¿Madrugas? ¡Conoce las ventajas de hacerlo!

Carolina Betancourth · 3 mayo, 2014
El ejercicio nos sirve para activarnos. Si realizamos alguna actividad física por la mañana conseguiremos acelerar el metabolismo y tener una mayor agilidad mental.

A muchas personas les es difícil madrugar, así lleven años haciéndolo por su estudio o trabajo. No deja de serles algo difícil…

Sin embargo, ¿conoces los beneficios de madrugar? En este artículo te mostraremos algunos de ellos, para que te motives y disfrutes más al hacerlo.

Mejora el manejo del tiempo

comiendo juntos
Es muy común que te levantes tarde y tengas que hacer todo a la carrera. Además, muchas veces esto provoca que tus actividades queden incompletas o mal hechas, o que te genere un gran estrés. Por el contrario, si madrugas, tienes tiempo para hacer cada una de las tareas con tranquilidad, disfrutar de un relajante baño, escoger la ropa que mejor te queda, hacer un desayuno delicioso para ti y para tu familia, llegar minutos antes a tu trabajo… En fin, todas esas cosas que te encantaría hacer antes de salir de casa.

Tranquilidad

mujer leyendo en silla

Hay algunas actividades que es ideal realizarlas al amanecer. En efecto, a esas horas no hay ruidos de coches, bebés, personas hablando y demás contaminación acústica a la que estás expuesto a diario. Por ejemplo, leer en la mañana resulta más productivo que hacerlo en la noche, ya que tienes todas la energía después del descanso de la noche, y tu mente está más tranquila.

Desayunas mejor

Desayuno saludable

Muchas veces, debido a las prisas en la mañana, el desayuno es reemplazado por una fruta o una taza de café. Sin embargo, si madrugas, puedes hacer un desayuno con las calorías que tu cuerpo necesita para iniciar el día, un desayuno equilibrado que contenga todos los nutrientes necesarios.

Ejercicio

Hacer ejercicio

Hacer ejercicio a cualquier hora del día es beneficioso, pero en la mañana acelera el metabolismo y agudiza la agilidad mental. Además, a esa hora el cuerpo está descansado y listo para un esfuerzo físico.

Sin embargo, sabemos que madrugar no es fácil. Para ello, aplica estos consejos:

Cambia poco a poco

Es necesario que empieces despacio a cambiar tus hábitos a la hora de dormir. Puedes empezar levantándote 10 minutos antes de lo normal, acostándote antes de lo acostumbrado. Posteriormente, hazlo día tras día y ve aumentando el tiempo hasta que alcances una hora perfecta para realizar todas tus actividades con tiempo y tranquilidad

Aleja el despertador de ti

Muchas veces llegas tarde a tus compromisos porque el despertador sonó, pero inconscientemente lo desactivaste o lo dejaste en esos cinco minutos de más… Es mejor dejar el despertador en algún lugar en el que debas levantarte para desactivarlo. 

Piensa en positivo

No lo veas como una obligación o algo pesado, valora todas las cosas que ahora que madrugas puedes hacer. Por ejemplo, si tienes algún hobbie pero tu día está lleno de tareas y no te queda tiempo… Levántate antes de la cama y realízalo.

Descubrirás poco a poco que había muchas cosas que antes no podías hacer porque no tenías tiempo. Sin embargo, ahora que madrugas, al fin puedes disfrutarlas.