Los mejores ejercicios para tonificar la vagina y aumentar el placer sexual

Aunque al principio su práctica nos puede resultar algo incómoda, lo cierto es que con el tiempo conseguiremos tonificar al zona y obtendremos beneficios múltiples

¿Alguna vez has escuchado hablar del pompoarismo? Pues bien, aunque el término quizá nos resulte extraño, hace referencia a una práctica milenaria de los países orientales que consiste en el fortalecimiento del suelo pelviano con el fin de aumentar el placer sexual.

Es de origen indio, pero las técnicas fueron perfeccionadas en lugares como Japón, Tailandia e Indonesia, donde se aconseja su práctica desde temprana edad.

En los países de Occidente se dio a conocer hace algunos años gracias al Dr. Arnold Kegel, quien popularizó cada uno de los ejercicios como terapia muscular para las incontinencias urinarias, los prolapsos genitales y el beneficio de la sexualidad femenina.

No obstante, no es un entrenamiento exclusivo para las mujeres, porque también puede mejorar la actividad sexual de los hombres.

Y es que, aunque lo ignoramos, con el paso del tiempo los músculos de esta área se debilitan y van perdiendo su capacidad de contraerse y distenderse.

Por fortuna, los ejercicios para tonificar y fortalecer son muy fáciles de realizar y se pueden practicar todos los días desde la comodidad del hogar.

¿Te interesa?

Rutina de ejercicios para tonificar la vagina y aumentar el placer sexual

La clave para obtener todos los beneficios de esta rutina de entrenamiento es llevarla a cabo todos los días, preferiblemente por la mañana y por la noche.

Cada actividad se realiza en tres series de 15 o 20 repeticiones cada una.

En un principio cada movimiento resulta tedioso, pero con mucha práctica se podrán hacer sin problemas y en poco tiempo.

Ver también: 9 medidas que debes tomar para prevenir las infecciones vaginales

Ejercicio 1

Ejercicio 1

  • Siéntate en un banco, con las manos apoyadas en las piernas y la espalda erguida.
  • Asegúrate de que los pies estén en paralelo y separados 20 centímetros uno de otro.
  • Contrae los músculos de la vagina como si estuvieses apretando algo dentro de ella.
  • Cuenta unos segundos y relaja.

Ejercicio 2

  • En la misma posición, contrae y relaja los músculos de la zona pélvica de forma continua y rápida.
  • Para incrementar el ritmo imagina que acompañas una respiración acelerada.

Ejercicio 3

Ejercicio 3

  • Acuéstate boca arriba sobre una colchoneta para yoga y pon las manos firmes en cada costado.
  • Eleva las piernas abriendo y cerrando, de tal forma que imite el movimiento de una tijera.
  • Realiza cada movimiento en forma alterna y tratando de contraer los músculos.
  • Siente el ejercicio en la zona pélvica.

Ejercicio 4

  • Túmbate en una colchoneta de yoga, con los pies apoyados en el suelo, las rodillas flexionadas y las manos en los costados.
  • Ubica una pequeña pelota entre las rodillas, contrae los glúteos y poco a poco eleva la cadera en dirección al techo.
  • Mantén esta posición como mínimo 10 segundos para que el suelo pélvico se active y los músculos trabajen.
  • Vuelve despacio a la posición inicial y repítelo 10 veces.

Ejercicio 5

Ejercicio 5

  • Párate derecha, con las piernas separadas a la anchura de los hombros y baja los glúteos en un movimiento corto.
  • Asegúrate de que las caderas estén por encima de las rodillas y de que estas no sobrepasen los pies.
  • Sostén unos segundos y sube con cuidado a la posición inicial.
  • Comienza con series de 10 repeticiones y auméntalas de forma gradual hasta 30.

Ejercicio 6

  • Párate con las piernas ligeramente flexionadas, pon las manos en la cintura y deja los pies en paralelo, separados a una distancia de 20 o 30 centímetros.
  • Contrae las partes internas de la vagina y mueve la pelvis hacia adelante y arriba.
  • Sostén tres o cinco segundos y relaja.

Ejercicio 7

Ejercicio 7

  • Manteniendo la posición anterior, haz un movimiento continuo y circular imaginando que estás jugando con un aro.
  • Mueve la pelvis hacia arriba y adelante, luego hacia la izquierda y hacia atrás.
  • Para finalizar mueve la cadera hacia la derecha.

Te recomendamos leer: Hábitos que dañan la salud de tu cadera: ¡Conócelos!

Ejercicio 8

  • Párate con los brazos relajados a los costados del cuerpo y separa los pies a 20 centímetros.
  • Contrae los glúteos y trata de unirlos lo máximo que puedas.
  • Cuenta cinco segundos y relaja.

Ejercicio 9

Ejercicio 9

  • Sentada o acostada, pon una pelota bajo tus piernas y aprieta los músculos del suelo pélvico durante 8 segundos.
  • Relaja, cuenta hasta 10 y haz varias repeticiones.
  • Mientras haces el ejercicio, respira profundamente y concéntrate en trabajar la pelvis.

Ejercicio 10

  • Esta actividad final se realiza con la ayuda de unas bolas chinas, un elemento que cumple la función de pesa y sirve para fortalecer el piso pélvico y generar placer.
  • Estas esferas se introducen en la vagina de la misma forma que un tampón y, una vez dentro, tendrás que contraer y relajar los músculos en repetidas oportunidades.
  • Para facilitar su uso se puede usar un poco de lubricante vaginal.

¿Lista para comenzar? Anímate a incluirlos en tu rutina de entrenamiento y descubre sus beneficios en cuestión de semanas.

Eso así, antes de llevarlos a cabo verifica que la vejiga está vacía para mayor comodidad.

Categorías: Pareja Etiquetas:
Te puede gustar