Lupus y embarazo: ¿qué debes saber?

30 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
Las mujeres con lupus que atraviesan un embarazo o que desean quedar embarazadas deben considerar algunas cuestiones. Si bien es posible llevar adelante una gestación con la enfermedad, los controles deben ser estrictos.

La combinación entre lupus y embarazo es posible, sobre todo en estos tiempos que ha mejorado notablemente el manejo terapéutico de la enfermedad, reduciendo los efectos adversos de los medicamentos que se emplean en ella.

Tengamos en cuenta que gran parte de las problemática al combinar lupus y embarazo proviene de la farmacología. Los medicamentos para reducir los ataques lúpicos suelen causar infertilidad o malformaciones en el feto.

Por eso, siempre se indica a las mujeres con lupus que planifiquen su embarazo con mucha anticipación, para que el médico pueda adecuar el tratamiento a la situación. Hoy es posible eso, gracias al desarrollo de principios activos que suplantan a los anteriores.

Como veremos en este artículo, a partir de una planificación adecuada, las mujeres que padecen la enfermedad de lupus son capaces de gestar con relativa seguridad. Deberán someterse a más controles que otra mujer embarazada sin comorbilidades, pero es viable.

¿Qué es el lupus?

El lupus es una enfermedad autoinmune. Esto quiere decir que el mismo sistema inmune ataca a células propias desconociéndolas. Identifica algunos tejidos como externos o amenazantes, y los inflama con una reacción similar a la que tiene lugar cuando se combaten enfermedades víricas o bacterianas.

La patología es crónica y evoluciona en forma de agudizaciones. Se pueden pasar períodos de inactividad, donde no hay síntomas, pero luego sobrevienen episodios agudos que son graves e incapacitantes.

Los tejidos más afectados por el lupus son el articular, el dérmico y el renal. También hay afectación de los pulmones y el cerebro, pero sus síntomas característicos se derivan de las articulaciones y la piel.

Cuando hablamos de lupus y embarazo estamos haciendo referencia a una mujer que tiene diagnóstico de lupus previo, y queda embarazada en algún punto de su vida. Entonces, se encienden las alertas porque hay registros que refieren un aumento en la incidencia de problemas de gestación en estas mujeres.

Además, hay un trastorno puntual, que no sucede siempre, y que se denomina lupus neonatal. Esto sucede cuando el bebé recibe los anticuerpos que tiene la madre y que son los causantes del lupus en ella. El niño tendrá problemas en la piel y en la sangre, y en casos graves puede sufrir trastornos cardíacos.

Mujer con lupus
El lupus tiene un síntoma característico en la piel de la cara, con forma de alas de mariposa.

Sigue leyendo: ¿Cuáles son los factores de riesgo del lupus?

Los medicamentos para el lupus y la infertilidad

Para hablar de lupus y embarazo hay que referirse primero al lupus y la fertilidad. Lo cierto es que las mujeres con la enfermedad no tendrían que tener más dificultades que el resto para embarazarse, pero aquí desempeñan un papel clave los medicamentos.

Las personas con lupus reciben medicamentos que sí pueden alterar la capacidad de gestación. Un fármaco frecuente en los planes de abordaje es la ciclofosfamida, la cual altera la viabilidad de los ovarios a largo plazo.

Por eso, es importante que las mujeres que desean quedar embarazadas, y tienen diagnóstico de lupus, consulten con mucha antelación. Se pueden modificar planes terapéuticos para favorecer la fertilidad. Lo que algunos médicos hacen es agregar a la ciclofosfamida otro medicamento llamado leuprolide, el cual reduce la infertilidad.

Del mismo modo, varios fármacos del tratamiento lúpico son teratogénicos, lo que significa que pueden causar malformaciones congénitas en el feto, sobre todo durante el primer trimestre. Es otra cuestión para planificar con antelación junto al médico tratante.

Medicamentos, lupues y embarazo
La medicación para el lupus es uno de los grandes problemas cuando la mujer queda embarazada.

Descubre más: Las enfermedades autoinmunes más frecuentes

Las complicaciones por lupus en el embarazo

Durante la gestación, el lupus de la mujer puede complicar el embarazo si lo comparamos con el de una mujer que no tiene diagnóstico. Entre los problemas más frecuentes tenemos:

  • Hipercoagulación: la embarazada puede ser propensa a formar coágulos, los cuales interrumpen el flujo sanguíneo a la placenta.
  • Aborto: las mujeres con lupus tienen un 10 % más de posibilidades de atravesar un aborto espontáneo que el resto de las embarazadas.
  • Preeclampsia: este síndrome consiste en el aumento de la presión arterial de la mujer, con edemas en los miembros inferiores y pérdidas de proteínas en la orina. Es un tipo de hipertensión arterial que, aunque suele estar inducida por el embarazo, en estos casos se atribuye al lupus.
  • Parto prematuro: las condiciones anteriores, cada una por su cuenta, pueden acelerar el trabajo de parto y adelantar el nacimiento.

Lupus y embarazo son compatibles

A pesar de las complicaciones, el lupus y el embarazo son compatibles. Las mujeres que tienen el diagnóstico de la enfermedad y desean hijos, deben hacer la consulta con sus médicos tratantes para planificar lo mejor posible la etapa. De esta planificación dependerá la buena evolución.

  • Rivera Chavez, Lizet Lorena, et al. "Brote severo de lupus de difícil control." Nefrología 39.3 (2019): 321.
  • Ucar, E., et al. "Manejo del lupus eritematoso sistémico durante el embarazo." Revista Española de Reumatología 32.3 (2005): 91-98.
  • Martínez, Alonzo, et al. "Detección y manejo del brote lúpico en el embarazo." Progresos de Obstetricia y Ginecología 61.4 (2018): 365-369.