7 maneras FÁCILES y efectivas de perder peso sin hacer dieta

7 maneras FÁCILES y efectivas de perder peso sin hacer dieta

La clave para perder peso no es solo comer menos, sino hacerlo mejor. Es probable que debamos reeducarnos para conseguir que nuestras comidas sean lo más sanas y saciantes posible

Perder peso es esa aventura casi imposible que tantas veces iniciamos y que no siempre logramos alcanzar.

No importa que te sobren un par de kilos o diez: todos tenemos claro que, a la hora de seguir una dieta, lo que necesitamos, por encima de todo, es voluntad.

Para perder peso con salud no basta con reducir el consumo de grasas saturadas o esos dulces que llenan de felicidad muchos de nuestros momentos a lo largo del día.

No se trata de comer menos, sino de comer mejor.

De ahí, que hoy deseemos darte 7 consejos con los cuales mejorar aún más tus estrategias para alcanzar no la figura que deseas, sino tu peso ideal, ese con el cual se refleja el bienestar y la salud.

1. Antes de comer analiza tus emociones

Uno de los primeros pasos para mejorar nuestros hábitos de alimentación es preguntarnos, en primer lugar, si comemos realmente porque tenemos hambre o porque tenemos antojo.

  • Hay veces en que la alimentación actúa como una forma de canalizar nuestras emociones.
  • Tras un mal día, por ejemplo, es común llegar a casa y comer cualquier cosa que sacie la ansiedad: una pizza o un paquete de galletas saladas.

Es necesario que, antes de sentarnos a la mesa o de abrir la nevera, nos detengamos y nos preguntemos si es hora de comer, si tenemos hambre de verdad o si lo que estamos haciendo es picotear.

Lee también “hambre emocional ¿cuándo evitarlo?”

2. Prepara tu propia comida

Frank Lindecke

Hay un dato que siempre es interesante recordar: el acto de cocinar es parte indispensable de la propia alimentación.

Si quieres comer bien, si deseas perder peso, prepárate tu propia comida.

  • Además, es un modo sensacional de motivar nuestra mente para que entienda que es necesario buscar siempre alimentos de buena calidad, naturales y sanos.
  • Asimismo, esos aromas siempre apetitosos de la cocción desencadenan reacciones fisiológicas y psicológicas que liberan enzimas digestivas. Estas van propiciando, a su vez cierta, sensación de saciedad.

Descubre 7 trampas que te impiden adelgazar

3. Debes ver todo lo que vas a comer en un solo plato para perder peso

proporciones platos

Con esta sencilla estrategia seguimos educando nuestro cerebro para que se reduzca el hambre emocional.

El hecho de ver todo lo que vamos a comer en un solo plato favorece nuestra saciedad.

Vamos de un sabor a otro, saltamos de sabor en sabor y de textura en textura, disfrutando así mucho más de la propia alimentación.

4. ¿En qué momento del día tienes más antojos por lo dulce?

No hay nada como conocer nuestro propio cuerpo y sus necesidades para llevar mejor una dieta y favorecer así la pérdida de peso.

  • Siempre hay algún momento del día a lo largo de tus jornadas en que sientes más necesidad por comer dulce. Descubre cuándo es.
  • Asimismo, existen ciertas situaciones que pueden desencadenar esta necesidad: una decepción, un problema en el trabajo…
  • Ten en cuenta que hay un instante del día en que nuestro organismo metaboliza mejor el azúcar, y es en el desayuno.

Más allá de esas horas, es necesario que nos moderemos.

5. Cuando sea hora de comer, come. No hagas nada más

Mindful EatingLa alimentación actual se caracteriza por diversos factores que la entorpecen, que le restan calidad y que dificultan el que podamos perder peso.

  • En ocasiones, y debido al trabajo, apenas tenemos tiempo para comer. Lo hacemos en 15 minutos, deprisa y rodeados de múltiples estímulos, sonidos, gente…
  • Otro aspecto habitual es que mientras nos alimentamos, hablamos con la familia, miramos la televisión, atendemos el móvil

Lo ideal, y siempre que nos sea posible, es focalizarnos solo en la propia comida: una cucharada, masticar, degustar, tragar.

Lee también “Mindful eating: la nueva tendencia para bajar de peso”

6. Boca llena, manos vacías

Masticar más

Esta es otra estrategia sencilla que nos permitirá sentirnos más saciados, disfrutar de la comida y gestionar mejor el hambre emocional.

  • Cuando estés comiendo y estés masticando, procura tener las manos vacías.
  • De ese modo marcamos un ritmo y no nos adelantamos. No se trata de llevarnos a la boca otra ración sin antes haber masticado bien esos alimentos.

Haremos mejor la digestión, absorberemos mejor los nutrientes y nos sentiremos más saciados.

7. Reformula todo lo que te han enseñado sobre la alimentación

Todos hemos interiorizado sin darnos cuenta algún que otro mandato heredado de nuestros padres, abuelos u otros familiares.

Estos serían unos sencillos ejemplos de esas ideas erróneas y poco saludables:

  • Tienes que terminarte todo lo que hay en el plato.
  • Hay que mojar pan en todas las comidas.
  • Bebe mucha agua mientras comes, así harás mejor la digestión.
  • Tienes que comer primer plato, segundo plato y postre.

Reformulemos ahora de forma correcta estas ideas:

  • Tienes que comer hasta que te sientas saciado: no es obligatorio comernos todo lo que hay en el plato. Por ello, lo ideal es servir cantidades más pequeñas.
  • En toda dieta para perder peso es necesario moderar el consumo de pan. En todo caso, elige uno rico en fibra, como el de centeno.
  • A la hora de beber agua, es mejor hacerlo antes o después de las comidas.
  • Comer primer plato, segundo plato y postre supone muchas veces ingerir un exceso de comida.

Tal y como hemos señalado antes, lo mejor es colocar todo lo que vamos a comer en mismo plato. Así nos aseguraremos de incluir una porción adecuada de proteínas, fibra, vitaminas, minerales…

Empieza hoy mismo a aplicar estas sencillas fórmulas en tu dieta.