5 maneras económicas y fáciles de blanquear tus toallas

Cuando las toallas comiencen a mostrar un color amarillento por el uso y el paso del tiempo, pon en práctica uno de estos sencillos trucos ¡Quedarán como nuevas!

Los paños y las toallas son elementos muy útiles en cualquier hogar, no solo porque nos sirven para secar el cuerpo, sino porque también pueden emplearse para absorber derrames y limpiar diversos espacios.

Pero con el paso del tiempo es común que comiencen a endurecerse y mancharse, a pesar de los continuos lavados con el detergente regular.

Las sustancias provenientes de los alimentos, el percudido por las células muertas y el sudor, y otros tipos de suciedades les dan un aspecto desagradable que nos hace considerar tirarlas a la basura.

No obstante, sabemos que ahora hay muchos quitamanchas que pueden ayudar a darles un mejor aspecto para prolongar su vida útil y mantenerlas radiantes.

Aunque algunas de las opciones son químicas y cuestan demasiado en el mercado, también hay alternativas caseras que nos dan resultados similares por muy poco.

En esta ocasión quisimos desempolvar los antiguos trucos de las abuelas para que les des a tus toallas un aspecto blanco e higiénico.

¡Toma nota!

1. Con silicato de sodio

Hand wash

El silicato de sodio es un producto inorgánico que suele utilizarse en la fabricación de detergentes en polvo y otros productos de limpieza.

En este caso proponemos combinar una pequeña cantidad con el detergente líquido regular para conseguir unas toallas suaves, blancas y libres de percudido.

Ingredientes

  • 2 litros de agua
  • 2 cucharadas de jabón líquido (20 ml)
  • 1 cucharada de silicato de sodio (10 g)

¿Qué debes hacer?

  • Protégete con guantes y mascarilla y pon a calentar los dos litros de agua con el jabón líquido y el silicato de sodio.
  • Cuando hierva, sumerge las toallas y déjalas a fuego mínimo durante 20 minutos aproximadamente.
  • Pasado este tiempo, enjuágalas con agua tibia y ponlas a secar al sol.

No olvides leer: 5 maravillosos trucos para hacer las toallas más suaves

2. Con vinagre blanco

El vinagre blanco es un producto 100% ecológico y natural que, además de limpiar y desinfectar, remueve las manchas y deja un efecto suavizante sobre las telas.

Para el lavado de las toallas nos resulta ideal, ya que ayuda a conservarlas esponjosas, absorbentes y libres de malos olores o moho.

Ingredientes

  • ½ taza de vinagre blanco (125 ml)
  • ¼ de taza de detergente (62 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Por cada toalla que desees blanquear agrega media taza de vinagre blanco en el cajetín de la lavadora y un cuarto de taza de detergente.
  • Inicia un ciclo de lavado completo con agua fría y sécalas al sol.
  • Para manchas más difíciles, aplícale vinagre blanco sobre la zona afectada y déjalo actuar 30 minutos antes de iniciar el lavado.

3. Con bicarbonato de sodio

bicarbonato

La aplicación de bicarbonato de sodio en las toallas es una buena alternativa para quitar las manchas y mantenerlas suaves y libres de asperezas.

Este producto cuenta con propiedades desinfectantes y antifúngicas que eliminan las bacterias que absorben con el paso de los días, neutralizando olores desagradables y manteniéndolas con un aspecto higiénico.

Ingredientes

  • ¼ de taza de bicarbonato de sodio (62 g)
  • Agua caliente (la necesaria)

¿Qué debes hacer?

  • Calienta la cantidad de agua que consideres necesaria y agrégale un cuarto de taza de bicarbonato de sodio por cada toalla que vayas a lavar.
  • Sumérgela durante 60 minutos y luego introdúcela en el ciclo habitual de la lavadora.
  • Si tiene manchas difíciles, humedece una cucharada de bicarbonato con limón y frótala de forma directa sobre la zona afectada.

4. Con aceite de girasol

Si bien el aceite de girasol es oleoso y podríamos pensar que puede manchar las telas, lo cierto es que lo podemos combinar con blanqueador seco y detergente para mantener las toallas impecables y blancas.

Ingredientes

  • Agua (la necesaria)
  • 2 cucharadas de aceite de girasol (30 g)
  • 2 cucharadas de blanqueador seco (20 g)
  • ½ cucharada de detergente ecológico (5 g)

¿Qué debes hacer?

  • Pon a hervir agua en cantidad suficiente y añade el aceite de girasol, el blanqueador seco y el detergente ecológico.
  • Sumerge la toalla que deseas blanquear y déjala un par de horas en la solución.
  • Enjuaga en el ciclo habitual de la lavadora o a mano.

¿Quieres conocer más? Lee: 4 trucos de mantenimiento y limpieza de la lavadora

5. Con amoniaco y vinagre

Con amoniaco y vinagre

Con una mezcla de amoniaco y vinagre durante el enjuague en la lavadora podrás conseguir unas toallas limpias, suaves y libres de olores desagradables.

El amoniaco sirve como agente de limpieza y evitará que el detergente común se quede adherido de las fibras.

Además, el vinagre blanco desinfectará y dejará una sensación de suavidad y frescura.

Ingredientes

  • ½ taza de vinagre blanco (125 ml)
  • 1 cucharada de amoniaco (10 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Pon el vinagre blanco en el compartimiento para el detergente de la lavadora y, a continuación, incorpora la cucharada de amoniaco.
  • Recuerda utilizar protección al manipular estos elementos para evitar accidentes.
  • Inicia el ciclo completo y, tras finalizarlo, descubre unas toallas radiantes.

¿Lista para poner en práctica estos trucos? Elige el que más te llame la atención y deja de gastar tu dinero en costosos quitamanchas con químicos agresivos.

 

 

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar