¿Los quehaceres domésticos cuentan como actividad física? - Mejor con Salud

¿Los quehaceres domésticos cuentan como actividad física?

si bien nos pueden ayudar a quemar calorías, las labores domésticas no pueden ser el único ejercicio físico que realicemos, ya que no son lo suficientemente intensas

Las amas de casa o aquellas personas que trabajan fuera pero aprovechan el fin de semana para limpiar, no tienen excusas, ya que un informe revela que estas tareas no cuentan como deporte. Si te estabas preguntando ¿los quehaceres domésticos cuentan como actividad física? No dudes en leer este artículo, para derribar mitos y a la vez, aprender al respecto.

Los quehaceres no son deporte

Puede que a alguna persona se le haya ocurrido en un momento hacer una competencia con escobas o esponjas, sin embargo, eso no da el mote de deportista. Esto es así porque los quehaceres domésticos no pueden ser considerados una actividad física. Simplemente, la razón es porque una actividad física es hacer algo de manera intencional (por ello tampoco vale ir al centro comercial y contarlo como caminata).

Una actividad física exige cierto gasto de energía y debe ser producida por todos los músculos del cuerpo. Ahora bien, ¿no es acaso un gran movimiento tener que quitar las manchas de las ventanas o resfregar los platos? Bueno, al parecer, no. O al menos eso es lo que indican en un estudio hecho por la Universidad de Ulster en Irlanda del Norte.

Es verdad que en algunos casos, las personas no tienen tiempo para hacer deporte y por ello optan por acciones más caseras, como ser subir por las escaleras en vez de usar el elevador o hacer la compra en bicicleta en lugar de ir en coche. En el caso de las labores domésticas, si bien nos pueden ayudar a quemar calorías, no pueden ser el único ejercicio o actividad que realicemos cada día o semana.

No es lo mismo ir al gimnasio media hora diaria que barrer la casa 30 minutos. Es que debemos esforzarnos mucho más para que los quehaceres sean realmente un beneficio para nuestro cuerpo.

El hacer las tareas del hogar no te volverá más delgada/o, necesitas hacer otras actividades para compensar. Y esto también incluye la jardinería y los arreglos en general de la casa (plomería, electricidad, etc). Entonces, los quehaceres no son una acción lo suficientemente intensa o global para ser considerados como ejercicio.

Exceso higiene

Rutina diaria del hogar para quemar calorías

Más allá de lo indicado anteriormente, las tareas del hogar pueden ayudarte para cumplir con una parte de las necesidades de ejercicio y movimiento que tu cuerpo requiere para verse más saludable. Así que, esa tampoco es una excusa para no querer hacer las labores domésticas. Puedes quemar hasta 500 calorías en una jornada exhaustiva de limpieza, como por ejemplo, después de una mudanza o de una refacción.

Limpiar casa con bicarbonato
Te servirá para ayudar a los músculos de las piernas, los brazos, la espalda y los abdominales a estar más fuertes (siempre combinándolos con el gimnasio o el deporte). Algunos tips para entrar en movimiento con las tareas del hogar:

Recoge los objetos del piso en cuclillas

Mantén siempre la espalda recta, haciendo sentadillas al doblar las rodillas para llegar al suelo. Si quieres hacer más ejercicio, mantén la posición durante 15 segundos. Esto es ideal para la habitación de los niños donde dejan todos los juguetes tirados o para juntar los desechos de los animales en el jardín.

Aprieta el estómago al barrer

Cuando estés con la escoba barriendo tu casa, puedes tonificar los abdominales apretando los músculos del estómago y siempre manteniendo la espalda derecha. Las cerdas deben llevarse lo más lejos posible y luego traerlas hacia ti. Barre durante cinco minutos y repite tres veces al día.

Baila cuando cocinas

Al preparar el almuerzo o la cena, sobre todo si no te gusta cocinar, puedes aprovechar para disfrutar un poco de la música. Cocinar te lleva por lo menos media hora, donde debes estar en la misma posición de pie o como mucho buscando ingredientes en la nevera o los escaparates. Entonces, ¿qué mejor que poner las canciones que más te gusten y empezar a bailar? Mueve todo el cuerpo mientras bates, cortas (ten cuidado con el cuchillo), amasas, etc. Puedes quemar hasta 400 calorías si tienes que preparar la cena para tu familia e invitados.

Aumenta el ritmo de tus quehaceres

Cualquiera sea la tarea doméstica que estés realizando, que sea más dinámico el movimiento. Desde fregar los platos a limpiar las ventanas, pasando un paño en los muebles o lavando el baño. También puedes aprovechar a poner música movida y alegre para moverte al son del ritmo que estás escuchando.

nos-gusta-bailar

Lava las ventanas por fuera y por dentro

Tus hombros lo agradecerán. Como esta tarea no se hace todos los días, sino cada una semana o quince días (quizás más), necesitarás tener fuerza para quitar la suciedad en los vidrios. Si mantienes la actividad durante media hora, sin bajar los brazos y con movimientos circulares, podrás quemar hasta 150 calorías. Lo mismo se aplica a los espejos.

Hazte cargo del jardín

No sólo es una actividad hermosa porque estarás en contacto con la naturaleza y el aire libre, sino que también sirve para hacer un poco de ejercicio. Para rastrillar haz lo mismo que para barrer, para recolectar en la huerta, sentadillas, para regar las plantas, lleva un recipiente más grande y siempre desciende el cuerpo con la espalda recta.

jardines-en-primavera

Restriega el piso a mano

Tomando un buen cepillo o esponja, un recipiente con agua y detergente y guantes en las manos, quita hasta la mancha más pequeña de tus pisos. Si decides hacerlo de pie, cumple con el mismo requisito que para barrer o rastrillar (también pasar la aspiradora en las alfombras).

Lava el coche a mano

Además de ahorrar dinero, harás un poco de ejercicio y hasta evitarás el calor en verano. Los movimientos han de ser largos para el techo (te servirá para estirar la espalda y los brazos) y harás sentadillas para limpiar los neumáticos y las partes bajas.

Lava la ropa a mano

Es verdad que la lavadora se encarga de ello con una muy buena calidad, sin embargo, no toda la ropa puede ser colocada en este electrodoméstico. Por ejemplo, la ropa de seda o de algodón, las que usa el bebé o la delicada. En esos casos puedes lavar a mano. O si quieres esforzarte más, frota las que tienen muchas manchas con un cepillo. Un movimiento similar se requiere para lavar los platos u ollas con demasiada grasa.

ropa tendida chatirygirl