Los peligros de comer sopa instantánea

El consumo habitual de sopas instantáneas puede provocar obesidad, hipertensión y elevación del azúcar en sangre. También aumenta los niveles de calorías y grasas malas.

Los fideos o la sopa instantánea son una comida rápida que se ha popularizado mucho en los últimos años.

Representa una opción fácil y económica para aquellas personas que tienen el tiempo justo para cocinar.

Aunque probablemente quienes las consumen no las consideren precisamente como un alimento saludable, si preferirlas a las hamburguesas, las patatas fritas o cualquier otra comida rápida.

Sin embargo, las personas desconocen que en verdad este alimento no es precisamente una buena alternativa.

A continuación te revelamos los detalles sobre su consumo.

La sopa instantánea no se digiere fácilmente

Los fideos de la sopa instantánea permanecen intactos en el estómago hasta dos horas después de llegar a este órgano vital.

Este tiempo representa mucho más del que puede llegar a tardar otros tipos de fideos caseros.

De este hallazgo se derivaron varias preocupaciones debido al impacto que puede tener su mala digestión.

Indigestion por sopa instantánea

Para empezar, el sistema digestivo podría tener una fuerte tensión.

Esto ocurre por el hecho de tener que trabajar durante muchas horas para poder digerir estos alimentos altamente procesados.

Cuando un alimento permanece mucho tiempo en el tracto digestivo hay también un impacto en la absorción de nutrientes.

Sin embargo, los fideos y la sopa instantánea no aportan valores nutricionales.

En lugar de los nutrientes, este tipo de alimentos tiene una larga lista de aditivos, entre los que se incluye el conservador tóxico hidroquinona de butilo terciario (TBHQ).

Lo más probable es que dicho aditivo se conserve en el estómago junto con los fideos.

Esto puede ocasionar algún problema de salud en el tiempo prolongado que se tardan los fideos en digerir.

Solo 5 gramos del Conservador TBHQ puede ser letal

Es un subproducto de la industria del petróleo que aparece como un “antioxidante” y no lo es.

Lo que los consumidores deben entender es que es un producto químico sintético con propiedades antioxidantes, más no es un antioxidante natural, que es el que le hace bien a nuestro organismo.

Lo que hacen este tipo de “antioxidantes” sintéticos es evitar la oxidación de grasas y aceites.

Por lo tanto, prolongan la vida útil de los alimentos procesados.

El TBHQ suele estar presente en la mayoría de alimentos procesados que podemos encontrar en el mercado.

También es utilizado para barnices, lacas, productos plaguicidas, cosméticos y perfumes..

Expertos en Aditivos Alimentarios han determinado que dosis muy bajas de  TBHQ son aptas para el consumo humano.

Pero lo cierto es que se ha encontrado que 5 gramos de este aditivo puede ser letal.

De hecho, el Diccionario de Aditivos Alimentarios, asegura que la exposición a un solo gramo de TBHQ puede causar síntomas como náuseas y vómitos, zumbido en los oídos, delirio o sentido de asfixia.

El consumo de sopa instantánea está relacionado con el Síndrome Metabólico

Acudir al nutricionista antes de hacer dieta.

Un reciente estudio publicado en el Journal of Nutrition pudo determinar que las mujeres que consumían más sopas de fideos instantáneos tenían un mayor riesgo de tener el síndrome metabólico.

De acuerdo con esta investigación, las mujeres que consumieron sopa instantánea 2 veces por semana fueron 68% más propensas a tener síndrome metabólico.

Esto puede derivar en trastornos graves como la obesidad, hipertensión arterial, elevación de azúcar en la sangre, triglicéridos y bajos niveles de colesterol bueno HDL.

Las personas que consumieron más sopa instantánea obtuvieron una mínima cantidad de nutrientes esenciales.

Además, se incrementaron los niveles de grasas malas, calorías y sodio.

Lo mejor es una dieta saludable

Comer sopa instantánea ocasionalmente no representa un peligro para la salud, pero evita comerla con regularidad.

Lo mejor es optar por una buena alimentación con alimentos frescos, naturales y saludables para nuestro organismo.

Para eliminar por completo los alimentos procesados de la dieta, lo mejor es planear el menú con anticipación y cumplirlo todos los días de la semana.

¡Cuida de tu salud!