Los ojos rojos, las causas comunes y su tratamiento

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 19 diciembre, 2018
Ekhiñe Graell · 28 septiembre, 2013

¿Tienes los ojos rojos? Nuestros ojos son uno de los órganos más importantes y sobre todo fundamentales de nuestro organismo. Mediante la detección de luz podemos disfrutar de un sentido primordial como lo es la visión. Por esta razón es importante que conozcamos bien sobre ellos.

Es bastante común que en ciertas ocasiones los ojos se vuelvan rojos, dando lugar a un padecimiento que sufren muchas personas. Por este motivo, el día de hoy vamos a poder conocer sus principales causas y las formas más efectivas de tratarlos.

Causas de los ojos rojos

La conjuntivitis

La conjuntivitis es una de las infecciones oculares más comunes. En especial, entre los niños en edad escolar.

Hay diferentes tipos de conjuntivitis. Y, por lo tanto, diferentes formas de tratar esta afección ocular. Así que asegúrate de visitar siempre a tu oftalmólogo para el diagnóstico correcto.

Ojos rojos por conjuntivitis

Sequedad en los ojos

El síndrome del ojo seco se produce cuando las glándulas lacrimales no actúan de manera equilibrada. O producen una cantidad insuficiente o bien una deficiente calidad de lágrimas para lubricar y nutrir bien los ojos.

El ojo seco crónico puede hacer que la superficie del ojo se inflame y se irrite. Y esto provoca que tus ojos se vuelvan rojos.

El tratamiento para el ojo seco incluye lubricantes de “lágrimas artificiales”, gotas para los ojos y los tapones lagrimales. Pregunta a tu profesional de la visión acerca de las mejores opciones de tratamiento.

Alergia

El enrojecimiento de los ojos a menudo es por alguna reacción alérgica. Cuando el sistema inmunitario reacciona a determinadas sustancias extrañas nuestro cuerpo libera histamina.

Estas sustancias pueden ser el polen, la caspa de mascotas, polvo o ciertos productos químicos que se encuentran en el maquillaje o las soluciones para lentes de contacto. Como resultado, la histamina liberada hace que los vasos sanguíneos en los ojos se agranden, convirtiendo nuestros ojos en rojos y llorosos.

La solución es evitar los alérgenos a los que somos sensibles o tomar la medicación aconsejada por nuestro médico. Por ejemplo, colirios antihistamínicos.

Lentes de contacto

Uno de los principales culpables de los ojos rojos es el no cuidar bien nuestras lentes de contacto. Esto puede causar una acumulación de depósitos superficiales irritantes y microbios en el ojo. Los lentes de contacto también pueden empeorar el síndrome del ojo seco.

Podemos minimizar el riesgo de los ojos rojos inducido por los lentes de contacto al mantener los lentes limpios y desinfectados. Nuestro médico también puede recomendarnos probar lentes desechables diarios o un tipo diferente de material para lentes de contacto.

Fatiga visual informática

Los ojos rojos, el ardor y el cansancio van de mano a mano al mirar de manera fija una pantalla de computadora por mucho tiempo. Esto puede causar el síndrome de visión por computadora.

Una de las razones es que se parpadea menos cuando se trabaja en una computadora. Y esto puede llevar a secar la superficie del ojo.

Colirio para los ojos rojos
Frente a la fatiga ocultar es posible usar suero fisiológico en ampollas de plástico

Algunos consejos para reducir la fatiga visual informática incluyen:

  • Tomar descansos frecuentes mientras se trabajaba en un ordenador.
  • Modificación de su estación de trabajo.
  • Uso de gafas de equipo específicas.

Las gotas lubricantes para los ojos también pueden ayudar a mantener los ojos húmedos y saludables. ¡Pruébalas!

Imagen cortesía de Tim Parkinson.

  • Javadi, M. A., & Feizi, S. (2011). Dry eye syndrome. Journal of Ophthalmic and Vision Research. https://doi.org/10.1358/dot.1998.34.5.485243
  • Mahmood, A. R., & Narang, A. T. (2008). Diagnosis and Management of the Acute Red Eye. Emergency Medicine Clinics of North America. https://doi.org/10.1016/j.emc.2007.10.002
  • Tu, E. Y. (2015). Conjunctivitis. In Clinical Infectious Disease, Second Edition. https://doi.org/10.1017/CBO9781139855952.015