Yo, en tu lugar, hubiera hecho lo mismo

Raquel Lemos 1 agosto, 2017
Debemos tener en cuenta qué circunstancias han llevado a tomar esas decisiones y entender que es más que probable que nosotros hubiéramos actuado de la misma manera

En ocasiones te he culpado y echado en cara todo lo que has hecho. Sin embargo, me he olvidado de que yo, en tu lugar, hubiera hecho lo mismo.

Tendemos a mirar hacia las personas que tenemos a nuestro lado y echar sobre ellas toda nuestra frustración y nuestro dolor. Sobre todo, lo hacemos con los miembros de nuestra familia.

Lee: 6 consejos para aliviar el dolor emocional y ser más felices

¿Por qué permitiste que papá te fuera infiel? ¿En qué momento se te ocurrió seguir con alguien a quien no amabas?

Estas son algunas de las preguntas, y al mismo tiempo recriminaciones, que pueden pronunciarse contra los progenitores, por ejemplo.

En sus mismas circunstancias, con sus experiencias, hubiera hecho lo mismo

niña trauma

Nos resulta fácil echarle la bronca a nuestros progenitores o a los miembros de nuestra familia por la depresión, la baja autoestima o cualquier otro problema fruto de un trauma vivido.

Quizás, si nuestros padres han tenido una relación turbulenta, nos hayan dejado de lado y eso nos ha afectado tanto que ahora tenemos muchos problemas en nuestras relaciones.

Sin embargo, realmente no tienen la culpa que intentamos echarles encima.

Las circunstancias fueron las que fueron y, aunque ahora tengamos problemas, ya no somos niños pequeños. Somos responsables y podemos solucionarlos.

No obstante, es mucho más fácil no adquirir esta responsabilidad. Algo que evita que podamos pensar que, de haber estado en el lugar de esa persona a la que culpamos, hubiésemos hecho lo mismo.

Descubre: Personalidades dañinas: 5 tipos de “traficantes” de la culpa

Tal vez nos neguemos a aceptar esta evidencia, pero ¡claro! Es que lo estamos viendo desde nuestro “yo”.

Tal y como somos hubiésemos actuado de otra manera, pero ¿y en la época en la que ellos vivieron? ¿Y con sus problemas, miedos y, también, traumas?

No hay excusas que valgan. Hubiésemos transitado por el mismo sendero que aquellos a los que ahora culpamos.

En la edad adulta, el responsable eres tú

mujer con depresión

De niño eras vulnerable. No escogiste las experiencias que te tocó vivir por parte de tus padres, abuelos u otros miembros de tu familia.

Es normal que en esa etapa de tu vida sintieses la situación como injusta e incluso es natural que te molestase un poco. Puede que en ti aflorase un gran miedo en ese momento y que lo hayas ido arrastrando hasta el momento presente.

Sin embargo, una vez creces, la responsabilidad de lo que te ocurre es solo tuya. Da igual quién haya dejado una impronta negativa en ti. Si estás mal y no haces nada por solucionarlo, nadie más que tú es el culpable.

Las experiencias son positivas, incluso aquellas que más duelen. ¿Sabes por qué? Porque de cada una de ellas se puede sacar algo bueno.

Lee: Solo tú sabes lo que has superado y todo lo que “has dejado ir”…

Superar un dolor enorme o un trauma del pasado, nos va a permitir madurar, crecer y ser mejores personas.

Sin embargo, si nos quedamos en la comodidad de la queja y continuamos culpando a los demás de lo que nos ocurre, así no podremos avanzar.

Anclados a un pasado que no se puede modificar

hombre-con-piedra-grande-en-la-espalda

Si aceptamos que hubiésemos hecho lo mismo que aquellos que nos han hecho daño, nos quitaríamos de encima un gran peso, una gran losa que nosotros mismos nos hemos puesto en las espaldas.

Esa carga se llama “pasado” y no soltarla supone todo un calvario.

El pasado hay que dejarlo marchar. Tenerlo bien presente en el ahora impide que disfrutemos del “hoy”. Nuestros días se teñirán de angustias, de “¿y si hubiese sido de otra forma?” y de miles de pensamientos que no cambiarán nada.

Entender que en el lugar de aquellos que nos han hecho daño, que nos han provocado algún tipo de dolor, hubiésemos hecho lo mismo, será como respirar después de un tiempo conteniendo la respiración.

Todos cometemos errores y, en ocasiones, no somos conscientes de lo mucho que estos les afectan a los que están a nuestro alrededor.

Antes de irte no te olvide de: No tomar decisiones es peor que cometer errores

No obstante, todo esto es algo normal y una oportunidad para crecer. Porque somos responsables de lo que nos pasa. ¿Acaso le echamos la culpa a la vida de que a veces sea tan difícil?

En todo momento somos nosotros quienes debemos manejar el timón de la misma. Pues lo mismo sucede con respecto a las relaciones con los demás.

Te puede gustar