Los tipos de personas difíciles de tratar

Yamila Papa 28 enero, 2018
En muchas ocasiones es importante intentar ponerse en el lugar de las personas difíciles, ya que es posible que su problema se deba a un conflicto pasado que no han sabido resolver

En algún momento de nuestra vida hemos tenido que lidiar con ciertos seres que nos han dejado pasmados, frustrados y enojados.

¿Cómo debemos actuar ante esta situación? Como primera medida, reconociendo los tipos de personas difíciles de tratar. En este artículo te contamos cuáles son los más frecuentes.

Tipos de personas difíciles que deberíamos evitar

Es verdad que en algunas ocasiones no podemos alejarnos o evitar a ciertos tipos de persona porque, o bien trabajan con nosotros o son nuestros vecinos… incluso forman parte de nuestra familia.

Sin embargo podemos identificarlos y reducir el contacto con ellos. ¿Cuáles son las personalidades más difíciles de tratar?

Lee también: 7 personas tóxicas que debes alejar para ser feliz

1. Compañero hostil

Cómo mejorar la relación con los compañeros de trabajo

No podemos llevarnos bien con todos en el entorno laboral. Eso está más que claro.

Sin embargo, hay ciertas personas que nos hacen más difícil la existencia en la oficina o lugar de trabajo. Se trata de compañeros agresivos, hostiles, sensibles a las críticas y malhumorados.

Pueden reaccionar con violencia si escuchan algo que no les gusta ya que las emociones le nublan el entendimiento.

Si te trata mal, no seas vengativo: así evitarás los problemas a futuro. También te recomendamos que no pierdas la calma en su presencia, que no juzgues sus sentimientos y que establezcas los límites de forma clara desde el principio.

2. Víctima indefensa

Este tipo de persona siempre está deprimida, triste, buscando el lado negativo de las cosas. Cree que el mundo conspira en su contra y que todo le sale mal.

Pero, atención, porque puede aprovecharse de su personalidad para conseguir sus objetivos a través del chantaje emocional.

Hablar de las desgracias propias, llorar y buscar culpables en los demás puede ser una técnica para que los demás tengan compasión o no le digan que hizo algo mal, por ejemplo.

3. Quejoso crónico

personas-toxicas

Es similar al anterior pero, en este caso, sus palabras no hablan desde la tristeza, sino desde el enojo. Siempre tiene la queja en los labios y ve el lado negativo hasta de la mejor noticia del día.

Este tipo de personalidad cansa a quienes le escuchan porque nunca tiene algo bonito para decir. No debemos caer en la trampa y usar el mismo lenguaje u óptica que los quejosos porque terminaremos amargando todo.

Ver también: 6 tipos de personas de las que debes alejarte antes de que te hagan daño

4. Indiferente

Aunque parezca extraño, también es difícil de tratar una persona a la que nada le importa. Como no expresan sus sentimientos ni emiten opiniones sobre diferentes temas, a veces, lidiar con ellas es una pesadilla.

Estos seres suelen sentir miedo de ser rechazados y no son demasiado sociables. Por lo tanto, nunca sabemos qué les sucede.

5. Agradable al 100 %

amigos escuchando música

El problema no reside en que ve el vaso “medio lleno”, sino en su optimismo excesivo. Sin importar lo que digas, siempre estará de acuerdo, te sonreirá y dirá que todo es “maravilloso”.

Este tipo de personas está constantemente buscando la aprobación de los demás. Es probable que así hayan sido educados. La amabilidad por demás puede hacernos perder la paciencia sobre todo si necesitas una opinión sincera o ideas nuevas.

6. Caprichoso empedernido

Las personas tercas y que no cambian de parecer por nada del mundo también son muy difíciles de tratar.

Cuando alguien es caprichoso no importa qué les digan o cómo se lo digan… no están interesadas en oír las opiniones ajenas.

Te contradirán sin pensar y querrán imponer sus ideas por encima las tuyas aún cuando claramente no son adecuadas.

7. Cerebrito o sabelotodo

Quejas

Podemos diferenciar a dos tipos de “eruditos”: los que saben realmente y los que se creen que son expertos en cualquier tema.

En cualquier caso pueden ser tediosos. Cuando estamos frente a un especialista su forma de actuar nos hará sentir inferiores o estúpidos. No permite que los demás le ayuden porque nadie lo haría mejor que él.

El falso conocedor suele ser un charlatán o un embustero. Es fundamental identificarle a tiempo para evitar problemas.

8. Obsesivo

La búsqueda continua de la perfección puede ser una habilidad o no, según cómo se utilice.

En el caso de los obsesivos muchas veces pecan de caprichosos o tercos porque desean que las cosas se hagan como ellos quieren.

Además, pueden hacernos perder bastante tiempo en los detalles. Para que todo quede perfecto pueden pasar horas con una sola tarea.

Cómo tratar a personas difíciles

Madre con su hijo en el psicólogo

Cuando debamos enfrentarnos a estos tipos de persona complicadas es bueno contar con una estrategia para que nuestra convivencia no sea desastrosa o, al menos, para que, al evitarles, no seamos tan tajantes.

Presta atención a estos consejos:

1. Escuchar

Es la principal herramienta que tenemos a nuestra disposición, incluso cuando la otra persona es insoportable.

Esto no quiere decir que nos quedemos horas oyendo al quejoso o al deprimido, pero sí que tratemos de entenderlos a través de sus palabras.

2. Mantener la calma

hablar-celular

No te dejes llevar por la carga emocional de los demás. Controla la respiración, cierra los ojos y cuenta hasta 100 si es necesario. Así no terminarás generando un problema adicional.

3. No juzgar

Aunque estos tipos de personas sean insoportables muchas veces no sabemos por qué motivo actúan de esa manera. Quizás hayan sido educados así o tenido algún problema o trauma en el pasado.

4. Establecer los límites

Es fundamental “cortar por lo sano” y no dejarse pisotear por una persona difícil. Con educación y respeto podemos lograr nuestro cometido.

No te olvides del “por favor” y del “gracias” para que entiendan mejor.

 

Te puede gustar