Conoce los síntomas de un paro cardíaco

Lorena González·
24 Agosto, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli al
27 Julio, 2020
Entérate de los síntomas de un paro cardíaco para que puedas identificarlos a tiempo e intentar evitarlos. Recuerda: la salud siempre es lo primero.

La salud nunca es un asunto menor. Por ello, es importante saber cuáles son los síntomas de un paro cardíaco para que sepas cómo actuar en caso de que se presenten.

Además, si aprendes a detectarlos, podrás ayudar a los médicos a recolectar información valiosa acerca de qué ocurre y a qué se debe prestar atención.

¿Qué es un paro cardíaco?

En primer lugar, y antes de ver cuáles son los síntomas previos de un paro cardíaco, debemos recordar qué es. Pues bien, un paro cardíaco es aquel malestar que se da cuando el corazón deja de latir súbitamente.

Cuando se da esta situación, deja de llegar la sangre al cerebro y, como consecuencia, el cuerpo se detiene. Sin embargo, hace falta recordar que no es exactamente lo mismo que un ataque al corazón o infarto. En este caso, el corazón suele latir aunque con un flujo sanguíneo menor debido a una arteria obstruida.

Los síntomas de un paro cardíaco

Hombre obeso con dolor de pecho

1. Problemas para respirar

Científicamente se conoce como disnea y es un síntoma que tiene mayor incidencia en personas del sexo femenino. No tiene que ser algo inmediato sino que puede aparecer incluso meses antes de que suframos un ataque al corazón.

Si tienes sensación de fatiga y problemas para respirar ten mucho cuidado porque podría ser un síntoma de paro cardíaco. Efectivamente, si sientes que estás agotado sin una causa aparente ve a al médico lo antes posible.

2. Exceso de sudor

El sudor en exceso es otro síntoma de un posible paro cardíaco. Si ves que sin hacer ejercicio sudas con demasiada facilidad, puede ser una señal de que el corazón tiene algún problema.

Si tenemos las arterias obstruidas, el bombeo se produce con mayor dificultad y requiere que el corazón haga más esfuerzo. Esto se traduce en la aparición de más cantidad de sudor. Esta es una consecuencia de la respuesta del cuerpo, que intenta mantener la temperatura corporal.

3. Indigestión y vómitos

Aunque pueda parecer que no hay una relación aparente entre los paros cardíacos y los problemas digestivos sí que la hay. Y es que muchas veces los paros cardíacos están precedidos por problemas digestivos que incluyen náuseas y vómitos.

Es poco probable que los vómitos o náuseas sean un síntoma de un problema coronario. Sin embargo, si generalmente tienes un estómago de hierro y no has ingerido nada raro, ten mucho cuidado porque quizá estés ante un problema más grave.

Lee más: Cómo combatir los vómitos con remedios naturales: 7 soluciones

4. Dolor en el pecho

Este es uno de los síntomas de un paro cardíaco más fáciles de reconocer y más frecuentes. No obstante, hay que tener en cuenta que este no siempre viene acompañado de dolor en el pecho.

Tal y como indica la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias en este artículo, cuando los pacientes sienten un dolor en el pecho deben ser trasladados a un centro hospitalario donde se puedan evaluar de manera adecuada y asistirlos con un tratamiento específico.

En cualquier caso, el dolor torácico (angina de pecho) suele ser un síntoma fácil de reconocer. Para identificarlo, es un tipo de dolor que se siente como una presión intensa sobre el pecho y que puede derivarse hacia brazos y los hombros.

Sin embargo, sentir un dolor torácico no implica solamente a un paro cardíaco, es decir, puede estar asociado a otras patologías, por lo que la auscultación médica es fundamental.

5. Dolor en la espalda y en la mandíbula

También podemos notar un dolor en la espalda y en la mandíbula como consecuencia de un dolor torácico. Estos síntomas suelen aparecer más entre mujeres que en hombres, así que si notas que de repente sientes estas molestias, acude al médico de inmediato.

Hombre joven con dolor de espalda.

6. Aturdimiento

El aturdimiento puede ser también uno de los síntomas de un paro cardíaco. Lo normal es que este venga acompañado de mareos que pueden ir en aumento.

La persona pierde el equilibrio y se siente muy abrumada en estos casos. Por ello, es importante conservar la calma y no realizar movimientos bruscos.

No te olvides de leer: Principales causas del infarto de miocardio

Recomendaciones ante los síntomas de un paro cardíaco

Si notas cualquiera de estos síntomas y sabes que no están asociados a algo evidente, como por ejemplo un cuadro de estrés diagnosticado, acude a tu médico para que pueda determinar las causas de estos síntomas.

La prevención es clave para detectar una posible enfermedad del corazón. Entre los hábitos saludables que señala la Organización Mundial de la Salud (OMS) para prevenir accidentes cardiovasculares y cerebrovasculares están: seguir una dieta sana, no fumar, hacer ejercicio y evitar tener una vida sedentaria.

Si conoces los síntomas y los detectas podrás prevenir algo tan grave como es un paro cardíaco, una de las principales causas de muerte del mundo. Anota estas señales que el cuerpo te envía y te será más fácil.