Los mejores y peores aceites de cocina para su salud

A pesar de la mala fama que cosechó durante años, el aceite de coco aporta energía al cerebro y ayuda a mantener sano el organismo

Desde hace muchos años la grasa se ha ganado una mala reputación, asociada, entre otros problemas de salud, al sobrepeso y la obesidad. Pero aquí entra en juego un matiz importante: esta relación tiene que ver con las saturadas. Así, varios estudios han evidenciado que hay grasas saludables presentes en los aceites de cocina y que estas se deben consumir en determinada cantidad para garantizar un buen funcionamiento de todos los órganos del cuerpo.

¿Todos los tipos de aceite están recomendados?

Una de las fuentes principales de grasa son los aceites que se utilizan con frecuencia en la cocina. La mayoría son de origen vegetal y, en menores casos, se llegan a utilizar de origen animal (como el de pescado o de hígado). ¿Quieres conocer cuáles son?

Muchas personas creen que el hecho de que un aceite sea de origen vegetal implica que sea sano. Nada más lejos de la realidad. Todos los aceites de cocina son buenos para la salud. Lo cierto es que hay algunos que no son recomendables porque han sido sometidos a un proceso que les quita sus propiedades.

Por último, queremos recordarte algunas recomendaciones a la hora de cocinar con aceite:

  • Reduce las temperaturas más bajas
  • Utiliza menos cantidad de aceite
  • Evitar reutilizar los aceites fritos

Y, sobre todo, recuerda reciclar el aceite en los contenedores correspondientes para no contaminar el planeta.

Puedes ver: Ideas para reutilizar el aceite de cocina usado

Los mejores aceites de cocina para la salud

Elige las “grasas buenas”, ¿cuáles son?

A la hora de acudir al supermercado, diferencia entre grasas saturadas e insaturadas para elegir los aceites que contengan las segundas. Aunque las primeras tienen a las de origen animal como máximo exponente, también hay algunas vegetales que lo son.

aceite de semillas de uva

Dentro de la categoría de las insaturadas, las que hay que consumir, hay que procurar especialmente que contengan omega 6. Este tipo de ácido pertenece a las grasas poliinsaturadas y está sobre todo en semillas, frutos secos, legumbres y frutos al natural. Aunque en ciertos artículos podrás leer que no está recomendado, no es cierto. El omega 6 es uno de los ácidos grasos esenciales, la misma palabra lo dice. Como nuestro organismo no lo puede sintetizar, debemos obtenerlo a través de la dieta.

Los aceites de cocina que no le hacen daño a la salud son aquellos que están compuestos por grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas, o también conocidas como “grasas buenas”.

1. Aceite de oliva

Sin duda, es aceite saludable número 1. Es un ingrediente básico en la dieta mediterránea, caracterizado por ser una grasa monoinsaturada con grandes beneficios para la salud cardiovascular. El mejor que se puede comprar es aquel que no está refinado, ya que está presionado a bajos niveles de calor y esto ayuda a conservar los polifelones que son buenos para la salud.

La Fundación Española del Corazón señala los siguientes beneficios del aceite de oliva:

  • Eleva los niveles de colesterol HDL (bueno)
  • Disminuye el colesterol LDL-c (colesterol malo)
  • Beneficia el control de la hipertensión arterial
  • Reduce la aparición de trombosis y previene la aparición de diabetes
Aceites de oliva

No olvides ver: 10 usos del aceite de oliva extra virgen que seguramente no conocías

2. Aceite de coco

Aunque durante muchos años tuvo mala fama por su alto contenido de grasa saturada, en realidad es un aceite muy bueno. La mayoría de grasa saturada que contiene es del tipo conocido como triglicéridos de cadena media, que el cuerpo transforma en energía en lugar de almacenarlo como grasa corporal. Esto es lo que dice la Organización Aceite de Coco:

Gracias a su composición rica en ácidos grasos de cadena media, el aceite de coco se metaforiza directamente en energía en el hígado, por lo que no es fácil acumular grasa por su consumo sino más bien al contrario

Tiene propiedades antibióticas y antimicrobiales que  protegen el organismo de diferentes patógenos. Además, es una fuente de energía para el cerebro y contribuye a un organismo sano. Se debe evitar recalentar o mezclar con otros aceites.

3. Aceite de sésamo

Este aceite de origen asiático es reconocido por ser fuente de grasas monoinsaturadas. Sus principales beneficios son atribuidos a su alto contenido de antioxidantes que no se llegan a destruir por el sometimiento al calor. Además, contiene fosfatidilcolina, un nutriente relacionado con la buena salud cerebral.

Aceite-de-sésamo

Los peores aceites de cocina para la salud

La mayoría de los aceites vegetales que se comercializan en el mercado a bajos precios son los que están compuestos por “grasas malas”, también llamadas grasas saturadas o trans. En resumidas cuentas, el consumo de este tipo de aceites se ha convertido en una de las principales causas de los problemas de colesterol alto¿Cuáles son estos aceites?

1. Aceite de soja

Este tipo de aceite, que aparece con frecuencia en los alimentos procesados, es sometido a un proceso de hidrogenación que tiene como fin retardar su caducidad y mantener estable el sabor de los alimentos. Este mismo proceso es el responsable de convertir esta grasa en un alimento poco saludable. Para no considerarse un aceite dañino, este debe ser de origen orgánico.

Aceite-de-soja

2. Margarinas

En un principio se pensaba que la margarina era mucho mejor que la mantequilla por el hecho de ser de origen vegetal. Sin embargo, no está muy recomendada porque es rica en grasas trans. Para elaborar la margarina, la grasa es sometida a un proceso de hidrogenación, que es el que la hace lucir fresca, cremosa y de un agradable sabor. Este procedimiento hace que este aceite sea dañino para la salud, en especial cuando se somete a altas temperaturas.

Varios estudios, como el de la OMS, en 1993 o el de la FAO de 2012 concluyó en su artículo ‘Grasas y aceites en la nutrición humana’ que las grasas trans obtenidas mediante hidrogenación eran aún más perjudiciales para la salud cardiovascular que las saturadas presentes en la mantequilla.

Te recomendamos: ¿Qué es peor para nuestra salud? ¿La grasa o el azúcar?

3. Manteca de cerdo

Este tipo de grasa es uno de los aceites preferidos en muchas cocinas del mundo, debido al sabor que le puede aportar a las comidas. A pesar de esto, es uno de los menos recomendados, ya que, como los anteriores, es rica en grasas saturadas que obstruyen las arterias y elevan los niveles de colesterol.

Manteca-de-cerdo

  • Ácidos Grasos Omega 6: MedlinePlus suplementos. Medlineplus.gov. 2018. https://medlineplus.gov/spanish/druginfo/natural/496.html
  • Boskou Dr., D. (2011). Olive Oil. In Vegetable Oils in Food Technology: Composition, Properties and Uses, Second Edition. https://doi.org/10.1002/9781444339925.ch9
  • Psaltopoulou, T., Naska, A., Orfanos, P., Trichopoulos, D., Mountokalakis, T., & Trichopoulou, A. (2004). Olive oil, the Mediterranean diet, and arterial blood pressure: the Greek European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition (EPIC) study. The American Journal of Clinical Nutrition. https://doi.org/10.1093/ajcn/80.4.1012