Realiza estas hermosas macetas con materiales reciclados

Aprende a realizar macetas con materiales reciclables. Encontrarás las ideas mas lindas y creativas que nadie te quiso contar.

Las macetas son recipientes en los cuales colocamos plantas de todo tipo, desde pequeños bonsáis, flores, helechos, hierbas aromáticas (como la menta, por ejemplo), hasta palmeras.

Su finalidad es darle un soporte adecuado al ornamento vegetal que ha sido destinado a un espacio determinado (sea de interior o de exterior).

Si bien se pueden adquirir en cualquier tienda de jardinería e, incluso, en los supermercados; muchas veces lo mejor es realizar nuestras propias macetas, a nuestro gusto.

Después de todo, las que suelen vender son las típicas macetas de barro rojo (ahora también vienen en plástico) y estas no siempre nos resultan agradables a la vista. Por supuesto, todo depende de nuestro tipo de decoración. A continuación te mostraremos algunas ideas para que te animes a ponerte manos a la obra.

Macetas hechas con latas

Macetas hechas con latas

Lo bueno de hacer macetas con latas de conservas es que se evita tirar a la basura objetos que aún tienen utilidad. Seguramente, en casa se tengan muchas latas y luego de utilizar los productos que contienen dentro, se desechan sin más.

Además vienen de varios tamaños y formas, lo cual es excelente para hacerlas de distintos tamaños y colores. De esta manera, tu jardín quedará colorido sin tener que gastar y, lo más importante, le darás tu propio estilo.

Materiales que utilizaremos

  • 1 cuchillo.
  • Cinta de papel.
  • Pinturas en aerosol.
  • Latas de diferentes tamaños.

Elaboración

  • Vas tomar las latas y les vas a hacer perforaciones en la base para drenar el agua que rocíes al regar las plantas. De esta manera, evitarás que el agua se acumule en la maceta y se pudra la planta.
  • Con una pintura en aerosol (del color de tu agrado) vas a pintar toda la superficie de manera uniforme.
  • Dejas secar la pintura durante el tiempo que se indique en el aerosol.
  • Colocas cinta de papel de forma vertical u horizontal.
  • Pintas con otro color sobre toda la superficie.
  • Una vez seco, retiras la cinta de papel, añades tierra fértil y, por supuesto, la planta que hayas seleccionado.

¿Quieres conocer más? Lee: Minijardín, 6 ideas geniales para tenerlo

Macetas vintage a partir de latas

Macetas vintage a partir de latas

Te mostraremos otra técnica para decorar. Si te gusta lo antiguo y lo vintage no te puedes perder esta hermosa técnica. Consiste en envejecer un poco la lata con pinturas. Esto le da un toque romántico y a la vez, muy nostálgico.

Siguiendo unos simples pasos podrás hacer diseños lucirán como aquellos pertenecientes a principios del siglo XX. Lucirán muy bien en un balcón o en un rincón del patio.

Materiales

  • Latas.
  • Lija fina.
  • Trozo de vela blanca.
  • Sello con dibujos de flores o el motivo de tu preferencia.
  • Pinturas acrílicas color siena y blanco antiguo.
  • Base de imprimación (Es para teñir la lata y que quede bien pintada).

Elaboración

  • Primero tomas la lata y le haces las perforaciones en el piso. Es importante porque si no la planta se ahoga.
  • Mezclas un poco de base de imprimación con acrílico color blanco.
  • Pintas toda la lata por dentro y por fuera (Así evitas que se oxide).
  • Pasas la vela por los bordes superior e inferior. Esto es para dar el efecto desgastado. En la zona que pasaste la vela no se pintará.
  • Pintas con acrílico blanco.
  • Puedes lijar suavemente una vez que este seco para dar ese aspecto desgastado.
  • Colocas acrílico siena en el sello y lo imprimes en la lata.
  • Puedes dar toques de pintura siena en los bordes para un mejor acabado.

Visita este artículo: Crea tu propio jardín de plantas aromáticas

Usando botellas plásticas

Usando botellas plásticas

Las botellas plásticas son otro material que encuentras fácilmente en tu casa y, generalmente, en desuso. Por lo tanto, para evitar acumular objetos, lo mejor será buscarles un nuevo uso.

Recordemos que, los plásticos son un gran problema ambiental ya que no son biodegradables. Por lo cual, si reciclas tus botellas estarás ayudando a cuidar el medio ambiente y también tendrás unas hermosas macetas hechas por ti mismo.

Con tu toque personal que es único e irrepetible. Te dejaremos tres ideas para que luego liberes tu creatividad al hacerlas.

Materiales

  • Cúter o tijeras.
  • Marcador negro.
  • Pinturas acrílicas.
  • Botellas plásticas de diferentes tamaños.

Maceta con la parte de abajo de la botella

  • Vas tomar las botellas y les vas a dibujar en la parte superior dos triángulos alargados a modo de orejas de conejos paradas.
  • Cortas el plástico de modo que te queden las dos orejas que sobresalgan del borde.
  • Haces los agujeros en la base de la botella.
  • Pintas con acrílico blanco por dentro y por fuera.
  • Dejas secar.
  • Haces con marcador los ojos, nariz y boca.
  • Agrega detalles con acrílico rosa.
  • También puedes darle forma de gato, perro, ratoncito. Lo que tu imaginación te diga.
  • La parte de abajo de las botellas quedan como patitas a las cuales también le puedes agregar detalles.

La parte de arriba

  • Vas a dejar las tapas puestas de estas botellas y allí realiza algunos agujeros para que el agua escurra.
  • Pinta de colores fuertes y deja secar.
  • Agrega detalles con pintura o marcadores.
  • En los envases que tienen manija puedes utilizar esta como naríz.
  • Pinta a cada lado dos ojos grandes.
  • Cubre toda la botella con dibujos.
  • La puedes clavar a una pared y así formar tu jardín vertical.

Usando toda la botella

  • Tomas la botella con la tapa puesta y la acuestas.
  • Con un cúter haces una cavidad en la parte que queda hacia arriba para poner la tierra y las plantas.
  • Haces perforaciones en la parte que queda en el piso.
  • ¡Y listo! La puedes colgar o dejar apoyada en el piso.

Poder realizar tus propias macetas a partir de materiales para reciclar te traerá múltiples beneficios, entre ellos podemos mencionar:

  • Reutilizas productos que, de otra manera contaminaran más el medio ambiente.
  • Surge tu parte creativa.
  • Decoras tu hogar.
  • Te conectas con la naturaleza.
  • Al hacer las macetas y cuidar las plantas, tu mente se distrae y disminuye el estrés.