos y las piernas hasta donde puedas.
  5. Sostén durante 10 segundos y baja.
  6. Haz 3 repeticiones.
  • Pose perro boca abajo

Pose perro boca abajo

  1. En primer lugar, colócate de rodillas sobre la manta.
  2. Coloca las manos sobre el suelo y abre los dedos.
  3. A continuación, estira las piernas cuanto puedas.
  4. Toma impulso con las puntas de los pies yeleva la cadera, sin quitar las palmas del suelo.
  5. Ahora relaja la cabeza y los hombros, mientras inhalas y exhalas.
  6. Mantén la pose durante 30 segundos. Debes sentir la tensión en los músculos.
  7. Haz 3 repeticiones.

Lee también: 6 errores que no se deben cometer después de hacer ejercicio 

  • Postura del niño

  1. Arrodíllate sobre una manta y pon las rodillas juntas. Dobla las piernas alineadas debajo de tu trasero.
  2. Inhala y exhala lentamente, mientras te inclinas hacia adelante.
  3. Ahora baja la cabeza y pon los codos sobre el suelo.
  4. Debes sentir como tu trasero cae sobre tus talones y como tu columna y los músculos de tu espalda se estiran
  5. Una vez que logres la postura, mantenla durante 30 segundos a 1 minuto.
  • Postura del gato

  1. Para empezar, colócate de rodillas sobre una manta que no resbale y apoya las palmas de las manos en el piso.
  2. Sin despegarlas ponte en cuclillas y estira con lentitud las piernas.
  3. Seguidamente, estira bien los brazos y levanta la cadera.
  4. Mantén la cabeza mirando hacia adelante por 5 segundos.
  5. Después mete el trasero y curva la espalda.
  6. Vuelve a la posición original.
  7. Haz 5 repeticiones y no te inquietes si no lo logras bien al principio.

Para concluir

¡Sé paciente! La flexibilidad no se logra de la noche a la mañana. Si realizas los estiramientos todos los días lograrás tu objetivo.