Los riesgos de realizar una dieta que no es acorde a tu cuerpo

Para poder hacer dieta sin tener graves problemas de salud necesitas adecuarla a tu cuerpo y a tus características personales.

A la hora de hacer una dieta es muy importante considerar varios factores: la edad, el peso, el estado de salud y los hábitos de vida en general son determinantes para el momento de diseñar un plan de alimentación para cada persona. No puedes llevar una dieta no adecuada a tu cuerpo, ya que te perjudicará en tu salud.

Debido a la gran cantidad de dietas que existen hoy en día, muchos pasan por alto estos aspectos y se someten a regímenes que no siempre son los más acordes o recomendados. Si bien permiten bajar de peso, su adopción puede implicar varios riesgos.

Es fundamental entender que cada organismo funciona de forma distinta y, por ende, la alimentación no es igual para todos. Mientras que algunos no tienen problemas con ciertas dietas, otros pueden experimentar reacciones negativas.

¿Cuáles son las consecuencias de elegir una dieta inapropiada? Teniendo en cuenta que hay muchas personas expuestas, a continuación hemos recopilado los peligros que puede acarrear este mal hábito.

Debes leer: Método para bajar de peso cada día con cáscara de piña

Efecto rebote

El efecto rebote, también conocido como “yo-yo”, es uno de los riesgos a los que se exponen aquellos que eligen una dieta cualquiera sin antes evaluar su estado de salud y condiciones de vida.

Efecto rebote.

Esta situación está descrita como un “círculo vicioso”, en el cual la persona logra perder una cantidad considerable de peso, para luego recuperarlo o ganar un poco más al volver sus hábitos dietéticos normales.

Ocurre con más frecuencia entre los que se someten a dietas hipocalóricas y restrictivas, como las que prometen bajar varios kilos en apenas unos cuantos días.

Pérdida de masa muscular

Una de las claves para adelgazar con la dieta es disminuir el consumo diario de calorías totales.

Hasta ahí todo bien. El problema empieza a ocurrir con las dietas demasiado restrictivas, que reducen las calorías a niveles peligrosos.

Llevar una dieta no adecuada a tu cuerpo va a hacer que adelgaces pero también pierdas masa muscular, algo negativo.

Los planes de alimentación que restringen grupos nutricionales o que se basan solo en determinados alimentos afectan el metabolismo y los procesos que le dan energía al cuerpo.

Así las cosas, al agotarse las reservas de glucógeno, lípidos o proteínas, se produce una pérdida de peso engañosa, puesto que también se deteriora la masa muscular.

Deficiencias nutricionales

Las dietas que prometen “eliminar kilos” en muy poco tiempo suelen producir deficiencias nutricionales severas. Estas, por lo general, se basan en comer determinados ingredientes, pasando por alto si cumplen o no los requerimientos del organismo.

Tener un déficit de nutrientes acarrea riesgos que no se deben ignorar. Además de debilitar el sistema inmunitario, interfiere en la salud circulatoria, el metabolismo y la actividad hormonal, consecuencias de una dieta no adecuada a tu cuerpo.

Problemas de colesterol

Hay planes de alimentación que restringen el consumo de carbohidratos y azúcares para dar prioridad a proteínas y grasas.

Colesterol.

Estas dietas permiten bajar de peso con facilidad, porque el organismo usa la grasa como fuente principal de energía.

El inconveniente es que tanta proteína sobrecarga el hígado y deriva desórdenes en el metabolismo. Al verse obligado a trabajar más, aumenta la concentración de colesterol y otras dificultades cardíacas.

Anemia nutricional en una dieta no adecuada a tu cuerpo

La baja absorción de nutrientes de alta calidad, o la restricción de algunos grupos alimentarios, desencadenan episodios de anemia nutricional en decenas de pacientes.

Esta enfermedad, que se caracteriza por la disminución de glóbulos rojos en la sangre, ocasiona decaimiento, debilidad del cabello, irritabilidad, entre otros síntomas.

El riesgo de padecerlo incrementa cuando hay antecedentes de la enfermedad  y aun así se opta por un tipo de dieta “milagro” o similares.

Problemas digestivos

Para que el sistema digestivo trabaje de forma óptima es fundamental mantener una alimentación balanceada, rica en frutas, vegetales y otras fuentes de fibra dietética.

Al adoptar una dieta restrictiva en estos alimentos, hay altas probabilidades de sufrir dificultades digestivas y estreñimiento.

Dolor de estómago por una digestión lenta.

Por otro lado, tampoco resulta conveniente una dieta con demasiada fibra. El exceso de este nutriente altera las funciones del intestino y puede producir inflamación y gases.

Alteraciones neuropsíquicas

¡Mucho cuidado! Aunque muchos lo ignoran, el tipo de alimentación tiene mucho que ver con el estado de salud mental y emocional.

Si la dieta no es acorde a las necesidades del cuerpo, se pueden presentar descontroles neuropsíquicos como la ansiedad y el insomnio.

Te interesa leer: Acaba con el insomnio con estos jugos caseros

¿Te estás exponiendo a estos riesgos? Si te encuentras haciendo una dieta especial sin la supervisión previa de un nutricionista, preocúpate. Aunque pueda parecer inofensivo, con el tiempo conduce a peligrosas consecuencias.