Las madres también tienen derecho a llorar de cansancio

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 11 febrero, 2019
Marilu Caldera · 6 junio, 2018
Es comprensible ver llorar a una madre por cansancio. Para evitar esta situación, tienes que aprender a delegar ciertas responsabilidades en otros miembros de la familia

Las madres lloran de cansancio porque al dar a luz se desconocen los sacrificios que esto conlleva durante toda la vida. Ser madre es el trabajo más importante que realiza una mujer. Entregas lo mejor de ti en cada una de las tareas que realizas para que tus hijos sean felices y logren realizar sus sueños.

Para este trabajo debes estar activa las 24 horas del día, los 7 días de la semana y saber que dispones de muy pocas horas de descanso. Sueles asumir con entereza toda la carga familiar sin prever que eso puede perjudicar a tu salud emocional, física y psicológica.

Supermamá

Cuando combinas ser madre, esposa y tener un empleo, adquieres el calificativo de supermamá. Esto se traduce en noches sin dormir para cuidar a los pequeños cuando lo necesitan y días agotadores desenvolviéndote eficientemente en el empleo para tener un buen desempeño laboral.

También puedes optar por realizar las labores del hogar de manera apresurada y así disponer de tiempo para tu pareja y ayudar a tus hijos en las tareas escolares. Todo esto hace que llegue un momento en el que no toleras más la presión, y en ese instante rompes en llanto.

Esto sucede por el cansancio extremo que te producen el exceso de cargas que llevas contigo. Es el punto en que sientes que ya no puedes más con todas las responsabilidades y compromisos y piensas que vas a fracasar en tu entorno familiar.

Mujer en la cocina con una niña en brazos y los otros dos hijos pintando en la cocina

¿Qué es el llanto?

El llanto es una manifestación de nuestro organismo generada por distintos motivos. Estos suelen incluir el cansancio, la tristeza, la desesperanza, la impotencia, la frustración, la ira o el dolor. En algunos casos también se puede llorar por alegría o felicidad.

Normalmente, las madres lloran de cansancio porque el cuerpo reacciona abrumado ante el estrés. El llanto reduce el nivel de hormonas asociadas al estrés por lo que este es un mecanismo corporal para disponer eficazmente de esas hormonas cuando están muy altas.

Algunas madres lloran de cansancio

Por lo general, no quieres expresar el agotamiento que tienes, pero hay momentos en que comienzas a llorar sin poder contenerte. Esto pasa porque el cuerpo necesita liberar el cansancio contenido. Luego de ese instante, te sientes triste porque consideras que no eres capaz de cumplir.

Debes leer: 4 diferencias entre la tristeza y la depresión

No te preocupes, en ocasiones las madres lloran de cansancio. Te hará sentir mejor y aunque no lo creas, sin importar la razón de por qué comenzó, es necesario que pase. De esta manera, podrás desahogarte de todos los pensamientos y emociones que tienes acumulados.

Mostrar felicidad frente a los hijos

La felicidad es un sentimiento muy importante que debes demostrar con frecuencia a tus hijos, ya que es una parte fundamental para que la familia permanezca unida.

Pensar en cosas que aún no suceden no es favorable porque hará que te preocupes y, a su vez, que reacciones con un llanto espontáneo. Por eso debes vivir el momento, compartir en familia y disfrutar cada instante.

Niña besando a su madre

Las madres lloran a escondidas

Cuando llores no te escondas. Explícales a tus hijos que llorar no es algo de que avergonzarse, simplemente es una reacción que tiene el cuerpo. Así ellos entenderán que es bueno y aprenderán a expresar sus emociones a través del llanto, ya sea por tristeza o felicidad.

En definitiva: explícales que las mamás lloran de cansancio. El llanto indica que algo pasa y debe ser modificado. Al cambiarlo, te sentirás mejor y con mucha más fuerza para enfrentar los compromisos y responsabilidades.

Consejos para minimizar el cansancio y evitar el llanto

Organiza las tareas

Elabora una lista de quehaceres diarios estableciendo un orden de prioridad. Comienza por lo más urgente y deja para lo último lo que puedas realizar después. Enumerar las tareas te ayudará a que no se te olvide ninguna. Con esto evitarás sentirte agobiada por terminarlas todas al mismo tiempo.

No te encierres

Reúnete con otras mamás que estén pasando por esta misma situación; organiza un grupo donde cuentes tus experiencias. En estos encuentros podrás compartir consejos para mejorar la situación.

Te interesa leer: 7 consejos para ser una súper mamá

Reunión de madres que se encuentran felices

Solicita apoyo

Conversa con tu esposo, madre, suegra, y familiares con los que vives. Exprésales cómo te sientes, coméntales que necesitas ayuda. Delega algunas tareas para aliviar la carga que llevas en ese momento.

Organiza un tiempo para ti

Dedícate un par de horas cada cierto tiempo. Pídele a un familiar que cuide de los pequeños por una horas y realiza actividades que te gusten como caminar por el parque, ir de compras o simplemente leer un libro.

Para algunas mujeres, ser madres es un compromiso que se adquiere para toda la vida. Esto les genera sentimientos encontrados hasta llegar al punto de llorar por el cansancio físico o psicológico.

Finalmente, cuando las madres lloran de cansancio, es porque su cuerpo manifiesta que algo sucede. Aunque lo están haciendo bien, deben tomarse un descanso y buscar apoyo del grupo familiar que le rodea.

  • Carro García, T., Sierra Manzano, J.M., Hernández Gómez, M.J., Ladrón Moreno, E. y Antolín Barrio, E. Trastornos del estado de ánimo en el postparto. Medicina General, 2000: 452 – 456.
  • Martín, Ramos Campos y Contador Castillo. Resiliencia y el modelo Burnout-Engagement en cuidadores formales de ancianos. Psicothema, 2006; 18 (4): 791-796.
  • Montoya Zuluaga, P.A. y Moreno Moreno, S. Relación entre Síndrome de Burnout, estrategias de afrontamiento y engagement. Psicología desde el Caribe, 2012; 29 (1): 204-227.
  • Ortunio Calabres, M., Herrera Leonet, E. y Guevara Rivas, H. Síndrome de carga y calidad de vida del cuidador de pacientes pediátricos. Rev Bioet Latinoam 2016; 17: 1-17