Madrina y dama de honor: cuál es la diferencia

Virginia Martínez · 23 febrero, 2019
Ya sea la madre del novio o las mejores amigas de la novia, todas son figuras importantes y casi indispensables en la boda. La postura de la madrina y las damas de honor deben representar el círculo más cercano de la novia.

En los países católicos, la figura de la madrina de bodas es conocida por todos, especialmente por su función simbólica durante la ceremonia. No obstante, seguro que has visto en muchas películas norteamericanas que la novia debe elegir una dama de honor.

En otros casos, esta dama es una de las niñas de la familia que, delante de la novia, echa flores abriendo el camino hacia el altar. Sin embargo, ¿conoces las funciones y diferencias entre madrina y dama de honor?

En este artículo, te lo contamos.

Madrina y dama de honor

Novios con el padrino y la madrina riéndose
Las figuras de la madrina y dama de honor son un gran apoyo emocional para los novios durante la celebración.

Tanto la dama de honor como la madrina son figuras simbólicas dentro de la tradición. Aunque ninguna de las dos se encuentra aceptada en el derecho canónico o eclesiástico, es casi una obligación la presencia de la madrina y una o varias damas de honor en la boda.

Sin embargo, existen importantes diferencias entre madrina y dama de honor. Conozcámoslas.

La madrina

La madrina es una figura propia de las bodas en la Iglesia católica. Normalmente, se trata de la madre o de otra mujer de la familia que acompaña al novio hasta el altar. Además, permanece junto a él hasta el final de la ceremonia. Del mismo modo, el padrino acompaña a la novia.

Sin embargo, la madrina no es una figura contemplada por el derecho canónico. Se trata, sencillamente, de una “acompañante” aceptada por la tradición. No obstante, es una forma de brindar homenaje a la madre del novio. En efecto, su papel es también primordial en este día tan especial.

Por otra parte, sus funciones no son sólo las de acompañar al novio durante la ceremonia y permanecer a su lado o en la primera fila de bancos. La madrina debe aconsejar al novio a escoger traje, brindarle su apoyo, agasajar a la novia y, por supuesto, recibir las enhorabuenas y ser anfitriona en el banquete.

Además, debido a su papel protagonista, la madrina debe vestir elegante, pero sin sobrepasarse. Puede escoger cualquier color, a excepción del negro o el blanco (reservado para la novia).

Te recomendamos leer: ¿Cómo organizar el día de la boda?

La dama de honor

Despedida de soltera
Las damas de honor representan el círculo más cercano de la novia.

La dama de honor es una tradición antigua que data desde la Edad Media. Entonces, se trataba principalmente de una niña de la familia de la novia que la acompañaba durante la ceremonia.

No obstante, esta idea fue variando, y dejó de ser una niña para poder ser cualquier mujer vinculada y escogida por la novia, la conocida como “flower girl“. 

En general, dependiendo de la tradición, la dama de honor puede ser:

  • Una niña que, sencillamente, acompaña a la novia.
  • Una niña, amiga o familiar de la novia que abre la cohorte durante el camino al altar, generalmente echando flores delante de la novia.

Además, puesto que es quien abre el camino al altar, su elección es realmente importante. En efecto, debe tratarse de alguien que vaya a traer suerte al matrimonio, pues abre el camino simbólicamente.

Por otra parte, a diferencia de la madrina, puede existir más de una dama de honor. De hecho, no existe límite. En cualquier caso, deben vestir todas igual, con vestido generalmente escogido por la novia, en un color diferente al blanco.

Además de abrir el camino hacia el altar, las damas de honor (mayores de edad) tienen otras obligaciones:

  • Ayudar a la novia en la organización de la boda y la despedida de soltera.
  • Abrir el camino al altar (echando flores o no). En cualquier caso, el motivo floral es siempre importante.
  • Acompañar y asesorar a la novia en la elección del vestido.
  • Asegurarse de que el vestido, peinado y maquillaje de la novia son perfectos antes de entrar en la iglesia.
  • Acomodar la cola del vestido en el altar.
  • Durante la ceremonia, suelen sentarse en la segunda fila de bancos. 

Te recomendamos: 15 cosas que no pueden faltar en una boda.

¿Madrina o dama de honor?

Pareja riéndose en el banquete
Ambas figuras pueden coexistir para satisfacer las necesidades de la pareja el día de la boda.

Ahora ya conoces las diferencias. Además, ¿has notado algo? La existencia de madrina y dama de honor no descarta la una a la otra.

Así que si tu pareja desea estar acompañado por su madre y tú sientes que necesitas la cohorte de tus mejores amigas durante tu boda, ¡podéis perfectamente tener las dos cosas! Lo más importante es que ese día tengáis a vuestro lado a las personas más importantes para apoyaros y asistiros.