Ser madre después de los 35 años

La maternidad tardía quizá se deba a que quisiste realizar algunos planes antes de tener a un hijo. Aunque tengas de 35 años, tu embarazo puede ser completamente normal. Solo ten en cuenta algunas recomendaciones que disminuirán los riesgos.

Si estás aquí, es porque quizá creas que no puedes ser madre después de los 35 años. ¡Para nada cierto! La mayoría de las mujeres que tienen hijos a esa edad experimentan embarazos completamente normales. Descubre cuáles son las precauciones extras que debes considerar antes de quedar en estado.

La edad y madurez que tengas a la hora de criar a tus hijos tiene gran influencia en su desarrollo y crianza. Actualmente, muchas mujeres deciden entrar en la maternidad a edades cada vez más avanzadas. Aunque la edad biológica ideal para tener bebés es alrededor de los 25 años, el estilo de vida moderno de la mujer ha retrasado la maternidad en los últimos años.

Pese a que quedar embarazada después de los 35 años es el doble de difícil, e incluso está relacionado con altos riesgo a la hora del parto, los controles médicos regulares ayudan a tener un embarazo saludable.  

Son muchas las ventajas que trae ser madre después de los 35 años. Por ejemplo, para ese momento, lo más probable, es que hayas alcanzado la estabilidad económica que te animen a vivir la experiencia de la maternidad.

Tal vez te interese leer: La salud de los hijos no se ve afectada por el retraso de la maternidad.

Lo que debes saber para ser madre después de los 35 años

Ser madre de más de 35 años.

A los 35 años, lo más probable es que tengas un estilo de vida más sano y entiendas mejor las necesidades de tu cuerpo. Asimismo, comprendes la importancia de preparar tu cuerpo para llevar una vida dentro de ti durante 9 meses. Por lo tanto, te tomarás más en serio la  preparación física y la nutrición que debes seguir durante la gestación.

Diversos estudios han demostrado que las mujeres de esa edad toleran mejor los síntomas característicos del embarazo, como la acidez estomacal, alta frecuencia urinaria y las náuseas matutinas.

Sin embargo, debes saber que después de los 35 años, tu fertilidad disminuye considerablemente, hasta un 50% menos que cuando tenías 20 años. La cantidad de óvulos no es lo único que se ve afectado,  también pueden tener mayores posibilidades de desarrollar un feto con alteraciones en los cromosomas.

Las mujeres mayores de 35 años tienen mayores probabilidades de presentar las siguientes complicaciones durante el parto:

  • Requerir anestesia epidural
  • Tener un parto inducido
  • Diagnóstico de sufrimiento fetal
  • Uso de fórceps o ventosas para el parto
  • Requerir de una cesárea

Ten en cuenta las consideraciones médicas

Las mujeres mayores de 35 años son menos fértiles, por lo tanto, concebir puede ser un gran dolor de cabeza para ti. Sin embargo, siempre tendrás la opción de acudir a métodos médicos que te ayuden a quedar embarazada.

Tu cuerpo durante el embarazo.

Ser madre después de los 35 años puede traer diversas complicaciones durante el embarazo:

  • Alta presión arterial
  • Tener un parto prematuro
  • Presentar problemas en la placenta
  • Padecer diabetes gestacional
  • Tener cálculos renales y cólicos nefríticos
  • Mayores posibilidades de nacimiento sin vida

Además, las mujeres mayores de 35 años presentan problemas crónicos de salud con mayor frecuencia que mujeres más jóvenes. Por lo tanto, si padeces de alguna enfermedad crónica o tomas medicamentos a largo plazo, es indispensable que consultes a tu médico para que te aconseje o cambie tu medicación.

De igual manera, las gestantes en edades avanzadas son más propensas a tener un parto con complicaciones. Si tienes más de 35 años es más seguro que tengas un parto por cesárea. Recuerda que al programar una cesárea tu médico podrá controlar mayores factores de riesgo, que pudieran afectarte a ti o tu bebé.

Sigues siendo joven para tener un hijo

¿Quién dijo que estás vieja para ser mamá? La maternidad es una etapa que debes disfrutar. Tener y criar a tu hijo es la experiencia más gratificante que tendrás. No permitas que los estándares de la sociedad limiten tus ganas de convertirte en mamá.

Tus más de 3 décadas de vida te han convertido en una mujer madura y con mucha experiencia, capaz de afrontar cualquier reto que puede implicar entrar en la maternidad. Además, todavía tienes la energía suficiente para cuidar y criar a tu bebé. Es importante que antes de tener hijos cumplas con tus metas personales. De esta forma, tendrás más tiempo para tus hijos.

Disfruta de tu futura maternidad si todo está bien con tu salud

Ser madre después de los 35 años.

Aunque los riesgos de ser madre después de los 35 años pueden asustarte, la prevención médica es la clave para un embarazo sin riesgos. Siempre que sigas las recomendaciones de tu doctor, y acudas a los chequeos médicos, no tendrás de qué preocuparte.

En primer lugar, es importante que te realices un chequeo preconcepcional. Esto te asegurará que estés sana antes de quedar embarazada. Durante este chequeo es importante que le hables al médico sobre:

  • Tu historial médico familiar
  • El historial médico familiar de tu pareja
  • Vacunas que aún no tienes
  • Medicamentos que tomas
  • Medicamentos que toma tu pareja
  • Problemas de salud que tienes o has tenido
  • Problemas de salud que tu pareja tiene o ha tenido

Con esos datos, tu doctor podrá detectar problemas médicos hereditarios que podrían afectar al feto y así darte el mejor tratamiento para evitarlos. Asimismo, si estás tomando medicamentos para enfermedades congénitas, tu doctor podría cambiarlos por algunos más seguros.

La adopción es la alternativa favorita de muchas

Como ya te dijimos, a los 35 años ya no eres tan fértil como antes. Pero, si en verdad quieres ser madre, puedes considerar la posibilidad de adoptar un niño. La adopción consiste en entregar un niño a una familia que desee recibirlo.

El deseo de ser mamá debe ser tu motivación principal a la hora de adoptar. No te dejes llevar por las emociones, la adopción es una decisión que debes tomar en conjunto con tu pareja.

Conclusión

Aunque el paso de la edad puede ser un obstáculo para quedar embarazada, es posible ser madre después de los 35 años y tener un bebé saludable. Lo importante es que no dejes de acudir a tus chequeos médicos y seas muy meticulosa con las recomendaciones del médico.

Recuerda mantener una alimentación saludable. Evita el azúcar refinado y reduce la ingesta de grasa. Aumenta el consumo de frutas, vegetales y alimentos ricos en fibras.

Ver también: 5 ideas para decorar el cuarto de bebé.

Aunque suene más complicado de lo que parece, evita el estrés. Haz ejercicios como el yoga para relajarte. La ansiedad puede ser una causa de la infertilidad femenina. Asimismo, si no puedes quedar embarazada, no te deprimas, habla con tu pareja la posibilidad de considerar otros métodos médicos, e incluso, la adopción.

Te puede gustar