Los riesgos de llevar una dieta alta en proteínas

07 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la nutricionista Minerva Camero Albella
Si solo consumes proteínas de origen animal sin incluir alimentos ricos en fibra y disminuyes considerablemente el aporte de hidratos de carbono puedes caer en un estado de cetogénesis.

Hoy en día existen muchas tendencias en lo que a alimentación se refiere. Sin embargo, no todas resultan buenas para la salud. De hecho, muchas conllevan diversos riesgos. Este viene a ser el caso de la dieta alta en proteínas o la dieta proteica, un modelo de alimentación basado, principalmente, en el consumo de alimentos ricos en proteínas, como la carne.

Así como hay quienes abogan a favor del consumo de vegetales, frutas, cereales integrales, etc., hay quienes deciden apostar por el consumo de alimentos con alto contenido en proteínas, por encima del resto. El problema es que esto puede impedir que se lleve una dieta equilibrada, en la cual se obtengan todos los nutrientes que el cuerpo necesita para realizar sus funciones correctamente y, por supuesto, estar sano.

La dieta hiperproteica y sus posibles riesgos

Solemos creer que hacer una dieta alta en proteínas es saludable y beneficioso para la salud. Sin embargo, la realidad es otra. El consumo elevado de alimentos ricos en proteínas puede afectar de diversas maneras. 

Al enfocarnos solo en el consumo de alimentos ricos en proteínas, podemos disminuir o incluso eliminar el consumo de otros alimentos, cuyos nutrientes son igualmente necesarios para la salud.

En la actualidad existe controversia sobre el incremento del consumo proteínas en la dieta diaria, y aún más si este incremento va estrechamente relacionado con la disminución de otros nutrientes fundamentales para el funcionamiento del cuerpo, como los hidratos de carbono y la fibra dietética.

Para poder llevar una dieta alta en proteínas o hiperproteica, es necesario tener en cuenta algunos aspectos básicos:

  • Conoce los alimentos que aportan proteínas: en primer lugar están los alimentos de origen animal (como carne, pescado, pollo, queso y lácteos), en segundo lugar están las legumbres y los frutos secos. Por otra parte, debes saber que existen algunas verduras con contenido de proteínas.
  • Determina la necesidad: una dieta hiperproteica es aquella en la cual se exceden las recomendaciones establecidas para los requerimientos diarios de proteínas. Actualmente se acepta que el consumo de 1,2 g/kg/día de proteínas es suficiente para cubrir los requerimientos nutricionales del adulto normal.
  • En el balance está la clave: no limites tus proteínas a solo de origen animal. Consume alimentos con proteínas de origen vegetal y combínalos con hidratos de carbono para obtener una buena proteína y también fibra.

Efectos negativos de una dieta alta en proteínas

per

Un alto consumo de proteínas podría conllevar a una serie de efectos negativos para la salud (los cuales veremos a continuación). Por ello, es importante tener en cuenta cuáles son los riesgos de llevar una dieta alta en proteínas antes de adoptarla. Por otra parte, siempre es recomendable consultar esto con el médico y resolver con el profesional todas las inquietudes que puedan surgir. 

Cabe destacar que las últimas investigaciones no han encontrado una relación directa entre el incremento de consumo de proteínas y el daño orgánico. Los perjuicios de este tipo de dietas vienen cuando se reducen otros nutrientes por debajo de lo indicado, no por el simple hecho de aumentar el aporte proteico.

Más trabajo para los riñones

Uno de los riesgos de llevar una dieta alta en proteínas es que la salud renal se podría ver perjudicada, aunque los últimos estudios no hayan evidencia sólida sobre esto. En concreto, el consumo de este tipo de alimentos hace que los riñones tengan que trabajar el doble para poder cumplir sus funciones.

En otras palabras, cuando consumimos una cantidad excesiva de proteínas estamos dando mayor cantidad de trabajo a los riñones (los encargados de eliminar los desechos provenientes del consumo de proteínas) y si esto se mantiene a largo plazo podría ser un factor de riesgo para personas con susceptibilidad a padecer diversas enfermedades renales.

Descubre: Calcio: propiedades, funciones y fuentes

Mayor riesgo de tener un desequilibrio nutricional

Si decides hacer este tipo de dietas debes estar consciente que el equilibrio nutricional de la alimentación es esencial. Si solo consumes proteínas de origen animal sin incluir alimentos ricos en fibra y disminuyes considerablemente el aporte de hidratos de carbono puedes caer en un estado de cetogénesis.

Esto no tiene por que ser negativo, aunque lo que no se debe nunca es reducir en exceso de fibra. Según una investigación publicada en la revista Central European Journal of Public Health, el consumo de dicha sustancia es imprescindible para garantizar una adecuada salud intestinal.

Uno de los principales riesgos de llevar una dieta alta en proteínas es la posibilidad de caer en un estado de cetogénsis.

Consideraciones antes de comenzar una dieta alta en proteínas

fuentes de proteínas vegetales

  • Asegúrate de que tu estado de salud general es bueno.
  • Elige quesos y lácteos semidesnatados o desnatados preferiblemente.
  • Evita el consumo de proteínas procesadas (salchichas, enlatados, entre otros).
  • Mantén una buena hidratación (asegúrate de consumir suficiente cantidad de agua a lo largo del día).
  • Consume proteínas tanto de origen animal como vegetal (legumbres, verduras y frutos secos).

Antes de iniciar una dieta hiperproteica, consulta con tu médico y asegúrate de seguir sus indicaciones. Por otra parte, evita saltarte los puntos que te comentamos anteriormente, para no poner tu salud en riesgo. Ten en cuenta que, por muy atractivas que parezcan estas dietas desde el punto de vista publicitario, en realidad, no conllevan tantos beneficios como pretendan hacer ver.

  • Cao JJ., High Dietary protein intake and protein related acid load on bone health. Curr Osteroporos Rep, 2017. 15 (6): 571-576.
  • Kamper AL., Strandgaard S., Long term effects of high protein diets on renal function. Annu Rev Nutr, 2017. 37: 347-369.
  • Hijova E., Bertkova I., Stofilova J., Dietary fibre as prebiotics in nutrition. Cent Eur J Public Health, 2019. 27 (3): 251-255.