Madre primeriza: qué hacer con tantos consejos

Cuando vas a ser madre por primera vez, tus seres queridos te darán consejos y recomendaciones para que pongas en práctica en tu nueva etapa. Por lo general, el exceso de información tenderá a confundirte.

Las mujeres que reciben la hermosa noticia de que serán madres por primera vez suelen verse abrumadas por la gran cantidad de consejos que reciben. Ellas quisieran ponerlos todos en práctica, pero al compararlos, algunos de ellos (o la mayoría) se contradicen. Sin embargo, lo que pudo funcionar para una mujer no necesariamente será efectivo para ti.

En muchos casos, se llega a experimentar una presión psicológica y emocional por querer hacer las cosas como te las recomiendan. Sobre todo, si los consejos vienen de la madre, la suegra u otros familiares cercanos como hermanas y mejores amigas.

Lidiar con una gran cantidad de consejos para la madre primeriza puede llenarla de estrés y confusión. Por tal razón, resulta esencial decidir qué hacer con las recomendaciones recibidas. Siempre teniendo en cuenta que no existe una receta infalible e inquebrantable para la crianza. Y es que la madre, el bebé y cada embarazo tienen sus particularidades.

¿Qué hacer con tantos consejos para la madre primeriza?

Mujer embarazada ejercitándose.

Ninguna madre primeriza se libra de recibir consejos en alguna etapa de su embarazo. Desde la mejor manera de poner el pañal o la técnica más segura para hacer dormir al bebé, siempre habrá alguien que pareciera saber más que tú. Sin embargo, debes tener en cuenta que los tips que la gente tan amablemente te brinda nacen desde la buena fe y afecto que sienten por ti.

Por lo tanto, es necesario llenarse de paciencia y hacer uso de toda la empatía que tengas. Quienes te aconsejan piensan que te está ayudando, muchas veces sin percatarse de que lo están haciendo en un tono de crítica constructiva. En los casos en los que llegues a sentir que están invadiendo tu privacidad, o si te desagrada algún consejo, debes valerte de tu asertividad.

Escuchar su consejo y agradecer la intención de la otra persona no implica el tener que hacer tal como te sugiere. Puedes decirle, por ejemplo, que tendrás en cuenta su recomendación cuando lo consideres necesario. Así podrás delimitar tu espacio y la otra persona sabrá que escuchaste su consejo, pero que tienes tus ideas propias.

Por lo tanto, de forma cortés demuestra que,  finalmente, harás lo que consideres más conveniente para ti y tu bebé. Así podrás desestimar su consejo o aplicarlo, según te resulte mas beneficioso.

Si llegarás a notar que alguien quiera imponer su punto de vista, conviene expresar con cortesía que si tuvieras más dudas al respecto, consultarás con tu especialista. Esto debería bastar para que comprenda su intromisión.

Lee este artículo: 5 tips para ahorrar con la llegada del primer bebé

Consejos para la madre primeriza que no debe desestimar

Más que consejos, existen una serie de razonamientos que tienen que ver con el sentido común y que es importante tomar en cuenta. Son acciones que la madre debe asumir para no caer en el extremo de la autosuficiencia.

Mantén una vida saludable

Iniciar una vida saludable (si no la llevabas) es una consideración de vital importancia para ti y tu bebé. Alejarte del alcohol, el tabaco y otras sustancias nocivas es, por lógica, una de las primeras acciones que debes llevar a cabo. Mantener una dieta equilibrada y hacer ejercicio moderado, siguiendo las instrucciones de tu especialista, es otro aspecto que conviene tomar en cuenta.

¿Lo sabías? Llorar en el embarazo: ¿cómo puede influir a tu bebé?

Solicita ayuda

Aunque te asfixien los consejos de tus familiares y hayas desechado a la mayoría, pide ayuda si lo necesitas. A veces podemos ceder al deseo de querer hacerlo todo por nuestra cuenta, pero la maternidad es algo agotador.

Se requiere mucha energía y dedicación, por tanto, apóyate en tu pareja, familia o amigas. ¡Siempre habrá alguien dispuesto a echarte una mano!

Reconoce tus límites

Debes ser honesta contigo misma y reconocer tus límites. Mantener un equilibrio no solo te relajará, sino que te dará tiempo y energía para disfrutar de tu hijo con la armonía física, emocional y psicológica que precisas.

Los consejos para la madre primeriza no siempre son necesarios, sin embargo, no se trata de una competición por ver quién sabe más del tema. Por lo tanto, es importante priorizar los mismos y desestimar los que no te inspiren confianza.

Para finalizar, sabemos que como mejor se aprende a ser madre muchas veces es con ensayo y error. Aun cuando la maternidad viniera con un manual, ninguna persona puede pronosticar como será tu experiencia materna. Por lo tanto, disfruta de tu embarazo y alumbramiento al máximo; aunque tengas más hijos después, la vivencia no será igual al primero.