Magnesio: regulación y funciones

Alicia Romero · 9 enero, 2018
El magnesio es uno de los minerales más abundantes en el cuerpo. Participa en numerosos procesos fisiológicos como la contracción muscular o la transmisión del impulso nervioso.

El magnesio es uno de los minerales más abundantes en nuestro cuerpo. Está presente en alimentos de origen vegetal como las espinacas, el brócoli, frutas como el aguacate, legumbres y algunos frutos secos.

En nuestro organismo, está en forma de catión, es decir, es un ión con carga positiva. Su concentración es mayor en el espacio intracelular. El pequeño porcentaje del magnesio extracelular puede encontrarse de forma libre, formando sales o unido a proteínas. Entre sus funciones, este mineral forma parte de los huesos y músculos, interviene en reacciones químicas, en la transmisión nerviosa y en la síntesis de proteínas y neurotransmisores.

Absorción del magnesio

Conoce los mejores 3 beneficios del magnesio

Las recomendaciones diarias de magnesio oscilan los 200-400 mg. Una vez ingerido, pasa a la sangre en el intestino, donde se absorbe aproximadamente la mitad del catión. Tiene lugar en el yeyuno e íleon, dos tramos del intestino delgado. Existen dos mecanismos de transporte:

  • Canal de magnesio TRPM6: es una proteína de membrana de los enterocitos (células intestinales). Este  transportador reconoce las moléculas del ión y utiliza energía para introducirlas dentro de la célula. Cuando el transporte requiere energía hablamos de transporte activo. Ya hemos dicho que el magnesio tiene mayor concentración en el interior celular, por lo que para que el mineral entre en la célula hace falta un aporte energético extra, es un transporte en contra de gradiente de concentración.
  • Vía paracelular: en este caso el transporte es directamente a la sangre por los espacios que existen entre los enterocitos, sin necesidad de transportadores. La concentración de magnesio es mayor en la luz intestinal que en la sangre, por lo que es un transporte pasivo, no necesita energía.

Lee también: 3 razones por las que debes incluir magnesio en tu dieta

Reabsorción del magnesio en el riñón

riñones

Aunque el magnesio es absorbido en el intestino, sus niveles deben regularse para evitar un exceso o un defecto del mismo. Esta función la lleva a cabo el riñón. El riñón está formado microscópicamente por unas estructuras llamadas nefronas. Son las encargadas de filtrar la sangre para eliminar las sustancias de desecho, formando la orina; y reabsorber aquellas que necesita el organismo.

En la primera parte de la nefrona, el glomérulo, se filtra una décima parte del magnesio total. Éste pasa de la sangre a la luz de los conductos renales, donde puede reabsorberse o eliminarse en función de sus concentraciones en el organismo.

El magnesio extracelular es el que va a determinar si se elimina o no en la orina. Las concentraciones del catión en el interior celular van a ser constantes, de forma que si hay más del necesario, estará en el líquido exracelular. Esta situación se llama hipermagnesemia. Si al contrario, hay pocas cantidades del mismo, entrará en la célula para alcanzar la concentración adecuada. Habrá entonces menos magnesio en el exterior celular, se denomina hipomagnesemia. Estas situaciones van a modificar la actividad renal, principalmente en el asa de Henle, una parte de la nefrona:

  • Cuando hay hipomagnesemia, el magnesio se reabsorbe en el asa de Henle junto con el calcio por transporte pasivo paracelular, similar al que ocurre en el intestino.
  • En cambio, cuando hay hipermagnesemia, se inhibe este transporte y el catión se quedará a la orina.

También se regula en el túbulo contorneado distal (parte de la nefrona posterior al asa de Henle), donde existen canales TRPM6 similares a los que ya hemos descrito. Además, existen otras formas de regulación de los niveles de magnesio. Los niveles de calcio y de fosfatos van a intervenir en la reabsorción del mismo. También hay hormonas que aumentan su reabsorción, como la vitamina D o la aldosterona.

Visita este artículo: 10 beneficios que te brinda el aceite de magnesio

Funciones del magnesio

blanquear dientes

Ya hemos explicado los mecanismos fisiológicos que contribuyen a que los niveles del magnesio sean adecuados. Una vez en nuestro organismo, va a tener múltiples funciones estructurales y metabólicas. Las principales son las siguientes:

  • Forma parte de los huesos y dientes, formando complejos con otros minerales como el calcio y el fósforo, que dan la dureza y resistencia necesaria.
  • Interviene en la síntesis de neurotransmisores, sustancias químicas que participan en la comunicación ente neuronas.
  • Es necesario para la formación de moléculas energéticas, como el ATP; y proteínas estrucurales como el ADN.
  • Como muchos otros iones en el organismo, es necesario para la transmisión de impulsos nerviosos y la contracción muscular.