Los mejores ejercicios para aumentar la flexibilidad

Aunque al principio no tengamos nada de flexibilidad debemos ser pacientes y seguir practicando los ejercicios, ya que es la única forma de lograr nuestro objetivo

Se define como la capacidad que tiene el individuo para colocar su cuerpo en distintas posturas, ya sea en movimiento o estabilización. Es decir, es la movilidad de las articulaciones y músculos sin experimentar daño.

Cabe resaltar que entre más flexibilidad, mejor dominio del cuerpo. Por ende, habrá un rendimiento superior en cuanto a la condición física, puesto que hay menor riesgo de lesiones, desgarros o contracturas.

Existen dos formas de diferenciarla:

  • La movilidad articular, que es el trabajo que realizan los tendones y ligamentos durante el movimiento.
  • La elasticidad muscular, que es la capacidad de poder estirar los músculos y regresar a la posición original.

Tipos de flexibilidad

  • Dinámica: Se da cuando el ejercicio se practica en movimiento.
  • Estática: Se realiza un estiramiento en una posición pasiva sin ningún movimiento.

¿Por qué debo aumentar mi flexibilidad?

Por qué debo aumentar mi flexibilidad

Son muchas las causas que nos llevan a la pérdida de flexibilidad.

Las articulaciones se ponen rígidas, particularmente el tórax, espalda, caderas y piernas, ya sea porque no hay movimiento constante, traumatismos, contracturas o inclusive actividades repetitivas.

Es importante aumentar la flexibilidad para no terminar con limitaciones al efectuar movimientos, o bien, tener que hacer el doble de esfuerzo y correr el riesgo de sufrir una lesión.

La flexibilidad nos permite movernos de manera más tranquila y estar preparado para cualquier tipo de rutina.

Beneficios

  • Aumenta la condición física y reduce el riesgo de sufrir lesiones.
  • Disminuye las molestias musculares.
  • Al realizar un estiramiento aumenta la circulación sanguínea, por ende, hay una mejor absorción de nutrientes.
  • Hay una mejor coordinación neuromuscular.
  • El impulso durante el entrenamiento físico aumenta.

Ejercicios

Ejercicios

A continuación msotramos una serie de ejercicios basados en la disciplina de yoga. Son muy adecuados para mejorar la flexibilidad.

No obstante, es necesario que antes de realizarlos consultes a un especialista para que confirme que no hay riesgo de sufrir una lesión.

De ser así, se recomienda empezar de manera suave y, en caso de experimentar dolor, suspender el ejercicio.

No te pierdas: Los mejores estiramientos previos al ejercicio 

Toca tus pies

  • En primer lugar, abre las piernas al ancho de los hombros.
  • A continuación, gira el pie izquierdo hacia afuera.
  • Inhala y exhala lentamente mientras inclinas tu tronco también a la izquierda.
  • Después extiende el brazo derecho hacia arriba y pon tu mano izquierda en el talón.
  • Del mismo modo, pon la cabeza mirando arriba.
  • Mantén la postura durante 20 segundos.
  • Finalmente repite con el lado opuesto.

Postura de la langosta

  • Para empezar, recuéstate en el piso, y extiende brazos y piernas.
  • Después pon las palmas hacia arriba y estira las puntas de los pies.
  • Ahora relájate, inhala y exhala mientras levantas la cabeza.
  • De la misma forma eleva el tronco, los brazos y las piernas hasta donde puedas.
  • Sostén durante 10 segundos y baja.
  • Haz 3 repeticiones.

Pose perro boca abajo

Pose perro boca abajo

  • En primer lugar, colócate de rodillas y pon las manos sobre el suelo.
  • Posteriormente, abre los dedos de las manos.
  • Seguidamente toma impulso con las puntas de los pies y eleva la cadera, sin quitar las palmas del suelo.
  • Ahora relaja la cabeza y los hombros, mientras inhalas y exhalas.
  • Mantén la pose durante 30 segundos. Tienes que sentir la tensión en los músculos.
  • Para concluir haz 3 repeticiones.

Lee también: 6 errores que no se deben cometer después de hacer ejercicio 

Postura del niño

  • Arrodíllate, pon las rodillas juntas y alineadas debajo de tu trasero.
  • Enseguida, inhala y exhala lentamente, mientras te inclinas hacia adelante.
  • Ahora baja la cabeza y pon los codos sobre el suelo.
  • Debes sentir como tu trasero cae sobre tus talones.
  • Finalmente, una vez que logres la postura, manténla durante 1 minuto.

Postura del gato

  • Para empezar, colócate de rodillas y apóyate con las palmas de las manos en el piso.
  • Posteriormente estira las piernas y pon los dedos de los pies también haciendo presión sobre el suelo.
  • Seguidamente estira bien los brazos y levanta la cadera.
  • Mantén la cabeza mirando hacia adelante.
  • Después mete el trasero y curva la espalda.
  • Vuelve a la posición original.
  • Haz 5 repeticiones.

Consejos

  • Lleva una alimentación balanceada y bebe, por lo menos, 2 litros de agua al día.
  • Haz ejercicios de calentamiento antes de empezar.
  • Utiliza prendas cómodas al ejercitar.
  • Repite los ejercicios todos los días.
  • Trota o corre para mejorar la circulación.

¡Sé paciente! La flexibilidad no se logra de la noche a la mañana.

Te puede gustar