Los paros cardíacos repentinos ¿llegan realmente sin avisar?

15 marzo, 2014
Es importante tener conocimientos básicos para poder realizar una reanimación cardiopulmonar (RCP) mientras llega la ayuda profesional. Cuanto antes se inicien los primeros auxilios, más posibilidades de sobrevivir tendrá la persona afectada.

Para iniciar el desarrollo de este artículo es primordial definir en qué consiste un paro cardíaco. El paro cardíaco consiste en la imposibilidad del corazón para enviar sangre a los demás órganos y tejidos del cuerpo.

Un paro cardíaco necesita de asistencia inmediata para no llegar a desenlaces fatales. Existen varios factores de riesgo que lo pueden propiciar.

Estos factores de riesgo serían:

Según estudios realizados la mayoría de las personas que sufre un paro cardíaco presenta señales de que algo anda mal con su corazón. Estas señales se pueden presentar incluso un mes antes del episodio.

Estos indicadores pueden ser: dolor en el pecho, dificultad para respirar, mareos, palpitaciones (latidos acelerados del corazón). Esas señales también podrían indicar otro problema de salud. Por ello, es de vital importancia un control médico regular, en caso de que los presente o si se encuentra dentro de los factores de riesgo para padecer trastornos cardíacos.

Igualmente un paro cardíaco se puede dar en personas jóvenes sin previo aviso, siendo deportistas y de vida sana a causa de anomalías hereditarias, en muchos casos no diagnosticadas.

Primeros auxilios para un paro cardíaco

Mientras llega la asistencia médica la persona que está sufriendo un paro cardíaco debería recibir Resucitación cardiopulmonar, que consiste en compresiones torácicas más insuflaciones (respiración boca a boca), o a través de un ambú, para luego recibir la desfibrilación por parte de un profesional, la cual envía un choque eléctrico al corazón para restaurar su ritmo normal.

Sería importante y de gran ayuda que todos tengamos conocimientos básicos sobre la RCP o Resucitación Cardiopulmonar, cómo realizarla, y qué aspectos tener en cuenta antes de iniciarla. Mientras más rápido se inicien los primeros auxilios, más posibilidades de sobrevivir tendrá la persona afectada.

Dieta cardiosaludable

Estos alimentos considerados amigos del corazón son aquellos que favorecen la correcta circulación sanguínea, y de esa manera ayudan a mantener la salud y prevenir enfermedades del corazón.

¿Cuáles son estos alimentos?

  • Pescados
  • Frutos secos
  • Frutas y verduras (2 raciones de verduras al día y 2 ó 3 piezas de frutas)
  • Aceite de oliva
  • Avena
  • Lácteos descremados o semidescremados
  • Carnes bajas en sodio: pavo, conejo, pollo (siempre retire en crudo la piel y el exceso de grasa de las carnes)
  • Legumbres

A continuación les recomiendo una receta cardiosaludable, para disfrutar de un plato sabroso sin descuidar la salud de su corazón.

Rissoto de calabaza al horno

Calabaza

Ingredientes

  • 450 de calabaza pelada y cortada a dados de 1 cm.
  • 1 cebolla pequeña finamente picada
  • 1 diente de ajo machacado
  • Aerosol de aceite y agua
  • Pimienta negra recién molida
  • 200 gr de arroz para Risotto
  • Ralladura de ½ limón
  • 700 ml de caldo de verduras caliente
  • 30 gr de queso parmesano rallado

Preparación

Pre-calentar el horno a 200 grados. Colocar la calabaza, la cebolla y el ajo en un recipiente anti-adherente apto para el horno. Rociar las verduras con el aerosol de aceite y agua. Sazonar ligeramente con la pimienta negra. Poner en el horno durante 15 a 20 minutos, hasta que estén doradas y caramelizadas, dándoles la vuelta regularmente. Espolvorear el arroz y la ralladura de limón por arriba y remover para mezclarlo todo. Verter el caldo hirviendo y remover. Tapar con papel aluminio y volver a poner en el horno por 20 a 30 minutos o hasta que el arroz este tierno y haya absorbido todo el caldo. Agregar la mitad del queso parmesano, espolvorear el resto por encima y servir inmediatamente. Disfrute de esta receta deliciosa y saludable para su corazón.

Recuerda…

Cuidarse no es sinónimo de alimentarse de forma rutinaria y aburrida. Consulte con un nutricionista quien le ayudará a idear un plan de alimentación variado, sabroso y a la vez saludable para su específica condición de salud. Seguir un régimen de alimentación muy rígido y a la vez rutinario son pronósticos de precoz abandono. Recuerde que para sufrir un paro cardíaco sus arterias deben estar previamente dañadas. No se produce de la nada en una persona sana.

Te puede gustar