Cómo luchar con el enamoramiento de los alumnos a sus profesores

Yamila Papa · 24 agosto, 2018
El enamoramiento de los alumnos de sus profesores aparece en una etapa de la vida en que los adolescentes experimentan muchos cambios hormonales y crean su personalidad. Como padres, debemos estar muy atentos.

El enamoramiento de los alumnos a sus profesores es mucho más común de lo que se cree. Por ello es muy importante hablar con los jóvenes y hacerles entender que no se trata de amor, sino de idealización.

Enamoramiento de los alumnos a sus profesores: ¿si hay amor todo lo vale?

mujer triste

Nos han hecho creer que el amor tiene la capacidad de sortear todos los obstáculos, que no sabe de edades ni de condiciones sociales. Sin embargo, en ocasiones, enamorarse puede ser motivo de tristeza, depresión y decisiones erróneas.

El enamoramiento de los alumnos a sus profesores es uno de los casos más comunes de amores no correspondidos y al mismo tiempo no aceptado socialmente. Es que además alberga otras complicaciones como por ejemplo el hecho de que un estudiante es menor de edad y que aún no tiene la capacidad para discernir qué está bien y qué no.

El problema en sí no es que el alumno se enamore de su profesor, sino que el adulto corresponda esos sentimientos. Para ambos, se tratará de algo prohibido, mal visto y que debe ser escondido, pero por supuesto por motivos diferentes.

Nadie escapa de él: 3 enseñanzas para la vida sobre el amor

El enamoramiento de los alumnos a sus profesores: ¿por qué surge?

Cuando somos pequeños, podemos decir que ‘nos gusta’ un profesor o una profesora de la escuela porque aún cargamos con un complejo de Edipo (o de Electra) muy fuerte. Estas personas que vemos a diario se convierten en ‘una segunda madre’ (o padre) y es normal sentir cierta devoción por ellas.

Pero en la adolescencia las cosas cambian y pueden volverse peligrosas. Más allá de que durante esta etapa hay una gran revolución a nivel hormonal y las emociones son demasiado intensas, lo cierto es que cuando un joven se enamora de su profesor puede deberse a otros motivos.

Si bien lo más probable es que ese amor no se concrete, no es posible evitar la atracción hacia esa figura que impone autoridad en una clase. La admiración va más allá y se confunde con enamoramiento.

Cuando el joven idealiza a su profesora (o una joven a su profesor) le otorga rasgos, valores o características que considera ‘perfectos’ o acordes a sus enseñanzas y crianza. Esto quiere decir que probablemente sean similares a la de su madre o padre.

Es común en la adolescencia ocurran ciertas confusiones en cuanto a los sentimientos se refiere. Las relaciones son ‘para siempre’ y cualquier problema es el fin del mundo. En esta etapa los amores platónicos, delirantes o insuperables están a la orden del día.

Puede parecer más ‘inocente’ que nuestros hijos se enamoren de un actor o cantante que de un profesor, porque este último tiene contacto directo con ellos.

Los docentes pueden ser considerados figuras de autoridad, con conocimientos, serios, con dominio de sí mismo y que pueden poner límites. Todo eso atrae a un adolescente cuya personalidad se está formando y atraviesa tantos cambios a nivel hormonal y físico.

Nos complicamos la vida: 36 preguntas para enamorarse y enamorar en una hora

Enamoramiento de los alumnos a sus profesores: cuando se cruzan los límites

habla de sexo con tus hijos

Que nuestra hija se enamore del profesor de inglés puede ser igual que si tiene un amor platónico por un cantante. El problema reside cuando el adulto sobrepasa sus límites y se deja llevar por una pasión o un supuesto amor hacia un menor de edad.

Ocurre que eventualmente un profesor se enamore de un alumno, sin embargo, debe tener la capacidad de evitar un acercamiento que no tenga que ver estrictamente con motivos académicos.

No podemos hacer nada contra la fantasía de un adolescente sobre una profesora, pero sí tenemos herramientas para actuar contra un adulto que pretende envolverse emocionalmente con un joven.

Los límites se trasgreden cuando el profesor comienza una relación amorosa con una alumna. Este vínculo no es para nada equilibrado o igualitario debido a la diferencia de edad. Pero también, por la experiencia y conocimientos que tiene cada uno.

Una joven menor de edad puede no saber lo que hace cuando tiene en frente a alguien mayor que le gusta. Por ello, la responsabilidad es 100% del adulto. Incluso si ella se le insinúa demasiado o es muy directa con lo que quiere, él siempre tiene la opción de negarse o de alejarse.

Podríamos decir que no se puede luchar contra el enamoramiento de los alumnos a sus profesores, pero sí tenemos la posibilidad de evitar esta situación. Si notamos que nuestro hijo o hija actúa de manera extraña o tiene cierta preferencia por un profesor sobre los otros debemos abrir bien los ojos y estar alertas.

La buena comunicación y la enseñanza son las claves para que ese amor platónico se convierta en una relación verdadera. Incluso, hablar con el propio profesor o las autoridades del colegio puede ser una medida de prevención muy eficaz.