Los pulmones y sus características

Karina Ramírez 29 diciembre, 2017
Los pulmones son órganos pares que nos permiten respirar, éstos se comprimen y dilatan ocupando parte de la cavidad torácica. Sin ellos nos sería imposible vivir.

El cuerpo humano se compone de distintos órganos que nos permiten vivir y funcionar de manera adecuada, y cada órgano tiene una tarea principal. Por ejemplo, los pulmones se encargan del proceso mejor conocido como la respiración. Dichos órganos son dos sacos blandos, esponjosos, elásticos y cónicos que se encuentran cubiertos por una membrana lubricada llamada pleura. Esta membrana se conforma de dos capas serosas:

  1. Pleura visceral.
  2. Pleura parietal.

A pesar de su consistencia blanda, estos cuentan con una alta resistencia que los protege contra desgarres y presiones internas. Su tamaño va variando de acuerdo a los movimientos de inspiración o espiración. Y tienen una capacidad de aproximadamente tres litros y medios.

Tenemos dos pulmones, uno izquierdo y otro derecho, que ocupan gran parte de nuestra cavidad torácica. Su localización va desde el diafragma hasta por encima de las clavículas, encerrados por las costillas y se encuentran separados por el mediastino, que es un espacio que aleja a otros órganos torácicos.

Árbol bronquial

Árbol bronquial

Cerca del mediastino se encuentra el hilio pulmonar, que es por donde penetran los bronquios. En cada pulmón entra un bronquio principal, el cual se va dividiendo en bronquios secundarios, de estos se siguen dividendo en bronquios de tercer orden.

De esos pasan a los bronquios intersegmentarios, subsegmentarios, oblicuos, de relleno, laterales y termina con los bronquios intralobulares. A esta ramificación de bronquios es lo que se conoce como árbol bronquial.

De interés: Dieta para desintoxicar tus pulmones

Pulmón derecho

Llega a ser de un tercio a un sexto de volumen superior al pulmón izquierdo, pesando alrededor de 600 gramos. En cada lóbulo los bronquios terciarios se abastecen de un segmento de tejido llamado: segmento broncopulmonar.

El pulmón derecho se compone de tres lóbulos con sus respectivos segmentos broncopulmonares:

  • Superior
    1. Segmento apical.
    2. Segmento posterior.
    3. Segmento anterior.
  • Medio
    1. Segmento externo.
    2. Segmento interno.
  • Inferior
    1. Segmento apical.
    2. Segmento basal interno.
    3. Segmento basal anterior.
    4. Segmento basal externo.
    5. Segmento basal posterior.

Y estos lóbulos se encuentran separados por dos cisuras: oblicua y horizontal.

Pulmón izquierdo

Pulmón izquierdo

A diferencia del derecho, el pulmón izquierdo solo cuenta con dos lóbulos separados por la cisura oblicua.

  1. Superior
    • Segmento apical
    • Segmento posterior
    • Segmento anterior
    • Segmento lingular superior
    • Segmento lingular inferior
  2. Inferior
    • Segmento apical
    • Segmento basal anterior
    • Segmento basal interno
    • Segmento basal externo
    • Segmento basal posterior

Color

El color de los pulmones va cambiando ca medida que el cuerpo crece y se desarrolla. En el feto, se presenta de color rojo oscuro, el cual cambia a un tono rosado en un recién nacido. Conforme al crecimiento y su uso, así como por todas las partículas que entran al cuerpo, los pulmones pasan a ser blancos grisáceos ya en la adultez.

Funciones de los pulmones

Cómo desintoxicar los pulmones

Podemos clasificar estas funciones en dos categorías:

  • Función respiratoria: ventilación pulmonar o renovación periódica del aire hacia el cuerpo.
  • Función no respiratoria: filtra la contaminación y metaboliza sustancias como fármacos y medicamentos.

La respiración consta de tres pasos. El primero es el proceso de inspiración y expiración del aire (ventilación pulmonar). Esto, va seguido de un proceso de intercambio gaseoso entre las membranas del alveolo y los vasos sanguíneos (respiración externa), lo que convierte la sangre desoxigenada a oxigenada. Finalmente se da otro intercambio gaseoso entre la sangre ya oxigenada y las células tisulares (respiración interna).

Ver también: Tips para tener unos pulmones más limpios

Enfermedades que pueden afectar a los pulmones

Existen trastornos e infecciones que pueden afectar nuestros pulmones, sobre todo por los virus que entran a nuestro cuerpo a través de la respiración y llegan al torrente sanguíneo atacando el sistema respiratorio. Entre estas enfermedades se encuentran: la gripe, la neumonía, la tuberculosis y el asma.

Cáncer pulmonar

Pulmones afectados por el tabaco

Hay que tener en cuenta que el cuerpo puede desarrollar cáncer en los pulmones, el cual se debe a diversas causas:

  • Tabaco.
  • Neumonía.
  • Marihuana.
  • Contaminación.
  • Predisposición genética.
  • Deficiencia o exceso de vitamina A.

Hay que acudir con el médico para un chequeo y diagnóstico, en dado caso de experimentar síntomas como:

  • Tos.
  • Falta de aire.
  • Tos con sangre.
  • Dolor en el tórax.
  • Hinchazón de cara y cuello.

El tratamiento dependerá del tipo de cáncer que se padezca, que tan avanzado esté, tamaño o localización del tumor. Pero dentro de los tratamientos comunes se encuentran:

  • Quimioterapia.
  • Radioterapia.
  • Cirugía para extirpar el tumor.

Cuidado de los pulmones

Dado a que se tratan de órganos vitales para nuestra salud, sin los cuales es imposible vivir y que pueden traer consecuencias nefastas a nuestro cuerpo, hay que saber cuidarlos, mantenerlos limpios y libres de agentes contaminantes. Dentro de algunas actividades a realizar para tener buena salud en nuestros pulmones son:

  1. No fumar.
  2. Ejercitarse.
  3. Menos exposición a la contaminación.
  4. Ingerir alimentos para limpiar los pulmones.
Te puede gustar