Los niños no necesitan móviles: el mejor regalo es tu tiempo con ellos

Los niños deben aprender a disfrutar del mundo que les rodea. El abuso de los dispositivos electrónicos puede hacer que se conviertan en personas herméticas y que descuiden sus relaciones sociales

Según datos estadísticos el 70% de los niños de 12 años ya tienen móvil, y casi el 90% de ellos tiene acceso desde edades muy tempranas a los dispositivos electrónicos que usan sus padres.

Queda claro que vivimos en una sociedad digitalizada donde internet, los móviles, tabletas y ordenadores son una buena herramienta de trabajo, de conocimiento y de conexión con otras personas.

Ahora bien, toda madre y todo padre sabe la fascinación que estos instrumentos despiertan en los niños desde edades muy tempranas.

Por ello es común que les regalemos muchos de esos dispositivos que, de alguna manera, empiezan a determinar el modo en que van a interaccionar con el mundo y con nosotros mismos.

Es necesario pues establecer un equilibrio, y recordar siempre que el mejor regalo que podemos ofrecer a un niño es nuestro tiempo.

Los niños deben crecer en armonía con todo lo que el mundo puede ofrecerle

No se trata de restringir, ni de censurar determinadas cosas como lo hizo, por ejemplo, Steve Jobs con sus hijos al prohibir que tuvieran contacto con móviles, ordenadores o tabletas.

En ocasiones, “el acto” de prohibir genera en los niños más curiosidad, más necesidad. De ahí que lo esencial sea permitirles crecer en armonía conociendo todo lo que el mundo puede ofrecerles.

ninos-deporte-

¿Y qué es lo que la sociedad y sus contextos más cercanos pueden darles?

Te recomendamos leer: si alimentamos a los niños con amor los miedos morirán de hambre

Cultura

Haz que tus hijos tengan al alcance de sus manos libros que consultar, que ver, que tocar, que oler. Haz que sean auténticos compañeros cotidianos.

Sirve de modelo

Consigue que los niños se acostumbren a verte leer libros físicos. No hagas uso en exclusiva de los dispositivos electrónicos.

Establece horarios para cada actividad

Procura que el ordenador o el videojuego no sea algo habitual. Basta con unas pocas horas por semana.

El mundo no acontece en la pantalla de un ordenador

Es necesario que los niños salgan a jugar, que disfruten de sus amigos, que experimenten lo que es caer y levantarse, correr por el campo, tocar a un animal…

¿A qué edad puedo comprarle un móvil a mi hijo?

Si en algún momento te has hecho esta pregunta es posiblemente porque tus hijos te están presionando para ello. Así pues, antes de dar el paso, es importante que reflexionemos sobre estos aspectos.

  • El comprar un móvil requiere un desembolso económico que cada familia habrá de valorar si es necesario, y si el niño es lo bastante maduro y responsable para hacer uso de él.
  • Antes de adquirir estos dispositivos habremos educado a los niños en esta materia.
  • La edad en que podremos regalar a nuestros hijos un teléfono dependerá en si el niño comprende la responsabilidad que ello requiere y los riesgos implícitos en el uso, por ejemplo, de las redes sociales.

Lo más adecuado es que, llegada la adolescencia, los niños puedan hacer uso de estos dispositivos en zonas comunes de la casa, siempre bajo el control parental para gestionar uso de sus perfiles y la información que publican.

Los-10 teléfonos-móviles-que-más-radiación-emiten

Descubre también si es malo dormir junto al móvil

Regálales tu tiempo antes que dispositivos electrónicos

La educación de un niño empieza desde el primer día en que llegan al mundo: las rutinas que les ofrezcamos, el tipo de crianza, de afecto y el tipo de disciplina determinarán, sin duda, el vínculo que tengamos con ellos.

El uso de móviles y ordenadores en sus propias habitaciones y a puerta cerrada puede derivar en muchos problemas llegada la adolescencia.

Corremos el riesgo de tener niños herméticos que entienden el mundo solo a través de sus pantallas, y que han perdido la capacidad de comunicarse con nosotros.

niños haciend crecer un árbol

Regálales tu tiempo desde edades tempranas. Aunque queda claro que nuestras responsabilidades laborales no siempre nos permiten conciliar la vida profesional con la familiar, vale la pena tener en cuenta estas dimensiones.

  • El tiempo que compartas con tus hijos debe ser siempre de calidad. Desconecta los móviles y sal a pasear con ellos, escucha sus inquietudes y preocupaciones sin juzgar, sin sancionar. Haz uso del refuerzo positivo.
  • Facilita el contacto de tu hijo con la sociedad, apúntalo a los deportes que él elija, ofrécele nuevas materias que descubrir: el dibujo, la música, la danza…
  • Un niño envuelto en múltiples estímulos es un niño más interesado por la realidad que por internet.
  • Las nuevas tecnologías son excelentes herramientas para aprender y descubrir, pero no deben ocupar el 100% de su tiempo, ni siquiera un 50%.

Lee también mi hijo es mi debilidad y la razón por la que soy fuerte

Haz de modelo cotidiano en la vida de tus niños y muéstrales la belleza de las relaciones humanas cara a cara, de los deportes, del placer de la lectura, de permitirse ser libre de los móviles durante horas para disfrutar del aquí y ahora.